‘El Chueco’ habría asesinado a sacerdotes jesuitas y guía de turistas en Chihuahua

Destacados martes, 21 junio, 2022 4:37 PM

José Noriel Portillo Gil, apodado “El Chueco” -líder de un grupo criminal que controla las actividades ilícitas en la Sierra Tarahumara, vinculado al Cártel de Sinaloa-, habría asesinado a loss sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar -de aproximadamente 80 años de edad, ambos-, al interior de una iglesia ubicada en la comunidad de Cerocahui, en el municipio de Urique, en el estado de Chihuahua, según lo informaron fuentes gubernamentales y medios locales.

A “El Chueco” también se le atribuye el asesinato del docente estadounidense Patrick Braxton Andrew, ocurrido el 28 octubre del 2018. La Administración encabezadoa por el entonces gobernador Javier Corral Jurado anterior informó que el profesor fue asesinado en un lugar conocido como La Playita, en el municipio de Urique, por Portillo Gil.

Portillo Gil es buscado por las autoridades estatales y federales por lo menos desde 2017, después de que ordenó un ataque a las instalaciones de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) en el municipio de Urique, con saldo de un elemento lesionado.

“El Chueco” tiene alrededor de 30 años de edad, es originario de Urique, y tiene su zona de operaciones en comunidades del corazón de la Tarahumara como San Rafael, Ciénega de Trejo, Guadalupe Coronado, Mesa de Arturo, Cerocahui y Bahuichivo.

“El Chueco” lidera una célula de más de una veintena de personas que no sólo controlan la siembra y trasiego de drogas en la región, sino que asolan a la población con agresiones y homicidios.

SSPC AFIRMA QUE YA IDENTIFICÓ A ASESINOS DE SACERDOTES JESUITAS

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) del Gobierno Federal informó, el 21 de junio del 2022 que ya fue identificado el presunto responsable del asesinato de dos sacerdotes jesuitas y de Pedro Palma, quien era guía de turistas y había sido privado de su libertad en el Hotel Misión Cerocahui.

“Se informa que ya está identificado el responsable de los crímenes y se continúa con la investigación para dar con su paradero y no permitir la impunidad”, informó la SSPC Federal a través de un breve comunicado.

Campos Morales, de 79 años de edad y Mora Salazar, de 80 años, intentaron auxiliar y brindar protección a Pedro Palma Gutiérrez, un hombre que entró a la iglesia huyendo del grupo de personas armadas y que trabajaba en el trayecto del tren turístico Chepe.

Además del asesinato de los dos sacerdotes jesuitas y el guía de turistas en la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique, el Gobierno de Chihuahua también confirmó el plagio de cuatro personas, entre ellas un menor de edad.

La mañana del 20 de junio del 2022, se reportó a la línea de emergencia 911, la privación de la libertad de una mujer, un menor de edad y dos hombres identificados como Paul Osvaldo B. y Armando B, según informaron autoridades locales en un comunicado.

Después, alrededor de las 13:00 horas del 20 de junio del 2022, también privaron de su libertad al guía de turistas, a quien luego llevaron a un templo de la misma comunidad, donde lo asesinaron a balazos junto con los sacerdotes jesuitas, cuyos cuerpos se llevaron los agresores.

“Con profundo enojo, indignación y dolor, condeno enérgicamente los hechos ocurridos en la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique”, expresó la gobernadora de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, mejor conocida como Maru Campos, en conferencia de prensa.

Asimismo, la mandataria rstatal informó que autoridades locales y federales activaron desde la tarde del 20 de junio del 2022, los mecanismos correspondientes para brindar seguridad a los habitantes de Cerocahui, así como una serie de operativos en la zona para esclarecer el plagio de las cuatro personas y el homicidio ocurrido en el templo de la localidad.

Tras señalar que se mantiene en comunicación con los titulares de las secretarías de la Defensa Nacional (SEDENA), la de Marina (SEMAR), la de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) y de Gobernación (SEGOB), la mandataria estatal afirmó que hay avances en la investigación, “llegaremos hasta las últimas consecuencias”, aseveró.

Las autoridad estatales aseguraron que la prioridad es ubicar a los responsables, por lo que se han centrado todos los esfuerzos del Estado y el despliegue policial continuará el tiempo que sea necesario, con el objetivo de brindar seguridad y certeza a los habitantes del lugar.

“Les digo que no vamos a dejar que se repitan actos como este […] y a los jesuitas, y a la comunidad de Cerocahuia como a todos los chihuahuenses de buena voluntad les digo cuentan con gobierno del estado y con el Gobierno Federal”, agregó Campos Galván.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), condenó los hechos violentos y el homicidio de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, dentro del templo de la comunidad de Cerocahui, Chihuahua.

“En medio de tanta muerte y crimen que se vive en el país, condenamos públicamente esta tragedia y exigimos una pronta investigación y seguridad para la comunidad y todos los sacerdotes del país”, se lee en un comunicado publicado en su cuenta de la red social Twitter.

“Los jesuitas de México, con profundo dolor, denunciamos el homicidio de nuestros hermanos Javier Campos Morales, S.J. y Joaquín César Mora Salazar, S.J. Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas. También demandamos que de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de nuestros hermanos jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui”, informó la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, a través de un comunicado, publicado en su cuenta de la red social Twitter.

La congregación aseguró que hechos como estos no son aislados, ya que, según dijo, la Sierra Tarahumara enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. “Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos. Los jesuitas de México no callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Seguiremos presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de nuestras obras pastorales, educativas y sociales”, agregó.

Durante su conferencia de prensa matutina, llevada a cabo en el Salón Tesorería del Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que el asesinato ocurrió luego que un hombre perseguido por un sujeto armado se resguardó dentro del templo, pero el agresor lo atacó al igual que a los dos sacerdotes que se encontraban en el lugar.

“La información que tenemos hasta ahora, hasta las 5 de la mañana, es que entraron a la iglesia de Urique, persiguiendo a una persona, lo asesinaron, salieron los sacerdotes y al parecer ellos también fueron asesinados. Urique está en la sierra de Chihuahua, de Creel hacia adelante, por Témoris, es una zona de presencia de crimen organizado, parece que ya se tiene información de los responsables”, indicó.

Según lo informó la Fiscalía General del Estado (FGE) de Chihuahua, la muerte de los dos sacerdotes se registró cuando prestaban auxilio a un hombre que había sido agredido a disparos y se refugió en la iglesia, donde irrumpieron hombres armados, quienes también dispararon contra los representantes de la iglesia y el hombre, que finalmente murió.

Por su parte, el Gobierno de Chihuahua emitió un comunicado condenando la muerte de los clérigos y aseguró que se actuara con toda la fuerza del Estado para dar con los responsables, además de que se activaron los mecanismos de coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y la Guardia Nacional, para realizar operativos en la zona del ataque armado.

El sacerdote jesuita Marco Hernán Quezada García, confirmó en entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva, en Radio Fórmula, que los religiosos fueron víctimas secundarias de un ataque dirigido a un individuo, que también fue asesinado en las inmediaciones del templo, y que los cuerpos fueron extraídos del lugar.

“Un grupo armado se llevó los cuerpos del hombre que asesinaron y de Javier y Joaquín”, informó el religioso, quien también destacó que las víctimas eran personas de aproximadamente 80 años de edad, con toda una vida de compromiso dedicada a la comunidad Cerocahui, ubicada en el municipio de Urique, al surponiente de Chihuahua, cerca de la frontera con Sonora, en la Sierra Tarahumara, región a la que arribaron los jesuitas desde el principio de la evangelización.

Comentarios

Tipo de Cambio