Amor platónico

Cartaz lunes, 25 julio, 2022 12:00 PM

Encontrarse con sus ojos

a Dios del Cielo le pedía

cuando salía de su casa

y a la escuela se dirigía.

 

La niña de pelo bonito

se anidó en su corazón

y él vivía para adorarla,

pues le causaba ilusión.

 

De regreso por la tarde,

vestido se tiraba al lago

con ella en el pensamiento,

y en el agua la seguía mirando.

 

Él vivía para admirarla

y un regalo el mirar sus ojos,

que ella, esquiva, le escondía,

mas no así sus labios rojos.

 

Un día tuvo que marcharse

por el viejo y curveado camino,

pues se lo llevaron sus padres,

cambiando así su destino.

 

Día y noche pensaba en ella

y hasta en sueños le platicaba;

le rogaba que no sufriera,

pues dulce amor le profesaba.

 

Los años fueron desfilando

y otra mujer llegó a su vida;

la niña guardó en su pecho,

pues era su rosa de Castilla.

 

La cubrió con una caracola,

protegida como una perla,

para que nadie le hiciera daño

y en el corazón poder tenerla.

 

Lourdes P. Cabral.

San Diego California.

Comentarios

Tipo de Cambio