Crímenes espirituales del patriarca ruso

Fotos: Cortesía Germán Orozco/Centro Espiritual y Catedral de Santa Sofia, Kyev
Opinionez lunes, 6 junio, 2022 12:00 PM

“Si un hombre formara una gavilla de facinerosos, recogidos de todas partes, los armara de espadas y les mandara luego recorrer la ciudad en todas direcciones matando a todo el que se los pusiera delante, ¿no sería eso la mayor ferocidad que pudiera cometerse?  Y si otro cogiera a toda aquella gavilla de facinerosos armados y los pusiera maniatados, sin compasión ninguna, a buen recaudo, y arrebatara de sus manos a los que iban a ser degollados por ellos, ¿no sería esto la obra de más amor a los hombres que se pudiera realizar?”.

-San Juan Crisóstomo, patriarca de Constantinopla (siglo IV)

 

La Iglesia Cristiana Ortodoxa está conformada por los patriarcados de Constantinopla-Turquía, Kiev y Moscú. Por más que uno quisiera eludirlo, el tema central de la guerra actual tiene raíces y elementos religioso-políticos. En el caso de Rusia, le llaman La Sinfonía Bizantina.

Al patriarca de Moscú, Kirill Gundyaev, a petición del patriarca Epifanio, de Ucrania, deben despojarlo del cargo. Petición hecha al patriarca ecuménico Bartolomé y a los jefes de las iglesias autocefalas que condenan los crímenes espirituales cometidos por Kirill de Moscú.

Reunidos los obispos hace unos días en el Concilio o Consejo en la Catedral de Santa Sofía en Kiev, las condenas de los obispos ortodoxos y en especial por el patriarca de Kiev, Epifanio, son fuertes, como podemos leer enseguida:

1.- El Concilio de obispos condenó el etnofiletismo  (ideología del mundo ruso), es decir, la división de la iglesia por motivos nacionales, que se ponen por encima de todo. El nacionalismo ruso de Putin, “bendecido” por Cirilo o Kirill Gundyaev. Ambos buscan crear una especie de Vaticano Ortodoxo.

2.- Tal ideología del mundo ruso  cayó bajo condena del etnofiletismo, como herejía, por parte del Concilio de Constantinopla de 1872.

3.- Kirill Gundyaev, como co-creador y propagandista del “mundo ruso”, debería ser condenado. Condenar desde la plenitud de la ortodoxia las palabras y acciones del patriarca de Moscú Kirill, que apoya desde el púlpito la sangrienta guerra contra Ucrania. ”Como aquél cuyas manos están empapadas en sangre de las víctimas del ejército ruso, que él, el patriarca ruso, bendecido por esta masacre, no puede sostener un cáliz eucarístico y un cetro pastoral”.

4.- La propuesta del patriarca Epifano de Ucrania es que por los crímenes espirituales, debe despojarse de su trono a Cirilo (Kirill), particularmente por promover ideas etnofiléticas del Mundo Ruso, y que siembra cismas entre los cristianos.

5.- En la Catedral de los Arcángeles en el Kremlin, Moscú, el patriarca ruso Kirill afirmó que Rusia nunca ha atacado a nadie.

San Miguel Arcángel, patrono de Ucrania, en el centro de Kyev

6.- Estos comentarios, consignados por Ukrinform a través del diario Kyiv Post, refieren que el Papa Francisco le dijo al diario italiano Corriere della Sera  que durante una videollamada reciente, Kirill estaba tratando de justificar la guerra en curso de Rusia contra Ucrania en los primeros 20 minutos (de los 40 minutos de toda la llamada), mientras el Patriarca moscovita “sostenía un mapa”.

7.- En Ucrania habrá entre 5 a 6 millones de católicos. Aunque en 1987 se celebró el bautismo de La Rus de Kyev. En la tierra se calculan 300 millones de ortodoxos cristianos, incluidos en México, América Latina, y en USA, y en Europa. La primacía moral de la Iglesia Ortodoxa está en el patriarcado de Constantinopla-Turquía. De ahí sigue Kiev, y al último Moscú, que siempre, como reflexiona Vladimir Soloviev, teólogo y pensador ruso convertido al catolicismo, siempre ha querido ser (con su Mundo Ruso) el centro de la ortodoxia cristiana.

8.- En el siglo IV, con distracciones, Juan Crisóstomo (usted puede escuchar sus sermones por YouTube), que era un gran sacerdote predicador, nacido en Antioquía (donde por primera vez se llamó cristianos a los seguidores de Jesucristo), de ser un elocuente evangelizador (Crisóstomo o Boca de Oro), los fieles católicos le aclamaron e instalaron como patriarca de Constantinopla, con el título de Juan I. Algunos de sus mejores escritos recientemente los ha reeditado Buena Prensa. Los comentarios del Crisóstomo al Evangelio de san Mateo (año 2000).

9.- Cualquier imbécil, ignorando el estilo y la profundidad de las predicaciones de San Juan Crisóstomo, pensaría al leer, por ejemplo, Riqueza y Pobreza en los Padres de la Iglesia (Carlos Ignacio Gonzáles, jesuita nayarita), citando al patriarca Crisóstomo Juan I, que se trata de marxismo recalentado. Cuando por su compromiso por la verdad y su amor por los pobres, San Juan Crisóstomo murió de hambre, desterrado por el poder imperial del siglo IV, en lo que hoy es el centro de esta situación político religiosa de la guerra Rusia-Ucrania; y en la que se involucran personajes ataviados con oro y plata, como el patriarca moscovita Kirill.

10.- En México, Plutarco Elías Calles fracasó en crear la Iglesia Católica Nacional; Bernardo Barranco y Roberto Blancarte han denunciado a AMLO y la religión. Los chinos también han creado su Iglesia Nacional China. Los cristianismos se han atomizado por todo el mundo. En el caso Rusia-Ucrania, la guerra en el plano religioso la tiene perdida Putin y Kirill, en lo que fue la sede de Constantinopla, de quien habrá que conocer más: San Juan Crisóstomo.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio