La otra guerra en Ucrania

Foto: Cortesía Germán Orozco Mora/n 2001, el patriarca de Moscú, no quiso recibir a Juan Pablo II en Ucrania
Opinionez lunes, 23 mayo, 2022 12:00 PM

“Mi querido Bernardo [Barranco], si entre tu público hay cristianos, sean ortodoxos, católicos, protestantes… lo que sea, si hay cristianos que recen por Ucrania y también por los jóvenes soldados rusos que no merecen morir en una lucha fratricida por órdenes de un  dirigente criminal que ha perdido la cabeza”.

-Jean Meyer, historiador del CIDE.

 

La otra guerra, la guerra religiosa en Ucrania, es el tema del programa televisivo de Canal Once del Instituto Politécnico Nacional (IPN), “Sacro y Profano”, que dirige Bernardo Barranco, doctorado en Sociología por la Universidad de La Sorbona en París, Francia. Entrevista en 30 minutos al doctor en Historia Jean Meyer (Sorbona), especialista en el tema de La Cristiada  en México, y de la fascinante historia de las iglesias y religiones Ortodoxa y Católica.

Esos santitos que veneramos en el Noroeste de México en la península bajacaliforniana, Sonora y Arizona, san Ignacio de Loyola y san Francisco Xavier, estudiaron ahí en La Sorbona en el siglo XVI-XVII. De hecho, la conversión de Francisco, de apellido Xavierre, ocurrió en gran parte en París, Francia, mientras Iñigo de Loyola se preparaba para ser sacerdote y convivía con el de Navarra, y quien llega a ser uno de sus principales co-fundadores de la Compañía de Jesús.

Si tiene oportunidad, vea el programa completo de Bernardo Barranco con ese título: La otra guerra… en el programa “Sacro y Profano” (marzo de 2022), transmitido por Canal Once del IPN (versión YouTube).

De lo expresado por el Dr. Jean Meyer puede destacarse:

1.- Ucrania nunca fue Rusia. Fue una colonia de Rusia a fines del siglo XVII.

2.- Los ortodoxos greco-católicos están en comunión con Roma desde 1596.

3.- Los especialistas (teólogos e historiadores) llaman Sinfonía Bizantina a la cerrada infatuación o relación entre la Iglesia-Estado; Stalin- Metropolita; o como hoy, Putin y el Patriarca Kirill (Cirilo). Stalin, tras destruirla, por conveniencia “resucitaría” a la Iglesia Ortodoxa Rusa.

4.- Ante la invasión rusa actual, el patriarca de Kiev llama a defender la patria Ucrania, y considera a Vladimir Putin Anticristo. Mientras Kirill apoya la invasión y defiende a Putin.

5.- Stalin controló tanto a la Iglesia Ortodoxa que, desde seminaristas, muchos obispos fueron preparados como agentes del KGB.

6.- Con Mijaíl Gorbachov (1989), hubo -anota Jean Meyer- una verdadera resurrección de la Iglesia Ortodoxa, una corriente transformadora con la perestroika. Había esperanzas. Esta corriente perdió la batalla con los dos últimos patriarcas Alexis II y Kirill, quienes han vuelto a formar la Sinfonía Bizantina.

7.- Kirill y Putin tienen el “sueño” de hacer del patriarcado de Moscú El Vaticano de la Iglesia Ortodoxa de todo el mundo. Cosa que nunca ha existido entre los patriarcados de Kiev, Moscú y Constantinopla.

8.- El Patriarcado que tiene la primacía -y con pocos ortodoxos- es el de Turquía o Constantinopla. Es una primacía de Honor por ser Ecuménica, al estar en diálogo con el Papa romano, con los demás patriarcados, y religiones cristianas y no cristianas; incluso con Israel. Son 15 mil fieles ortodoxos en Constantinopla.

9.- En La otra guerra, la guerra religiosa en Ucrania, explica Jean Meyer que el Patriarcado de Moscú, ha roto con los ortodoxos de otros lugares del mundo, incluso México y América.

10.- En el marco de la guerra Rusia-Ucrania, el Papa Francisco se presentó en la embajada de Rusia en el Vaticano para buscar la paz. Pero explica Jean Meyer que El peso del Papa Francisco sobre Putin es nulo. Putin piensa exactamente como Stalin: no es comunista, actúa como los tzares. El Papa va a tener que revaluar la relación con Kirill; ahora el Papa se da cuenta de quién es Vladimir Vladimirovich Putin.

El Dr. Jean Meyer pide oración por Ucrania y por los jóvenes soldados rusos maniatados en esta guerra. Revela que el Patriarca “Kirill”, a través del régimen autoritario de Putin ha construido una enorme catedral ortodoxa en Moscú, a la que le han añadido grandes vitrales con las imágenes de “héroes”, como José Stalin, Lenin, y el mismo Putin. En el retorno de la Sinfonía Bizantina, y en el remoto caso de que Rusia ganara la guerra contra Ucrania, Moscú y Rusia han perdido lo más importante del pueblo ruso; su comunión con los creyentes ortodoxos en todo el mundo, representado moralmente -no bélicamente- por el histórico patriarcado de Turquía y Constantinopla.

Cuando el Papa Juan Pablo II visito la Rus de Kyev, en 2001, solo fue recibido por los patriarcas de Constantinopla y de Kiev; el otro (Alexis II) groseramente abandonó todo diálogo fraterno. Putin se cree Tzar Imperial, y Kirill Patriarca Universal.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio