Fiscales de EU piden a juez de San Diego niegue liberación anticipada de Benjamín Arellano Félix

Foto: Cuartoscuro
Destacados jueves, 7 julio, 2022 7:08 PM

El capo sinaloense Benjamín Arellano Félix, alias “Min” o “El Señor”, ex líder del Cártel de Tijuana, quien purga una condena de 25 años de prisión en los Estados Unidos -cuya fecha de salida de prisión está programada para abril del 2033-, solicitó, a través de su defensa, a la Corte del Distrito Sur de California -con sede en San Diego-, una liberación anticipada por razones humanitarias.

Sin embargo, los fiscales Randy S. Grossman y Joseph S. Green pidieron, el 7 de julio del 2022, a dicho tribunal federal, que rechace la petición del narcotraficante originario de Culiacán, de 68 años de edad, para ser liberado “por compasión”, argumentando que los factores y circunstancias de los delitos que supuestamente cometió Arellano Félix, no respaldan la reducción de la sentencia que el demandado acusa.

Al recibir la moción de Arellano Félix, el juez federal Larry Burns ordenó a la Oficina del Defensor Público Federal estadounidense, que revisara las mociones y los documentos pertinentes para determinar si le debe nombrar un abogado defensor para “El Señor”. Sin embargo, el 27 de mayo del 2022, un defensor público le escribió al juzgador, que después de una revisión del material, no se recomendaba el nombramiento de un abogado para el capo sinaloense en ese momento.

Cuando el mismo juez federal sentenció a Arellano Félix en 2012, rechazó una solicitud para recibir un crédito de cinco años por el tiempo que ya cumplió en México. “Una sentencia de 25 años está completamente justificada […] Si lo tuviera en mis manos, impondría una sentencia más larga”, dijo Burns en ese momento.

El 7 de julio del 2022, la Fiscalía del Distrito Sur de California recordó al juez federal, en una respuesta de 19 páginas, que el capo sinaloense dirigía una organización internacional de drogas y, desde esa posición, “supervisó la importación de toneladas de narcóticos a los Estados Unidos; además de dirigir innumerables secuestros y asesinatos para promover al cártel”.

Grossman y Green alegaron que no hay nada “en el historial y las características del acusado que justifique, excuse o mitigue su conducta atroz”. Un tercer argumento de los fiscales señala la necesidad de disuasión, ya que liberar o reducir la condena de Arellano Félix daría un mal ejemplo a otros “de participar en estas actividades”, y una reducción de la sentencia del acusado no reflejaría su papel en la deluincuencia organizada.

El 25 de abril del 2022, alias “El Señor” o “Min”, pidió a la Corte del Distrito Sur de California revisar su caso, buscando se le otorgue la libertad condicional o, cuando menos, una reducción a su condena. Arellano Félix apeló a una ley que permite la excarcelación de reos por cuestiones humanitarias.

“Este honorable tribunal tiene facultades delegadas y suficientes para reducir la pena del señor Arellano”, escribió la defensa del capo sinaloense, quien también pidió al juez que lo condenó, tomarle como crédito el tiempo que pasó en prisión en México. El ex líder del Cártel de Tijuana fue detenido por elementos del Ejército mexicano el 9 de marzo del 2002, en la capital homóloga del estado de Puebla, y nueve años después fue entregado al Gobierno de EE.UU.

En el caso de Arellano Félix, sus 25 años de sentencia dictados en el 2017, comenzaron a correr a partir del 29 de abril del 2011, año en que fue entregado por las autoridades mexicanas a sus homólogos estadounidenses. En caso de que el tribunal federal cambiara de opinión y tomara en cuenta los años de reclusión en México que “El Señor” reclama, deberán reprogramar su salida para el 2027.

En su extensa moción, en la que el capo sinaloense habló de sí mismo en tercera persona, dijo que “El señor Arellano es un hombre que tiene un nuevo respeto por el Estado de derecho y entiende que todos los caminos en la vida, para bien o para mal, comienzan con un pequeño paso. Cuando elegimos el camino, elegimos nuestro destino”.

“A los 68 años, ahora las cosas son muy diferentes, pues camino en las manos de Cristo y con orgullo me dedico a mí y ayudo a quienes lo necesitan. Mi transición es en buena fe dándome la oportunidad de servir y cambiar mi vida. A través de esta petición, deseo exponer mi humildad, pues ya no soy más alguien inmaduro”, aseguró Arellano Félix, en la misiva que redactó desde su celda de la penitenciaría federal de alta seguridad, ubicada en el condado de Lee, en Virginia, donde purga su condena.

“El Señor” también apeló al argumento de la amenaza que representa la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, a lo que los fiscales respondieron que esa no es una razón extraordinaria y convincente, ya que el acusado “está completamente”, inoculado contra la COVID-19, “incluida la vacuna de refuerzo”, y que el capo sinaloense no ha demostrado que dicha enfermedad presente un riesgo particular que justifique su liberación”.

Aunado a la anterior, Grossman y Green también recordaron al juez federal -cuya respuesta tendrá que llegar en los siguientes días-, que la liberación anticipada de Benjamín Arellano Félix “también socavaría el objetivo de proteger al público de la violenta conducta delictiva del acusado”.

Los jueces pueden conceder una reducción de la pena si encuentran “motivos extraordinarios y de peso”, siempre que la persona no sea considerada un peligro. Las razones típicas incluyen la vejez, una enfermedad terminal o circunstancias familiares “extraordinarias y apremiantes”. Sin embargo, “El Señor” no cumple con ninguno de estos criterios, según argumentan los fiscales californianos.

“El acusado dirigía un cártel internacional de drogas. Como líder de la organización, el acusado supervisó la importación de toneladas de narcóticos a los Estados Unidos y dirigió innumerables secuestros y asesinatos para promover el cártel. Por el contrario, no hay nada en el historial y las características del acusado que justifique, excuse o mitigue su conducta atroz”, señalaron.

El 4 de enero del 2012, después de ser extraditado a EE.UU., “El Señor” se declaró culpable de los cargos de extorsión y lavado de dinero, además de que acordó entregar 100 millones de dólares como parte del trato. Bajo la declaración de culpabilidad, admitió ser el jefe de la Organización Arellano Félix y usar la violencia, desde secuestros hasta asesinatos, para promover los intereses de dicho cártel.

El hermano menor, Francisco Javier Arellano Félix, alias “El Tigrillo”, fue sentenciado a cadena perpetua por su papel al frente del cártel, pero la pena se redujo luego a 23 años y medio por su cooperación mientras estaba encarcelado. Otro hermano, Eduardo Arellano Félix, “El Doctor”, fue deportado a México en agosto del 2021, después de cumplir la mayor parte de su sentencia de 15 años en los EE.UU. y fue arrestado de nuevo de inmediato territorio mexicano.

-Con información de agencias y de ZETA Tijuana.

Comentarios

Tipo de Cambio