Chinificación

Foto: Cortesía Jesús Martínez/Mujer ucraniana en Chernobyl
Opinionez lunes, 25 abril, 2022 12:00 PM

“Por eso los nuevos gritos de Moscú trabajan ahora en China contra los procedimientos de la dominación mundial, cuyo origen se encuentra en el Viejo Imperio romano. Todo es aún cuestión de la prole, grito de guerra de las masas… Solamente de las fuerzas éticas puede venir la salvación, y no del uso rencoroso de las armas, ni de la maldad, ni de los ardides, ni de las trampas de los diplomáticos”.

-Ku Hung-Ming, Roma o Moscú, Revista de Occidente (1926).

 

Alfonso Paquet publicó en 1926 para la prestigiada Revista de Occidente de Madrid, siete ensayos con el título Roma o Moscú. Incluido el de la Chinificación.

Tres ramas hay en el tronco de la cristiandad que se completan y preparan por igual la vuelta del Mesías. Hay un cristianismo de Pedro, el romano; un cristianismo de Pablo o el protestante y un cristianismo de Juan o el anatólico. Ninguna de estas tres doctrinas agota separadamente la verdad. Tan solo juntas la poseen en su plenitud. Vladimir Soloviov considera que el pueblo ruso, que está representado en la poesía bajo la figura de Juan el Mayor, no es, en manera alguna, el único pueblo elegido; ni tampoco es el mantenedor único de la idea de Dios.

Alrededor del histórico centro cristiano ortodoxo de Sofía o Sofinsky, en la Kiev actual, le regalan a usted La Atalaya, en ruso o ucraniano. Un buen amigo chino en Mexicali, lamentaba como por dinero, sus paisanos llegados del lejano oriente, por la necesidad, reparten en la comunidad china-cachanilla La Atalaya en Chino.

Las primeras comunidades a las que el gobernador Abelardo L. Rodríguez expulsó del territorio norte de Baja California fueron a los metodistas chinos y a los sacerdotes católicos originarios de Italia: Juan Rossi y César Castaldi. La Iglesia mexicalense contaba ya desde 1960’s con el Centro Católico Chino.

El cristianismo en Rusia, no nació en Moscú; se originó en La Rus de Kiev. Cabe recordar cómo en 1987, el Papa Juan Pablo II celebró con una carta apostólica El Milenio del Bautismo de la Rus de Kiev (987-1987). Visitaría Ucrania en Junio de 2001 con la beatificación en Lviv y Kiev de casi 30 mártires.

Foto: Jesús Martínez/Madre testigo del desastre nuclear de Chernobyl

Varias personalidades en el actual conflicto Ucrania-Rusia-Occidente están pidiendo la mediación del Papa Francisco. En el caso del presidente Volodimyr Zelensky, es un joven líder político de origen judío, gobernando unos seis millones de católicos, con una mayoría ortodoxa cristiana. Que depende de los patriarcados o patriarcas (jefes) de Turquía, Kiev y Moscú. Se trata de sacerdotes y religiosos que han sufrido de todo en la historia de sus países eslavos. Tan solo en 1903 los japoneses vencieron a los rusos en una de las tantas guerras que han sufrido.

Todos los días desde la invasión rusa a Ucrania escuchamos sobre los miles de millones de dólares que USA, la UE (Unión Europea), la OTAN, “aportarán” para apoyar en la defensa de los ucranianos. La verdad parece ser que esa ayuda se convertirá en una deuda que deberá pagar Ucrania al término de la invasión o que le cobrarán a Rusia para la reconstrucción de ciudades como Kiev, Mariupol o Kharkiv.

Hoy somos testigos de la crueldad de la guerra. Los enfermos, los niños, los ancianos, los pobres y los mismos soldados dejarán viudas y huérfanos. La ideología comunista y el marxismo son una mera careta para engañar a las masas; hay toda una oligarquía China, Rusa, Venezolana, Norteamericana, Latina, Ucraniana…

Muchos aún no conocemos sobre El Crimen de Katyn o el tratado Ribentrop-Molotov, cuando Stalin y Hitler (Rusia y Alemania) se repartieron Polonia; y ejecutaron a miles de altos mandos y soldados del ejército polaco, sepultándolos en fosas comunes.

Solamente de las fuerzas éticas puede venir la salvación, expresaba hace un siglo el pensador ruso Soloviov. Bien afirma el poeta y activista Javier Sicilia, que aquí y ahora en México estamos viviendo desapariciones, fosas clandestinas, el dolor de las madres buscadoras, el crimen de policías, campos de exterminio; y las fuerzas políticas encontradas y divididas en su afán por el poder y la avaricia.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio