Cínicos

Columnaz lunes, 25 julio, 2022 12:00 PM

Un agente de la Guardia Nacional a bordo de la patrulla 21657, estacionada a mitad de carretera en posición de retén, frente a la caseta de peaje de Caminos y Puentes Federales de San Miguel en Ensenada, bajó del asiento de copiloto. Amigable, se acercó a tres sujetos que conducían una camioneta repleta de electrodomésticos. Se saludaron de palma a palma para intercambiar un apretón de manos… por un moche en efectivo. Las cámaras de vigilancia estaban encendidas el martes 19 de agosto a las 14:21 horas. La transacción fue rápida y, al igual que estos cómplices, hay más vendedores ilegales que dispensan moches entre los agentes que conforman la cadena de custodia en la carretera Tijuana-La Paz en Baja California Sur.  Con miedo, empresarios y comerciantes reciben el repetitivo mensaje del alcalde Armando Ayala Robles de duplicar la presencia de elementos de Guardia Nacional en carreteras y calles de la ciudad, ante la probabilidad de verse en una situación de extorsión o corrupción como la atestiguada.  La cuota es de 30 dólares por destacamento, y garantizan que podrán transitar libremente desde San Miguel hasta el siguiente punto militarizado, ubicado en la Carretera Transpeninsular, a la altura de Maneadero. Y eso que vienen a poner el orden y brindar seguridad.

Comentarios

Tipo de Cambio