15.8 C
Tijuana
viernes, diciembre 9, 2022
Publicidadspot_imgspot_imgspot_img

42 criminales violentan la Capital

Con los homicidios multiplicándose, en medio de las critica por la falta de control y deficiente coordinación para evitar el baño de sangre en el Valle y el imparable ingreso de “Los Chapitos” a Baja California por la zona de Mexicali, autoridades integradas a las Mesas de Coordinación identifican a los principales generadores de violencia: 39 hombres y tres mujeres, la mayoría pertenecientes a dos células criminales. Sólo tres de los presuntos delincuentes tienen  órdenes de aprehensión

El ingreso de “Los Chapitos”, Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán, a la pugna por el territorio controlado criminalmente por el Cártel de Sinaloa en Mexicali, incrementó la violencia homicida en la Capital bajacaliforniana.


Publicidad


De 149 asesinatos perpetrados en 2019 en Mexicali, llegaron a las 211 muertes violentas en 2020, lo que significó un aumento del 42%. El número de cadáveres siguió creciendo un 38% el siguiente año, hasta alcanzar los 292 homicidios en 2021.

El año en curso no pinta mejor, ya que al comparar el primer trimestre -de diciembre a febrero- de la administración de Marina del Pilar Ávila Olmeda, los 77 asesinatos son 50% más que las 51 victimas contabilizadas en el mismo periodo de 2021. De hecho, los primeros ocho días de marzo, los cachanillas ya contaron seis muertos.

Aunque el pleito entre células del Cártel de Sinaloa abarca todo Mexicali, el enfrentamiento más sangriento se está desarrollando por el Valle de Mexicali, donde se encuentran las rutas del narco por aire, y porque el embate más fuerte de “La Chapiza” proviene de Sonora. Muchos de los operativos homicidas son de entrada por salida, a través de San Luis Río Colorado.

Las zonas con mayores niveles de incidencia homicida detectadas por la Mesa de Coordinación por la Paz y Seguridad, son los ejidos Durango, Hidalgo, Pátzcuaro, Tula y Puebla. En cuanto a las colonias con más muertes, fueron identificadas Ampliación Santa Isabel, Barrio Álamo, Castro, Centinela y Eligio Esquivel.

Dos de los cabecillas de las principales células fueron capturados en este trimestre.

El 27 de diciembre de 2021, policías municipales de Mexicali detuvieron a Felipe Eduardo Barajas Lozano “El Omega”, identificado como cabecilla de sicarios de Alexander Sánchez Félix “El Ruso”. La incidental captura se dio porque el delincuente, intoxicado y amanecido, se puso a disparar al aire cerca de la casa de la gobernadora.

A Luis Alfredo Garibay Félix “Güicho”, lo detuvieron en un operativo iniciado la noche del 31 de enero de 2021 y concluido la madrugada del 1 de enero de 2022; se enfrentó con sus captores y resultó herido en el rancho de su tío,  donde se decomisaron armas de alto calibre.

Previo a estas aprehensiones, el enfrentamiento de las células del Ismael “El Mayo” Zambada y “Los Chapitos”  le había hecho crisis al gobierno estatal de Jaime Bonilla Valdez y a la fiscalía de Guillermo Ruiz; después que matones de la célula de “Los Rusos” de Zambada, en la zona limítrofe de San Luis Rio Colorado con el Valle de Mexicali -del lado cachanilla- hirieron, en un ataque incidental, el 23 de abril de 2020, al escolta de un empresario e integrante de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI). Y al día siguiente, el 24 de abril, mataron al operador de “Los Salazar-Chapitos”, Jorge Humberto Maya Siqueiros “El Vampiro”, e hirieron al socorrista Marcelino Monreal Ayala, cuando el presunto criminal era traslado en ambulancia hacia Mexicali, después de sobrevivir un primer ataque armado.

En ese contexto, y en medio de los intercambios de criminales entre cárteles, las autoridades integradas a las Mesas de Seguridad, como parte de los trabajos de coordinación, identificaron a los principales generadores de violencia. Algunos fueron identificados desde la primera década del año 2000, cabecillas a los que no han podido detener, o, peor aún, algunos que han sido capturados y liberados para seguir delinquiendo en la impunidad, pero también hay caras nuevas.

Las corporaciones dividieron a estos generadores de violencia en tres grupos:

 

LOS GARIBAY

Controlan el trasiego y menudeo en la Zona Sur del Valle de Mexicali.

Con varios integrantes en prisión, esta familia con actividad delictiva desde los años ochenta, ha militado con todos los cárteles: Arellano, Sinaloa y, en fechas recientes, cobijados por Los Mayos. De acuerdo con las autoridades, en este grupo, 12 son los generadores de violencia, y el recién detenido “Güicho” Garibay Félix era la cara más visible de la célula, porque hacía las veces de “brazo operativo” de los hermanos Manuel y Jesús Garibay Espinoza.

El primero identificado como traficante desde los años ochenta, detenido en 2010 y liberado en diciembre de 2014. Presuntamente habría protagonizado un desencuentro con “El Güicho” el primer trimestre de 2021, por mantenerse imparcial en el enfrentamiento que su sobrino tenía con “Los Rusos”.

El segundo, con diversas propiedades -un rancho, una gasolinera, unos abarrotes, un lugar para hospedar-, ha sido señalado por las fiscalías y secretarías de Seguridad, pero ninguna lo ha acusado formalmente. El 9 de julio de 2020, Jesús Garibay presentó una demanda de amparo indirecto en contra del gobernador del Estado, bajo el expediente 348/2020, por el impuesto ecológico estatal que la administración de Jaime Bonilla puso a la gasolina.

René Ledezma Jáuregui es el único de esta célula con orden de aprehensión, era la mano derecha de “El Güicho” y lo buscan por “homicidio calificado, lesiones calificadas, desaparición forzada de personas cometida por particulares”, cometidos el 23 de febrero de 2021en los ejidos Colima y Chiapas I, en la Zona Sur del Valle de Mexicali.

Las víctimas fueron cuatro hermanos de apellido Martínez Camacho y José Fidencio Granados, quiénes habían decidido abandonar la célula de Los Garibay. En medio de operativos criminales, hirieron de bala a un niño de 6 años y a una mujer. Los crímenes los habrían cometido con apoyo de Eduardo Molina Flores “El Zabe”, jefe de sicarios de “Los Salazar-Chapitos”.

Como parte de este grupo delictivo, el gobierno también identifica a Javier Gabriel Mora Pino, clasificado como jefe de célula, detenido en 2012 en posesión de 2 mil 900 dosis de ice, 94 pastillas psicotrópicas, 78 dosis de cocaína, 31 dosis de cristal y siete dosis de heroína. En 2020 fue denunciado por no pagar pensión alimenticia.

Además, en calidad de narcomenudistas y sicarios, se investiga a:

* Erick René Contreras López “Bagre”. Detenido en 2012 con otros dos sujetos en poder de un arsenal en el Ejido Piedras Negras, como sicario del ya fallecido Manuel Garibay Félix “El Manuelón”, quien desde el penal les había ordenado varias muertes, incluidas las de algunos de sus primos.

* José Carlos Camarillo Umaña “JC”

* José Roberto Contreras “Pelón”

* Gerardo Rodríguez González

* Ricardo Rizo Rodríguez “Pelón”

* José Adán Curiel López “Adancito”

* Óscar Parra Flores “Parra”.

* Francisco Gabriel Campos Barraza “Cachetes”

 

LOS RUSOS Y “OMEGAS”

En esta célula, las Mesas de Coordinación identificaron a 16 integrantes, encabezados por Jesús Alexander Sánchez Félix, alias Miguel Ángel Gaxiola Quintero alias “El Ruso”, quien de acuerdo con el reporte oficial, tiene orden de captura con fines de extradición. Operador de “El Mayo”, quien encabeza a los grupos de la Zona Norte del Valle de Mexicali y mantiene pugna interna contra “Los Salazar -Chapitos”, se enfrentó a Luis Alfredo Garibay Félix “Güicho” y a la célula encabezada por Vicente Martínez González “El Guilo”, a la que ha quitado varios integrantes.

Su principal operador, Felipe Eduardo Barajas Lozano “El Omega”, fue detenido a principios del este año.

Como cabeza de zona o plaza, pero sin mayores datos y sin órdenes de aprehensión vigentes, las agencias de seguridad refieren a Nathanael Pérez Robles, mientras como jefes de célula y distribuidores de enervantes, han identificado a:

* Maximiliano Aispuro Álvarez “Max”. Capturado en diciembre de 2018 en posesión de un arma larga y dos cortas; regresó a la calle, lo mismo el 11 de enero de 2019, cuando lo detuvieron con 500 gramos de cristal. La más reciente captura es del 15 de abril de 2021.

* Edgar Genaro Olivas Beltrán, capturado el 12 de enero de 2019 con 250 gramos de ice y un arma 9 milímetros.

* Ricardo González Valles “El Coríco”. Ex operador del “Guilo”, detenido en 2008 y 2009 por robo de vehículo, en 2012 por delitos contra la salud, por lesiones calificadas en 2015, y lesiones contra menores y daño en propiedad ajena en 2017.

* Cristian Alexis Mendoza Guillén “Plaga”. Reportado por su familia como desparecido desde 2018, en aquel año, las fuerzas coordinadas lo tenían clasificado como parte de Cártel de Sinaloa en la zona de San Quintín, en Ensenada.

* Las hermanas Tania y Blanca Cázares Rodríguez.

* Cristian Jael Barajas Lozano, hermano de “El Omega”.

* Martín Elenes Araujo.

* Jesús Emmanuel Arreola Alcaraz.

* Felipe Eduardo Barajas Chaidez.

* Jonathan Pérez Arias “Indio”.

En el rango de narcomenudistas y sicarios, el grupo coordinado enlista los siguientes objetivos:

* Eduardo Medina Pérez

* Carlos Iván Favela Cabrera

* José Carlos Astorga Núñez

 

“EL GUILO” Y LA RUTA DE LAS AVIONETAS

Otra de las células, mencionada de manera permanente en las Mesas de Coordinación, es la de Vicente Martínez González, con orden de aprehensión pendiente por robo en 2005, e incluido entre los principales generadores de violencia.

Es líder criminal con operatividad en la Zona Norte del Valle, sitio estratégico para el descenso de avionetas. Su campo de influencia incluye Ciudad Morelos, Ejido Pachuca, Guadalajara, Mérida y Los Algodones.

A partir de mayo de 2017, “El Guilo” empezó a resentir la embestida interna de Los Rusos, por lo que existen versiones extraoficiales de que en fechas recientes ha recibido y rechazado invitaciones de “Los Salazar” y del Cártel Jalisco Nueva Generación para abandonar el cobijo de “El Mayo”.

Actualmente las autoridades de BC no tienen a ninguno de su grupo entre los más buscados.

 

OPERADORES FUERA DEL ESTADO

La misma investigación sobre inseguridad en la Capital de Baja California incluyó, como líderes criminales “de plaza”, a:

* Luis Fernando Castro Villa “El Checo”. Cabecilla de cártel, identificado en el sexenio del ex gobernador José Guadalupe Osuna Millán, después de un fallido operativo de captura realizado en 2013, en una de las colonias de alto poder adquisitivo en Mexicali, en el que sólo se localizó a su familia. No se volvió a escuchar de él.

* Luis Enrique Fernández Uriarte “Kiki. Su actividad delictiva fue expuesta en las declaraciones de Jesús Vicente Zambada Niebla ante el gobierno de Estados Unidos.

Y como jefes de grupo y distribuidores de enervantes:

* Los hermanos Jorge Alberto, Miguel Ángel y Aracely Fuentes Madueño. “El George” fue detenido en 2009 en un almacén de droga en el fraccionamiento Vista Hermosa, acusado por el Gobierno Federal de México como cómplice de Joaquín “El Chapo” Guzmán. Fue liberado y no existe más información pública.

* Samuel Ibarra Peralta “Pía”.  Desterrado por Los Rusos, aliado a “Los Chapitos”. Opera el descargue de avionetas desde el Golfo de Santa Clara hasta La Puerta, y los ejidos Nayarit, Zacamoto, Durango y Cucapah. Ejecuta extorsiones y cobro de piso.

* Eduardo Alarcón Guillén “Colorado”

* Israel Leonel Trigueros Muñoz

* Emmanuel Everardo Serrano Salazar “Botas”

También, como cabecillas de distribuidores de droga y sicarios, sin capturas públicas ni órdenes de aprehensión vigentes:

* José Manuel Félix Aispuro

* Edgar Omar Amaya Ruiz “Siete”

* Armando Ojeda Ríos

* Mauricio Alarcón Fiscal

 

Y LOS CRIMINALES NO BUSCADOS

En Baja California, la operatividad delictiva de “Los Chapitos”, Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, data de antes de 2011, cuando la Corte del Distrito Sur de California inició la investigación que permitió que en 2014 presentaran cargos en contra de los hermanos y algunas decenas de socios criminales, incluido el padre, “El Chapo” Guzmán.

Los ubican en Mexicali como veinteañeros a partir de 2005, cuando la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos, levanto alertas en contra de sujetos a los que acusaron de “lavadores”, quienes no fueron detenidos, como Alejandro Flores, Luis Ibarra Cardona y Blanca Aguirre, mujer con residencia en Tijuana -con antecedentes por fraude-, hermana de Víctor Emilio Cázares Salazar – extraditado a EU en marzo de 2016-. La familia fue acusada de trasegar droga a Calexico, Valle Imperial, San Diego y Los Ángeles, y de lavar dinero con empresas de Mexicali y Tijuana.

A pesar de que no acostumbran la sierra como su padre y les gusta la fiesta, no existe mayor información o acusaciones en Mexicali contra “Los Chapitos”, salvo la presunta propiedad de terrenos que actualmente ya no se encuentran a sus nombres.

Los Guzmán Salazar no volvieron a ser noticia en BC hasta que se opusieron a los grupos protegidos por su padrino “El Mayo” Zambada, tras la extradición de su padre en 2017. Los sicarios a su servicio empezaron a tratar de mantener, recuperar y tomar territorios criminales que ya tenía el Cártel de Sinaloa, aunque para su grupo.

Los matones de “Los Chapitos” -encabezados por Néstor Pérez Solís “El Nini”- y “Los Salazar” -liderados por Crispín Salazar Zamorano y su jefe de sicarios Eduardo Molina “El Zabe”- decidieron entrar por la única plaza criminal identificada como exclusiva del Cártel de Sinaloa y, a partir del 15 de diciembre, el gobierno de Estados Unidos ofrece una recompensa de 20 millones de dólares por información que lleve a la captura de cuatro de los hijos de “El Chapo”:  Ovidio Guzmán López; Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar; además de Joaquín Guzmán. Cinco millones por cada uno.

- Publicidad -spot_img

Autor(a)

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -spot_img

Destacadas