Confiesa crímenes y encubrimientos

Ramsés Heriberto Zatarain Hernández de 36 años
Uncategorized lunes, 6 junio, 2022 1:00 PM

Un video grabado por homicidas, torturado, previo a su muerte, Ramsés Heriberto Zatarain Hernández habló del asesinato de dos jóvenes mexicalenses, la presunta ubicación de los cadáveres y dijo que fue protegido por su hermano, entonces fiscal de Homicidios Dolosos, para no pisar la cárcel. El poderío criminal de las diversas células del Cártel de Sinaloa, les permitió impunemente retomar una jornada de levantones, balaceras y asesinatos en Mexicali

 

El levantón y asesinato de Ramsés Heriberto Zatarain Hernández, de 35 años de edad, fue otro de los casos donde el sicariato de las agrupaciones delictivas, dedicadas al narcotráfico, muestra su fuerza. Y la impunidad con que rigen sus propias leyes en las calles de Mexicali.

Los traficantes asumen el rol de “justicieros” levantando, torturando y asesinando a gente contraria a su grupo. Los hacen confesar crímenes y los graban.

Menos de 24 horas después de darse a conocer el “levantón” del que fue víctima Ramsés Heriberto Zatarain Hernández, de 36 años de edad, su cuerpo fue hallado brutalmente golpeado y abandonado en un
terreno baldío ubicado en los alrededores del poblado Los Algodones, en el valle de Mexicali.

A la redacción de ZETA se hizo llegar un video de 41 segundos, en el cual se observa a Ramsés Heriberto Zatarain Hernández, quien fue privado de la libertad el lunes 30 de mayo por hombres armados que se lo llevaron de afuera de un domicilio del fraccionamiento Misión del Valle.

Los secuestradores se hicieron pasar por elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) para luego llevarlo a una casa de seguridad donde lo torturaron y asesinaron, para luego, el martes 31, arrojar su cuerpo en un terreno del Ejido Los Manantiales, en el Valle de Mexicali.

En la grabación, a Zatarain Hernández le preguntan sobre la desaparición de los jóvenes Adrián Misael Díaz Mundaca y José Luis Falcón Millán, de 18 y 19 años de edad, vistos por última vez el 18 de agosto de 2019 en el conocido bar El Relajo, ubicado sobre Calzada Cuauhtémoc, quienes presuntamente fueron asesinados por Ramón Aguilera Díaz “El Chito”.

Al final, Ramsés asegura que su hermano Rigoberto Zatarain Huitrón, actual coordinador de Ministerios Públicos de la Visitaduría de la FGE, lo protegió, dando a entender que tuvo participación, sin decirlo.

La “narcoguerra” que se vive desde mediados de 2020 en el Valle de Mexicali se ha extendido a diversos puntos de la ciudad, dejando ya una cifra que ronda los 150 asesinatos apenas en la mitad del año en curso. De mantenerse la tendencia, la Capital del Estado superará la cifra de 300 muertes violentas en el año, un número jamás registrado.

Entre la noche del domingo 29 y la tarde del 31 de mayo, se detonó una jornada criminal entre levantones, enfrentamientos entre policías y agrupaciones delictivas, homicidios y ataques de grupos armados, de los cuales al menos dos fueron videograbados por sistemas de vigilancia o teléfonos móviles.

 

EL “NARCOVIDEO” DE RAMSÉS

Además del video de 41 segundos de confesiones de Zatarain, de manera anónima se hicieron llegar, fotos y datos de la ubicación donde presuntamente se encuentran los cuerpos de los jóvenes Adrián Misael Díaz Mundaca y José Luis Falcón Millán.

En las imágenes se observa a Zatarain Hernández sentado sobre la tierra, vistiendo únicamente la camiseta tipo polo de color azul que llevaba cuando fue privado de la libertad; no lleva sin pantalones ni ropa interior. Es de noche y alguien lo ilumina.

Sangra de la cabeza, también se aprecian lesiones y sangre en las extremidades inferiores, se ve golpeado, despeinado y lleno de tierra. Tiene las manos atadas al frente con un cincho y le cuesta respirar.

El video inicia con la voz de un hombre preguntando:

Sicario (S): ¿Qué pasó con las dos personas que levantaron en el bar El Relajo?

Ramsés (R): Las mataron en el rancho del “Chito”.

S: ¿Cómo se llama el rancho del Chito?

R: Hacienda Karey.

S: ¿Dónde está ubicada la hacienda?

R: Islas Agrarias “A”.

S: ¿Dónde exactamente enterraron los dos cuerpos?

R: Atrás, donde hicieron el depa nuevo.

S: ¿Quiénes más colaboraron con “El Chito”?

R: El bato del compa de él, que está en el bote con él.

S: ¿Quién más?

R: Y mi carnal supo y me hizo el paro, para que no me metieran al bote.

S: ¿Y tu carnal dónde trabaja?

R: En el Estado, es Ministerio Público.

 S: ¿Cómo se llama tu carnal?

R: Rigoberto Zatarain.

El referido hermano de la víctima, lleva varios años dentro de la FGE y en 2019 fungía como Agente del Ministerio Público adscrito al área de Homicidios Dolosos, donde incluso hizo equipo para defender algunos expedientes con Rafael Orozco Vargas, actual fiscal central.

“El Chito” es Ramón Aguilera Díaz, descendiente de una connotada familia priista que amasó fortuna y poder político por medio del gremio del transporte, concretamente los taxistas.

Hacienda Karey se ubica sobre la calle Felipa de Velázquez Viuda de Arellano, en el Ejido Islas Agrarias “A”. Al momento del crimen era propiedad de Miguel Aguilera Raygoza, hermano de Ricardo Aguilera, ex dirigente municipal del Partido Revolucionario Institucional que se separó del tricolor para apoyar al hoy ex gobernador morenista Jaime Bonilla Valdez

Además del video, a la redacción de este Semanario llegó la foto de una cartulina blanca con letras negras con el siguiente mensaje:

“ESTO ME PASO POR LOS 2 JOVENES QUE LEVANTAMOS Y DESAPARECIMOS YO Y MI PATRÓN CHITO AGUILERA ME YEGO LA JUSTICIA DIVINA FUI RAMSES ZATARAIN”

También se compartieron dos fotos de la ubicación exacta donde -presuntamente- se encuentran los cuerpos de ambos jóvenes.

RAMSÉS HERIBERTO CONFORMABA EL EQUIPO DE “EL CHITO” AGUILERA

El asesinado Ramsés Heriberto Zatarain Hernández contaba con historial criminal e internaciones en el Centro de Reinserción Social de Mexicali. En 2007 por lesiones, y en 2011 por delitos contra la salud; también fue asegurado en 2009 por robo de vehículo, en 2017 por violencia familiar y en 2019 por daños en propiedad ajena. Sin embargo, no contaba con mandamientos judiciales vigentes.

De acuerdo con fuentes de la propia Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), Zatarain formaba parte del equipo criminal de Ramón Aguilera Díaz “El Chito”, recluido en prisión por el delito de desaparición forzada entre particulares, en agravio de los dos jóvenes de 18 y 19 años, Adrián Misael Díaz Mundaca y José Luis Falcón Millán. Es el principal sospechoso del crimen.

Enfrenta otra acusación por haber disparado contra agentes de la Policía Municipal en marzo de 2020, al interior del residencial La Toscana, donde se hizo pasar por agente ministerial para burlar la Ley, pero cuando intentaron detenerlo, abrió fuego contra los uniformados, quienes repelieron la agresión hasta finalmente asegurarlo.

Tanto Ramón Aguilera -inocente en tanto no se determine su responsabilidad ante un juez, según el Artículo 13 del CNPP- como Zatarain Hernández, estaban identificados por las autoridades como “fleteros”, término que identifica a operadores independientes que se dedican a “cruzar” varios kilos de droga a Estados Unidos.

Si bien, formaban parte de la cadena delictiva, las Mesas de Coordinación, no les habían encontrado relación directa con ninguna de las estructuras criminales conocidas, por lo que ofrecían sus servicios indistintamente a todas las agrupaciones delictivas.

Tras la captura de “El Chito”, Zatarain comenzó a operar por su cuenta y el año pasado volvió a surgir su nombre como el propietario de un invernadero de marihuana localizado dentro de un domicilio de la colonia Hípico de Mexicali.

En enero de 2021, Isaías Bertín, secretario de la Mesa de Seguridad, anunció el operativo realizado por autoridades estatales en el que localizaron 88 plantas del enervante, las cuales eran resguardadas en una vivienda de Avenida Buenos Aires y Salvador Díaz Mirón. La droga fue incautada mediante un cateo realizado por la FGE, pero no hubo detenidos.

Fuentes de Investigación confirmaron que la droga era propiedad de Ramsés Zatarain Hernández, pero no lograron vincularlo judicialmente con el hecho delictivo.

La tarde del lunes 30 de mayo de 2022, Ramsés Heriberto transitaba sobre la calle Privada Misión de Guadalupe, entre Santo Tomás Este y Oeste en Misión del Valle, para visitar a su actual pareja sentimental.

Vecinos de la comunidad narraron que era común observar el vehículo GMC Sierra color blanco de reciente modelo con placas americanas, propiedad de Ramsés, estacionado en esa calle. Pero ese día, un vehículo tipo pick-up, similar al que utilizan elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), le cerró el paso para increparlo.

Dos sujetos descendieron de la unidad y comenzaron a apuntarle al rostro, una extraña acción que ningún policía llevaría a cabo, porque su entrenamiento los obliga a que el proyectil se dirija al cuerpo.

Ambos sujetos vestían equipo táctico y chalecos con la leyenda FGE; también utilizaban capuchas para proteger su rostro. Sin embargo, el modo en que al menos uno de ellos tomaba su arma y su forma de desplazarse ante una detención, alertaron a Ramsés, quien en reiteradas ocasiones gritó: “¿Por qué me apuntas a la cara?”.

La pareja sentimental de la víctima, quien vestía una especie de pijama rosa, tomó su teléfono móvil y comenzó a grabarlos; los dos sujetos fueron captados por un prolongado tiempo, uno de ellos no se inmutó y prefirió alejarse, mientras que el otro le empujó el teléfono en dos ocasiones.

“Lo que pasa es que este amigo venía con exceso de velocidad”, refiere uno de los sujetos como justificación para apuntarle al rostro con un rifle de asalto e intentar subirlo a la unidad.

Tres días después, las autoridades aún buscaban las cámaras de vigilancia para determinar la ruta de escape, pero existen dos plenamente identificadas: la primera es ingresar al Bulevar Carranza hasta la intersección con Lázaro Cárdenas hasta Calle Novena, tomarla hacia el Norte y dirigirse a la carretera Islas Agrarias; mientras que la segunda -y más probable por el tema de tránsito y para evadir el operativo- es sobre Carranza hacia el Norte, girar hacia Independencia hasta llegar a Novena y finalmente adentrarse a Islas Agrarias.

En su escape, los delincuentes olvidaron un radio Motorola que según el fiscal Rafael Orozco Vargas, no pertenece a ninguna corporación policial, pero confirmó que contaba con la frecuencia de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) que hasta ese entonces se creía inviolable.

Respecto al levantón, Carlos Romero, subdirector operativo de la Policía Municipal, negó que se hayan realizado disparos, pero vecinos de la comunidad entrevistados por ZETA refirieron haber escuchado detonaciones de arma de fuego en contra de la víctima.

Este funcionario declaró también que la Policía Municipal tardó 23 minutos en llegar a la escena donde se perpetró el crimen, bajo el argumento de que montaron un operativo en los alrededores. El sitio se encuentra -según la herramienta Google Maps– a escasos once minutos de la Subcomandancia Noreste.

La escena de la privación, localizada en Misión del Valle y Los Manantiales, está a 13.9 kilómetros de distancia o 19 minutos. En todo ese trayecto existe gran número de fraccionamientos residenciales, pues se encuentra a escasos metros de la conocida Zona Dorada de Mexicali.

El cadáver de Ramsés fue hallado sobre la carretera a Islas Agrarias, a la altura del Ejido Los Manantiales, vialidad que conduce al poblado Los Algodones, coincidentemente a escasos 500 metros de donde hace aproximadamente un año fueron abandonados los restos de Miguel Ángel Beltrán Munguía “El Indio”, representante de Ismael “El Mayo” Zambada en Mexicali y considerado pieza clave del Cártel de Sinaloa en este municipio.

 

“CHAPITOS” Y “RUSOS”, INVESTIGADOS POR EL HOMICIDIO
Aunque las primeras indagatorias señalaban que los responsables de levantón y posterior asesinato de Zatarain eran células de Jesús Alexander Sánchez Félix “El Ruso”, quien de manera anónima hizo llegar a ZETA el video previo de la muerte de Ramsés, aseguró que “La Chapiza” -dirigida por los hermanos Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar; además de Ovidio Guzmán López “El Ratón”-, eran responsables del operativo criminal y del video.

También, que “Los Chapitos” estaban actuando porque la fiscalía no cumple con sus obligaciones.

Históricamente, Ramsés y “El Chito” operaron de forma independiente, pero gran parte de su negocio provenía de Sinaloa y no de operadores locales como “Los Rusos”.

La primera versión refería que un individuo conocido como “El 89”, quien asumió el poder tras la detención de Rubén Benítez Ponce “El 80”, podría ser el autor del crimen, como parte de las acciones de persecución emprendidas por “Los Rusos” para controlar las actividades ilícitas en Mexicali, tanto del narcotráfico, como el narcomenudeo, a los polleros, máquinas tragamonedas e incluso la importación de licor y cigarro de Estados Unidos para abastecer antros y abarrotes en la ciudad.

La segunda hipótesis que señala a los representantes de “Los Chapitos” en Mexicali, provino de la fuente que filtró el video y ubican el homicidio de Ramsés como parte de una jornada que incluyó otro ataque en la colonia Nacionalista, una noche anterior del levantón, donde fueron acribilladas tres personas -presuntamente- operadoras de “Los Rusos”; en ese caso no hubo personas fallecidas, pero el crimen se perpetró con armas de grueso calibre.

Las autoridades consultadas manifestaron que hasta el surgimiento del video, no consideraban a los operadores de los hermanos Guzmán como sospechosos, pero evidentemente era una línea a investigar.

 

 

 

Comentarios

Tipo de Cambio