CESPT sin plan ante sequía

Fotos: Jorge Dueñez.- Víctor Daniel Amador Barragán como director de la cespt
Edición Impresa lunes, 1 agosto, 2022 12:00 PM

Presa El Carrizo reduce nivel en más de 13 millones de metros cúbicos. El programa de tandeo implantado por la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana prevé recuperar 400 mil metros cúbicos, asegura su titular. Estrategia es insuficiente para la sequía que aqueja a la cuenca del Río Colorado: académica del CETYS

En tres años, el nivel de la presa El Carrizo en Tijuana descendió 13 millones 180 mil 385 metros cúbicos (m3), pues datos oficiales indican que en 2019 la presa albergaba 31 millones 252 mil m3, y para julio de 2022, cayó a 18 millones 71 mil m3.

Los niveles en los que actualmente se encuentra “preocupan”, ya que Tijuana y Rosarito sólo tendrían agua para 15 días en caso que hubiera alguna contingencia por la que el Acueducto Río Colorado-Tijuana dejara de enviar líquido a la Zona Costa, según el director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), Víctor Daniel Amador Barragán.

En sus palabras, el bajo nivel de agua se debe a varias causas: que no se cubrió el costo de la energía eléctrica por la que se cortó el suministro; que no se hayan pagado los derechos de agua; y la reciente falla en una estación eléctrica de la CFE por la que se dejó de bombear agua al Acueducto Río Colorado-Tijuana.

Este último hecho motivó a que la paraestatal iniciara el 18 de julio el Programa Contingente de Administración del Agua, con el que se suspende por 24 horas el servicio a uno de los cuatro sectores en que fueron divididas 387 colonias de Tijuana y Playas de Rosarito cada 15 días.

El tandeo a dichas colonias representa 30 por ciento del sistema que abastece la CESPT, y corresponde a las zonas donde existe “infraestructura hidráulica adecuada para poder administrar el agua, que nos permita cerrar y abrir válvulas, redirigir el agua de la ciudad”.

La estrategia que se prevé hacer hasta finales de agosto permitiría recuperar cerca de 400 mil metros cúbicos de agua, y hasta que concluya el programa de tandeos, se podrá decir con exactitud si se logró la meta de recuperación de agua.

No obstante, “si sigue la sequía y ésta se hace un poquito más crítica a lo mejor pudiéramos ver la necesidad de implementar algunas políticas de administración de agua, ahorita, por lo pronto, no las tenemos contempladas”, indicó el funcionario estatal.

En entrevista con ZETA, aseguró que desde la CESPT se pagarán los derechos de agua “para tener siempre”; se proveerá una cultura del agua para que la gente sea eficiente en el uso y manejo del líquido; y el organismo a su cargo también será más eficiente en la distribución del recurso, puesto que existe “aproximadamente 20% de pérdidas en los sistemas hidráulicos” por fugas.

¿Hay alguna estrategia, una meta en cuanto a los kilómetros que pudieran ser reemplazados de esta red hidráulica y el recurso que se necesitaría para eso en 2022? “Pedimos un diagnóstico de redes de agua, de equipo auto mecánico y de equipo de trabajo, como son desazolvadoras, pick-ups que ya lo están trabajando, ya con eso para poder saber exactamente a qué línea nos vamos a dedicar. Tenemos identificadas muy claras que tienen que ver con la que me estrenaron, que fue el flujo inverso que va por el Bulevar 2000. Ya tenemos identificado que esa constantemente tiene falla, pues vamos a tomar medidas preventivas, y no sólo las medidas correctivas”, respondió el funcionario estatal.

BC SE APROXIMA A NUEVO LEÓN

Para Marisela Martínez Quiroz, investigadora de CETYS Universidad, ni el gobierno ni la ciudadanía se ha dado cuenta de la crisis de sequía en la que se encuentra la región. En su opinión, el programa de tandeo implantado por la CESPT es insuficiente para disminuir verdaderamente el uso del agua, por lo que urgió a tomar medidas integrales que cada vez son inaplazables para un uso racional del líquido por parte del sector doméstico, las empresas y los gobiernos.

A principios de julio hizo un muestreo en la presa El Carrizo y pudo constatar el descenso en el almacenamiento de agua. “En años anteriores llegábamos hasta cierto lugar y ahora nos pasamos a pie sin tocar agua y se ve lo faltante. Lo otro que nos llamó la atención es que había pececitos muertos por la orilla. Bien a bien no sabemos a qué se debe, porque el agua está limpia y cumple con la normativa”, describió.

Martínez Quiroz consideró que va a pasar lo mismo que en Nuevo León “y antes de lo esperado”, por la falta de cultura de cuidado de agua. Previó que debido a que hay empresas que no pueden dejar de utilizar el recurso en sus procesos, se va a privilegiar a la industria, “entonces nos van a restringir más si no la cuidamos como se debería cuidar”, lo cual podría ocurrir a partir de 2023.

El gobierno ya tendría que haber avisado a la ciudadanía de la crisis, no para alarmar, sino para tomar conciencia, porque aún se ve a población regando banquetas con manguera y lavando sus carros a diario. En ese sentido, la profesora de la Ingeniería en Energías Renovables indicó que los tandeos en Tijuana “deberían ser más rigurosos, no solamente dos veces al mes por colonia, sino un poco más”.

La CESPT también tendría que invertir en infraestructura para aprovechar el agua de reúso, pues actualmente la mayor parte se tira al Río Tijuana, donde se vuelve a contaminar y así se va al mar.

“No hay infraestructura y no se han realizado (inversiones para ello), porque el tratamiento de aguas ya tiene años en Tijuana y la siguen tirando a la canalización. Lo que se hace es que hay ciertos agricultores que mandan pipas, y es como se llevan el agua para regar los viñedos de La Morita, sin que haya efecto negativo en la planta ni en la calidad del vino”, refirió la especialista.

Otro aspecto importante, es que el organismo operador prevenga las fugas y repare oportunamente las que puedan suscitarse, puesto que hay “mucho rezago” en sus trabajos, y la ciudadanía se da cuenta de que tardan días en atender, entonces, “nada más vemos correr el agua y es una lástima que no la tenemos y la estemos desperdiciando”.

Las medidas tendientes a disminuir el consumo de agua tendrían que aplicarse considerando no sólo los niveles bajos en que se encuentra la presa El Carrizo, sino la sequía en el Río Colorado, que abastece a Baja California y estados de la Unión Americana.

En su comunicado de julio, la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) indicó que el almacenamiento de agua en las presas Grand Canyon y Hoover se ubica en 27.39% de su capacidad, “el mínimo histórico registrado y la recuperación esperada no sería suficiente”, refirió la académica.

Alfonso Cortez Lara, investigador de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), indicó que las reducciones de 2021 y del año en curso llegaron a un nivel de 99 millones de metros cúbicos, estimando que “es muy probable que el próximo año se incrementen a 128 millones de metros cúbicos”.

En un boletín, se indicó que en Tijuana se aprovecha el 7% del total que se podría disponer de aguas tratadas, y falta modificar la normativa para que pueda utilizarse más la llamada agua morada. Actualmente, en la Cámara de Diputados se discuten reformas a la Ley General de Aguas -la cual data de 1992- y que restringe el aprovechamiento de las aguas residuales tratadas.

La segunda fuente de abastecimiento que es el agua subterránea, está en condiciones de “sobre explotación” tanto en la Zona Costa como en el Valle de Mexicali. “Tenemos una situación de bastante crisis en todas nuestras fuentes de agua mientras la población y la actividad económica siguen creciendo, eso nos lleva a la deducción de que estamos bajo estrés y puede limitar mucho el desarrollo regional de las diferentes actividades en el Estado”, advirtió.

Por ello, se debe emprender una campaña de concientización por parte de gobierno y sociedad. “En Estados Unidos, en Colorado, donde está el origen de la fuente del agua de nosotros, ahí hacen campañas muy fuertes con la gente, en los camiones, en las bancas de las paradas de autobuses, en medios, en escuelas; una campaña permanente con muchísimos recursos”.

Se tiene que pensar cómo reducir el consumo de agua en todos los sectores, en la ciudad, en el campo, en la industria y en el medio ambiente, puesto que “no habrá dinero que alcance para comprar los tubos, los canales de riego que optimicen el agua, nunca va alcanzar si no cambiamos la mentalidad de cómo se utiliza el agua”.

 

CESPT APLICARÁ REDUCTORES A MOROSOS

El director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana, Víctor Daniel Amador Barragán, adelantó que para disminuir el déficit de 400 millones de pesos proyectado para 2022, se está trabajando en incrementar la cobranza y contener el gasto.

“Algo que hemos visto es que la cobranza estaba muy relajada y había un gran incremento en las cuentas por cobrar, entonces, vamos a recuperar mucho esa cartera vencida”, afirmó el funcionario.

Las estrategias para cobrar variarán dependiendo del usuario, e irán desde aplicación de reductores, requerimiento, procedimiento administrativo de ejecución, hasta el corte del suministro en el caso de cuentas comerciales, no domésticas.

En marzo de 2022, la cartera vencida ascendía a 3 mil 849 millones de pesos, con 295 mil 983 cuentas (282 mil 294 de uso doméstico; 11 mil 323 comercial; 735 industrial y mil 631 de gobierno), según información de la paraestatal.

La CESPT destina prácticamente el 50% de su presupuesto (4 mil millones de pesos anuales) al servicio de conducción de agua por el Acueducto Río Colorado y los derechos de agua. “Otra parte, 25%, se va a sueldos y salarios, y con lo que resta tenemos que hacer todas las operaciones de la CESPT, desde pagar deuda, suministros, materiales, mantenimiento, y demás”, expuso Amador Barragán.

En tanto, la deuda con proveedores y contratistas supera los mil millones de pesos. En ella está contemplados 500 millones de pesos que se le deben a la Comisión Estatal de Energía (CEA) cuando se dio el corte por parte de la CFE al acueducto en septiembre de 2021, en la administración de Jaime Bonilla Valdez.

“Estamos trabajando con ello e igual vamos a ir sorteándolo, atendiendo aquello que sea más exigible o que en algún momento podrían ocasionar algún tropiezo con la Comisión, pero lo que se tiene que hacer es administrar la deuda. Es poco el recurso y tenemos que hacer un programa de financiamiento para ver qué pagamos primero y qué después”, advirtió el funcionario.

En cuanto a la escasez de suministros en la CESPT, dijo que la de materiales está relacionada con los problemas de abastecimiento en México y el mundo. Aunque, puntualizó, “en lo que sí andamos bajos y queremos licitar pronto”, es en los medidores de agua, con el fin de cobrar lo que se consume para evitar la aplicación de promedios.

Comentarios

Tipo de Cambio