Seguro a medias para policías de Ensenada

Fotos: Enrique Botello
Edición Impresa lunes, 4 abril, 2022 12:00 PM

Tras la licitación, los seguros de vida contratados tendrán una vigencia de ocho meses, del 25 de abril al 31 de diciembre de 2022. Posteriormente, los agentes quedarán desprotegidos; tampoco fue contemplado el sector jubilado

Agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) tienen siete años sin un seguro de vida y, en ese periodo, han fallecido al menos 54 oficiales que se encontraban activos o en retiro.

El incumplimiento de este derecho inscrito en la Ley de Seguridad Pública, orilló a los efectivos municipales a manifestarse la mañana del miércoles 30 de marzo, frente a la comandancia de Calle Novena y Espinoza.

Previo a la movilización, personal que labora en la administración municipal de Armando Ayala Robles realizó un llamado para evitar la protesta.

Además, apenas el lunes 28 de marzo, el XXIV Ayuntamiento de Ensenada lanzó el concurso de licitación para la contratación de pólizas. Sin embargo, el problema surgió porque este beneficio sólo fue contemplado para agentes activos y pensionados, dejando fuera a alrededor de 40 personas, por recibir estas últimas una jubilación a cargo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

A la protesta acudieron los líderes de las tres asociaciones policiales en Ensenada, quienes advirtieron, no cesarán las movilizaciones hasta que todos reciban seguro de vida.

En respuesta, personal de Oficialía Mayor del XXIV Ayuntamiento refutó que la licitación incluye a los agentes activos y pensionados, pues los que gozan de IMSS ya no se encuentran en la nómina municipal.

El Artículo 206 -IV de la Ley de Seguridad Pública, menciona el otorgamiento a los familiares y dependientes que designe el miembro como beneficiarios, de un seguro de vida o pago póstumo único por muerte, ya sea por virtud del cumplimiento del servicio, por jubilación, pensión o en retiro.

 

LICITACIÓN DE ÚLTIMO MINUTO

Los manifestantes declararon a ZETA que desde hace un año comenzaron a girar oficios a Oficialía Mayor, con el fin de obtener una póliza de seguro de vida para los agentes activos, en retiro o jubilados. No obstante, la autoridad municipal respondió apenas el 28 de marzo, cuando publicó el concurso de licitación 001/2022, bajo el título Adquisición de la Póliza de Seguro de Vida para Policías Activos y en Retiro de la Dirección de Seguridad Pública del XXIV Ayuntamiento de Ensenada.

La propuesta considera a mil 006 policías con una suma asegurada de 300 mil pesos por fallecimiento.

En ese rubro la cobertura es básica, además de un anticipo de suma asegurada por enfermedad terminal y servicios funerarios, sin embargo, las y los afectados llamaron la atención de que el periodo de vigencia será únicamente por ocho meses: del 25 de abril al 31 de diciembre de 2022.

 

DIRIGENTES DE POLICÍAS EXIGEN AUDIENCIA

Efraín Ávila Cruz, presidente de la Asociación por la Dignificación Policías, explicó que si bien en la Ley de Seguridad Pública se establece que ya no hay relación laboral entre el jubilado y el gobierno, ellos aún reciben la pensión por parte del Ayuntamiento.

“Esto comprueba que sí hay una relación y en los convenios dice que, al retirarte, tendrás derecho al seguro de vida vitalicio”, argumentó.

De 2019 a marzo de 2022, han fallecido 29 policías no afiliados al IMSS, por lo que sus familias aún no reciben el dinero que merecen.

Jesús Hernández Vélez, presidente de la Asociación de Policías Profesionistas de Ensenada, resaltó que, pese a las diferencias ideológicas entre las agrupaciones, estas persiguen un mismo fin. Pidió seriedad al alcalde Ayala Robles, así como considerar la precaria situación de las viudas y el riesgo que enfrentan los policías en activo.

Policías municipales llaman a paralizar actividades y protestar contra el director. No tienen seguro, ni uniformes, tampoco han recibido pensiones

“En el caso de las viudas de los compañeros, ellas se quedan a cargo y tienen que pagar deudas, rentas, alimentos y escuelas. Si les cortan el suministro, entran en serios problemas”, expuso.

En tanto, Juan Bosco Pérez, presidente de la Asociación de Policías de Ensenada, describió la relación entre los mandos policíacos con los agentes, como distante: “Nos han hecho a un lado -las autoridades municipales-, como si no existiéramos. Presumen de tener la mejor Policía, pero no tienen las herramientas necesarias”.

Para Bosco es injusto el hecho de que -por tradición- cada elemento ponga un día de haber de retiro, para dar 100 mil pesos a los familiares de los policías fallecidos, mientras que el gobierno no entrega ningún recurso.

 

DOBLE CALVARIO PARA VIUDAS Y FAMILIARES

Además del duelo que enfrentan las familias por el fallecimiento de sus allegados policías, las viudas, hijos, madres o hermanas deben tolerar la burocracia para recibir lo que por Ley les corresponde.

Erika Rodríguez Cota, esposa del oficial en activo Ángel Fernández Cabrera (fallecido en el IMSS hace un año siete meses por enfermedad), no ha podido tener acceso al beneficio económico del gobierno municipal.

La familia no tenía deudas, pero sí dos hijos adolescentes, uno de los cuales está por ingresar a la universidad. “Son gastos grandes los que se me están presentando con los niños. Ángel era muy responsable y dedicado, le gustaba mucho lo que hacía. La verdad es que él amaba ser policía”, expresó la desconsolada mujer.

Por su parte, Perla Fernández Cabrera, hermana de Ángel, enfrenta un viacrucis para cobrar el seguro de vida, “mi hermano era un gran apoyo, incluso económico, para mi madre; no nos han dado una respuesta”.

Rosaicela García es viuda de Carlos Enrique Villa Segovia, un oficial retirado que murió a causa de una enfermedad en el páncreas. Ella tiene dos años y medio sin recibir el dinero del seguro. “Me traen vuelta y vuelta. Me hacen perder el tiempo porque no nos atienden y me siguen dando largas, aunque he entregado todos los documentos”, compartió.

Carlos Enrique es recordado por su familia como un agente “tremendo”, pero entregado a la labor policial.

“Los policías no gozan de sus días de descanso como cualquier otro trabajador. Me acuerdo que Enrique siempre estaba trabajando en Navidad o cumpleaños, para cuidar a otras personas”, relató, para concluir cómo extrañaba a su esposo todos los días cuando él salía a trabajar, pese a que ambos conocían el riesgo que significaba salir a patrullar en las calles de Ensenada.

Comentarios

Tipo de Cambio