La diferencia

Foto: Gilberto Santiesteban
Columnaz lunes, 1 agosto, 2022 12:00 PM

Foto: Internet

Óscar Leggs es un político, es de Morena y presidente municipal de Los Cabos en Baja California Sur. Y, evidentemente, solidario de las mujeres y respetuoso de las investigaciones y la procuración de justicia. Aun cuando era un secreto a voces, el 11 de julio, finalmente varias servidoras públicas del Instituto Municipal del Deporte presentaron denuncias por acoso sexual, hostigamiento y discriminación contra el director José Manuel Cisneros Peruyero. Dos días después, en una reunión de Cabildo, Leggs lo destituyó. Fundamentó su decisión el alcalde: “Vamos a poner un encargado del Indem a partir de hoy para que las investigaciones se lleven a cabo como debe ser; terminándose, ya se determina si regresa o no regresa (Cisneros)”. Una enorme diferencia en el actuar de otra política, mujer en este caso, también de Morena y alcaldesa de Tijuana, Montserrat Caballero, cuyo jurídico, Rodolfo Epifanio Adame Alba, fue denunciado por el delito de violación ante la Fiscalía General del Estado el 24 de mayo… y actualmente sigue ejerciendo como funcionario. La presidente municipal ha defendido la permanencia en su gabinete del hombre de 60 años que también es sospechoso, para la familia de una joven de 21 años, de su temprana muerte. De hecho, esta semana Adame Alba se presentó a declarar en ese caso en “calidad de testigo”. Por la denuncia de violación no ha sido llamado aún, al tiempo que Caballero lo mantiene en su círculo cercano. Grande la diferencia entre el alcalde de Los Cabos a su homóloga de Tijuana respecto la solidaridad con las mujeres y el deslinde para que se investigue adecuadamente al señalado. Total, si no es culpable, que lo regrese, como sugiere Óscar Leggs.

Comentarios

Tipo de Cambio