Denuncia despido injustificado en la CNDH en Tijuana

Foto.-Cortesia
Ezenario lunes, 7 marzo, 2022 12:00 PM

Tras la amputación de su pierna derecha, a consecuencia de una enfermedad, el ex servidor público se abocó a cuidar su salud, por lo que no realizó su declaración patrimonial en el lapso requerido, motivo que originó que el organismo prescindiera de sus servicios

Por no presentar su declaración patrimonial en tiempo y forma, Radamés Guzmán Fuertes, fue despedido de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, organismo en el que se desempeñaba los últimos 14 años.

Guzmán Fuertes, de 48 años de edad, relató a ZETA que tras la amputación de pierna derecha en el año 2019, a consecuencia de una enfermedad, estuvo en tratamiento varios meses, tiempo en que le fue requerida su declaración patrimonial; pero al encontrase incapacitado, no la realizó en el tiempo en que le fue solicitada.

En el 2021 fue sancionado por el Órgano de Control Interno al incurrir en una falta administrativa; en aquella ocasión le mencionaron que podría hacerse acreedor a un mes sin goce de sueldo, tres sin sueldo, o bien el despido.

Guzmán Fuertes se desempeñaba desde el 16 de junio de 2013 como Profesional Ejecutivo de Servicios de Operación, entonces adscrito a la Quinta Visitaduría General. Anterior a ese cargo fue chofer del 1 de agosto 2007 al 15 de julio de 2013.

El ex servidor público, de acuerdo a la CNDH, infringió en lo dispuesto el artículo 49 fracción IV de la Ley General de Responsabilidad Administrativas, al hacer caso omiso de presentar su declaración patrimonial inicial, en el lapso del 1 de julio al 31 de agosto de 2020.

“Nunca fue mi intención incumplir obligación alguna, ni en este caso ni en los 14 años que llevo laborando en la CNDH, sino que me encontraba física y psicológicamente imposibilitado. En julio del año 2019, fui a hacer ejercicio, pero me salió una ampolla; no le tome importancia, ya que creí que no generaría consecuencias. Al transcurrir los días empecé a sentir molestas en la planta del pie, para cuando acudí al Issste me comentaron que me tenía que quedar internado por la gravedad de la herida en el pie, esto debido a que padezco diabetes”.

“Ante la complicación, me amputaron la pierna el 11 de agosto de 2019, motivo por el que me incapacitaron por cinco meses, de los cuales octubre y noviembre del mismo año percibí un sueldo íntegro, en diciembre de 2019 y enero de 2020, la mitad. En febrero dejé de percibir por completo mi salario, por lo que procedí a contactar a las oficinas centrales de la CNDH, donde me comentaron que al tratarse de una incapacidad Issste solamente cubría cuatro meses, por lo que solicité apoyo económico al organismo, mientras conseguía un préstamo o dinero para solventar gastos pendientes (como tratamiento, rehabilitación, prótesis)”.

Guzmán Fuertes añadió que después de la pérdida de su pierna cayó en una depresión, ansiedad, inseguridad, estrés y problemas económicos.

“Todos mis problemas físicos y económicos (tengo un hijo a quién le otorgo pensión alimenticia), toda esta situación, aportó a que yo omitiera mi declaración patrimonial entre otras cosas importantes y responsabilidades que debía cumplir”, justificó el ex empleado.

Según Guzmán Fuertes la obligación de presentar su declaración patrimonial era nueva para él, ya que no conocía el procedimiento para llevarla a cabo.

“El propio Sistema de Declaraciones Patrimoniales de la CNDH era algo nuevo para mí, no conocía ni los tiempos con los que contaba para hacerlo; sin embargo, después que me notificaron por parte del Área de Responsabilidades procedí a dar cumplimiento a tal obligación”.

Sin embargo, la resolución del área de Responsabilidades, Situación Patrimonial y Defensa Jurídica de la CNDH, refiere que la omisión fue subsanada de manera extemporánea el 24 de agosto de 2021.

De acuerdo al Órgano Interno de Control, Guzmán Fuentes, pese a que presentó diversas pruebas, no tiene una que acredite algún impedimento para su declaración con fecha posterior al 26 de enero de 2020, ya que su intervención quirúrgica fue el 11 de agosto de 2019.

“El 16 de octubre de 2020 le fue requerido cumplir con la obligación; aunque argumentó falta de recursos por su estado de salud físico, esto es ajeno al cumplimiento de su obligación, pues el sistema de declaraciones patrimoniales CNDH se encuentra en operación desde el 1 de julio de 2021 y podría acceder al mismo en todo momento ingresando al sitio web”.

“Tuvo oportunidad de presentar la declaración de situación patrimonial de inicio del cargo, en dos ocasiones distintas durante el año 2020, pero el involucrado refirió como argumento de defensa que la omisión en el cumplimiento de su obligación también se ocasionó de forma posterior al proceso operatorio ocurrido, derivado de su estado de salud física; sin embargo, es un argumento insuficiente para justificar la omisión ya que tuvo dos oportunidades de hacerlo durante el año 2020… y lo realizó 358 días posteriores al 31 de agosto de 2020 (y hasta el 24 de agosto de 2021)”, se lee en la resolución.

El martes 15 de febrero Radamés Guzmán Fuertes fue despedido del organismo, sin que hasta el momento se le haya entregado su liquidación.

“Solo pido justicia y que esto no quede impune; no es una falta grave la que se cometió. Lo dejan a uno vulnerable ante una situación así. Soy una persona discapacitada que se me va a complicar buscar un empleo, es inaudito que me hagan esto; me han cerrado las puertas el propio organismo que vela por los derechos humanos de las personas”, refirió.

Comentarios

Tipo de Cambio