Clausuran expendedoras de vapeadores en todo el Estado

Uncategorized jueves, 19 mayo, 2022 9:05 PM

Sobre la avenida Revolución y calle Sexta en Tijuana hay algunas a máquinas expendedoras de vapeadoras que llevan clausuradas meses, sin embargo, jóvenes pueden conseguir el producto en bares y antros de la ciudad

Este jueves se realizó un operativo para clausurar máquinas expendedoras de vapeadores en Tijuana, en atención a la alerta de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) emitida este 19 de mayo.

La dependencia federal precisó en su comunicado que se declara alerta máxima en contra de los vapeadores o cigarros electrónicos ya que han encontrado el componente “acetato de vitamina E, el cual constituye un riesgo alto para la salud al tratarse de una sustancia tóxica que puede ocasionar enfermedades respiratorias agudas e incluso la muerte”.

Al respecto, Erwin Aréizaga, comisionado estatal de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coepris), señaló que las máquinas que hay en el Estado, las cuales son alrededor de 10, no cuentan con ningún tipo de permiso para operar.

“Lo que vamos a hacer es que las máquinas se van a suspender, se va a sellar para que ya no pueda ser utilizada y vamos a esperar, porque hemos tratado de contactar a los empresarios, a través de los teléfonos que se encuentran ubicados en la imagen de la máquina, o esperar a que ellos se pongan en contacto con nosotros”, aseveró durante el operativo.

Aréizaga advirtió que de encontrar comercios donde se venda este tipo de productos, se pueden hacer acreedores a multas de 20 mil hasta 200 mil pesos, además de que se les quitará la mercancía.

Renata, una joven de 22 años que desde la mayoría de edad usa vapeadores, comentó a ZETA que la medida no sirve de nada, pues es fácil adquirirlos en Estados Unidos.

“Los compro actualmente en las máquinas expendedoras que quieren quitar; y pues fumo porque me quita la ansiedad de fumar cigarro; si quitan las maquinitas la gente seguirá trayéndolos de Estado Unidos, porque los mayores consumidores son de allá”, afirmó.

Por otro lado, Sarah, otra joven que acostumbraba usarlos, señaló que es fácil conseguirlos en los mismos bares o antros, pues el mismo personal lo vende como negocio propio, independiente al local.

Meseros, cantineros o el operador de música ponen en oferta estos productos, que cuestan alrededor de 300 pesos, o en promoción, dos por 500.

“Todo empezó cuando empezaron a poner sabores, porque empiezan a exponer a menores a posibles adiciones de nicotina a edad temprana, que aún están estudiando y que podría afectar su desarrollo mental o físico de alguna manera”, dijo.

Comentarios

Tipo de Cambio