“Los Emes”, detrás del secuestro de dentista en Mexicali

Foto: Cortesía.- Mariano Maldonado Mejía "El M" / Foto: Cristian Torres
Edición Impresa lunes, 12 septiembre, 2022 12:00 PM

Conocida y antigua banda familiar de secuestradores de migrantes en Hidalgo, Puebla, Estado de México y Baja California, detrás del crimen contra el dentista, José Valenzuela. Permaneció 14 días recluido

El secuestro en contra de José Valenzuela Fierros, cirujano dentista de 73 años de edad, fue un “crimen de oportunidad”. No fue premeditado con semanas o con un plan elaborado para esconderse y después “borrar” sus huellas del crimen, sino más bien un acto que se fue planeando conforme se dieron las circunstancias.

Luego de permanecer 14 días recluido en el domicilio que fungía como “picadero” marcado con el número 2014 de la calle Acatic, en el fraccionamiento Los Portales IV, elementos del Grupo Antisecuestros de la Fiscalía General del Estado (FGE) llevaron a cabo un operativo especial en una de las zonas más conflictivas de Mexicali, donde fue rescatado tras varios días de negociaciones y ante la alerta de que los criminales pudieran asesinarlo.

Domicilio donde permaneció secuestrado

Dentro del domicilio había una mujer, un menor de edad y dos hombres, los cuales fueron capturados al momento de irrumpir en la vivienda donde se encontraba resguardado el profesional de la salud.

Las indagatorias preliminares y los trabajos de inteligencia realizados por la FGE confirman que los autores intelectuales del crimen son unos viejos conocidos del grupo Antisecuestros: “Los Emes”.

Dirigidos por su presunto líder Mariano Maldonado Mejía y su hermana Sara (inocentes en tanto no se determine su responsabilidad mediante la sentencia de un juez, según el Art:13 del CNPP), “Los Emes” han perpetrado plagios desde hace más de una década, pero fue a partir de 2015 cuando se volvieron un objetivo prioritario para las autoridades de Baja California.

Originarios de Pachuca, Hidalgo, la agrupación delictiva que presuntamente se dedica al secuestro de empresarios, profesionistas y de migrantes, ha perpetrado varios delitos en Baja California e Hidalgo, pero también tiene relaciones en Puebla y el Estado de México donde, presuntamente, hace conexiones para el plagio de personas en contexto de movilidad.

Según la información proporcionada por el fiscal Ricardo Iván Carpio, en Baja California se han atendido cinco secuestros naturales y otros cuatro de migrantes, mismos que tienen una efectividad -según dijo- superior al 90%, y -aseveró- es cuestión de tiempo para alcanzar el 100.

EL SECUESTRO DEL DENTISTA

José Valenzuela Fierros, de 73 años de edad, es un connotado especialista en salud bucal que cuenta con un establecimiento ubicado en los alrededores del Distrito Médico, pero debido a la alta demanda profesional que se tiene en Los Algodones, gran parte de su praxis se lleva a cabo en dicha comunidad rural.

De gran poder adquisitivo por la poco regulada práctica odontológica en aquella comunidad, José Valenzuela Fierros tenía a su familia y residía en la colonia San Marcos, pero era relativamente frecuente que pasara uno o dos días fuera de su vivienda, debido a que optaba por pernoctar en el valle de Mexicali, tras una jornada laboral intensa.

Según fuentes de la misma FGE, también eran frecuentes sus conversaciones casuales con personas en bares del valle de Mexicali y de la ciudad; no se desvivía en excesos, pero sí procuraba una vida social.

El 19 de agosto, la última vez que fue visto antes de su secuestro, se contactó con dos personas, un hombre y una mujer de edad mucho menor a la suya. Conversó de manera común con la pareja de desconocidos y continuaron la noche.

Entrevistas realizadas por investigadores sugieren que fueron observados en varios bares, pero mientras el odontólogo pretendía solamente tener una salida jovial, la pareja se dio cuenta de su poder adquisitivo y comenzó a planear el secuestro.

Uno de los implicados fue identificado como Alexis, pero no se brindaron mayores detalles.

Fue al llegar a su vivienda donde los criminales decidieron privarlo de la libertad y robar sus dos vehículos, un Dodge Challenger, modelo 2021, color naranja; y un Ford Lobo, color negro modelo 2016, ambos con placas locales.

El galeno fue interceptado por más personas que participaron en el plagio y, posteriormente, fue trasladado al domicilio donde permaneció durante dos semanas.

En el proceso criminal, la pareja que hizo el contacto se apoderó de sus pertenencias, entre ellas sus tarjetas de crédito y débito; realizaron onerosas compras en tiendas departamentales en Mexicali, y finalmente huyeron a bordo de los vehículos hasta Culiacán, Sinaloa, donde finalmente fueron hallados sus automóviles varios días después.

Tres días después, los secuestradores contactaron a la familia para solicitar el rescate. El fiscal Ricardo Iván Carpio fue cuestionado sobre el tema en la pasada conferencia de prensa mañanera celebrada el miércoles 7 de septiembre, pero no brindó detalles sobre el rescate solicitado; se limitó a decir que se logró negociar una reducción sustancial en el pago del rescate, lo cual se concretó mediante transferencia electrónica.

Carpio Sánchez, mostró una grabación desde el aire -aparentemente un dron- donde se observa a quien presuntamente es uno de los criminales cavando una zanja en un terreno baldío cercano al fraccionamiento Hacienda Los Portales IV, donde -según dijo- enterrarían el cadáver del dentista después de confirmar el cobro del rescate.

El equipo Antisecuestros de la FGE llevó a cabo las indagatorias y participó en las negociaciones. Con base en algunos datos que se extrajeron mediante conversaciones se logró ubicar la zona donde la víctima estaba bajo resguardo.

Después de pagada la transferencia, elementos de la FGE montaron un enorme operativo en el que irrumpieron en varios domicilios ubicados sobre la calle Acatic, de manera simultánea.

El domicilio es rústico y de interés social, con un cerco perimetral construido con trozos de madera y metal. En el patio se observa un sillón y evidencia de lo que parece ser un “picadero”; también puede observarse basura, sogas, muebles viejos y demás.

El cuarto del dentista se ubicaba frente al baño y no contaba más que con lo mínimo para protegerse; el domicilio no contaba con aire acondicionado y utilizaba un “diablito” para hacerse de energía eléctrica.

Vecinos aseguraron observar a más de 30 unidades que ingresaron a diversos domicilios en busca del dentista, logrando ubicarlo en uno de ellos; el objetivo se había concretado.

Vestido con una camiseta blanca con cuello “V” y un pantalón de mezclilla azul, el galeno estuvo plagiado por varios días, pero -al parecer- nunca fue maniatado; el pequeño domicilio donde permaneció era cuidado por una mujer y dos hombres; pero también se encontraba un menor de edad inimputable.

Los detenidos son parte del escalafón más bajo de la estructura criminal y fueron identificados como:

-Fernando Mendieta Ramírez, de 54 años de edad, originario de la Ciudad de México y residente vecino del domicilio donde se llevó a cabo el cateo.

-Gloria Lorena Roque Meza, de 45 años de edad, originaria de Guanajuato, la cual comparte domicilio con Fernando Mendieta.

– Jesús Guadalupe Soto Roque, de 21 años de edad, originario de Ciudad Juárez, Chihuahua.

(Todos son inocentes en tanto no se determine su responsabilidad mediante la sentencia de un juez, según el Artículo 13 del CNPP).

Fiscal Ivan arpio Sanchez

“LOS EMES”

Mariano Maldonado Mejía, conocido como “El M” o “M1”, es el presunto líder de una agrupación de secuestradores de migrantes que opera en varias entidades del país, desde Estado de México, Puebla, Hidalgo, hasta Baja California.

En Pachuca, su lugar de origen, fue detenido hace unos años y en 2012 fue liberado por un comando armado cuando era trasladado en un vehículo policial hacia un hospital para recibir atención debido a unos malestares que supuestamente tenía; desde ese entonces, ya purgaba penas por secuestro.

“El M” se instaló en Baja California donde desde 2015 perpetró crímenes en contra de migrantes, mediante una estructura de cómplices que comprendía varias entidades, teniendo a la Ciudad de México, Puebla, Estado de México e Hidalgo, como los puntos de “enganche” y bajo la promesa de ser “cruzados” a los Estados Unidos, llegaban a Tijuana y Mexicali, donde eran instalados en casas de seguridad, donde finalmente eran sometidos a torturas para presionar a familiares que exigían fuertes sumas de dinero a cambio de la liberación de la víctima.

La agrupación se volvió pública luego de una balacera suscitada en el año 2015, en la colonia Los Pinos, comunidad de alta plusvalía de Mexicali, donde se suscitó una balacera luego que migrantes secuestrados lograran desarmar a sus captores y escapar; en el incidente hubo personas lesionadas y varios detenidos, dos de bajo nivel de la organización.

Se presume que Mariano Maldonado se encuentra escondido en alguna parte de Sinaloa, entidad donde se refugia al igual que en su tierra natal, Pachuca, Hidalgo, donde también es buscado por secuestro.

En 2016 y 2017, elementos del grupo Antisecuestros detuvieron a Lucio Maldonado Mexía, alias “El Jabalí”; y a Mariano, respectivamente. Ambos estaban implicados en secuestros, pero -extrañamente- el primero fue liberado en el año 2019, según fuentes ministeriales.

En la estructura se encuentra también su hermano José Artemio, alias “El Trabado”; y Gerardo, alias “El Shrek”, este último detenido en Baja California por el delito de secuestro.

Cuando la mayoría de los hermanos estuvieron recluidos, Sara Maldonado Mejía tomó las riendas, y unió a familiares y amigos para participar en el negocio ilícito, el cual dirigen desde otras entidades del país, pero que tiene su centro de operaciones en Mexicali, y a veces en Tijuana.

Ninguno de los arriba mencionado fue detenido por las autoridades, pero se identificaron nexos en conversaciones de los hoy imputados con delincuentes ligados a “El M”.

Comentarios

Tipo de Cambio