MX pide en Consejo de Seguridad de ONU respetar “integridad” territorial de Ucrania

Foto: Twitter Marcelo Ebrard
Destacados martes, 22 febrero, 2022 6:55 AM

El Gobierno de México llamó, ayer lunes 21 de febrero, en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, a respetar la integridad territorial de Ucrania, ello luego de que Rusia reconoció a las regiones separatistas Donetsk y Lugansk como repúblicas independientes.

Durante la reunión de emergencia, el Gobierno México solicitó a Moscú cumplir con lo expresado en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU llevada a cabo el pasado 31 de enero, cuando aseguró no tener ninguna intención de invadir territorio ucraniano.

“Queremos recordar que en esta misma sala, hace algunos días, Rusia hizo una declaración contundente, en el sentido de que no invadiría Ucrania. Esperamos se mantenga el cabal cumplimiento de la misma”, dijo Alicia Guadalupe Buenrostro Massieu, Representante Permanente Alterna de México en la ONU.

“México reitera su compromiso con el respeto a la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas”, abundó la diplomática mexicana, durante la reunión del Consejo de Seguridad, que duró alrededor de hora y media.

Asimismo, el Gobierno mexicano urgió el cese inmediato de bombardeos de fuerzas rusas en la frontera de Bielorrusia y Ucrania, como parte de ejercicios militares, mismos que fueron reportados por observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación de Europa (OSCE).

“Resulta asimismo inaceptable que en los últimos días hayan aumentado los bombardeos, las explosiones y otras violaciones al cese al fuego […] Exhortamos a las partes a poner fin inmediatamente a estas acciones”, dijo la embajadora Buenrostro Massieu durante su intervención.

Sin embargo, el Gobierno mexicano evitó condenar abiertamente también los acuerdos de cooperación firmados entre Moscú y los separatistas rebeldes así como evitó mencionar el envío de tropas rusas con el supuesto objetivo de mantenimiento de la paz.

Según fuentes anónimas consultadas por el diario The Washington Post, México -miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU hasta finales de 2022- habría sido uno de los ocho países, de un total de 15, que habría votado a favor de la realización de la reunión de emergencia.

Además del Gobierno mexicano, los otros países miembros que apoyaron la moción del Representante Permanente de Ucrania en la ONU, Sergiy Kyslytsya, habrían incluido a Albania, Brasil, Reino Unido, Francia, Irlanda, Noruega y Estados Unidos, según las mismas fuentes anónimas, citadas por el WP.

“México participará en la Sesión Pública del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Ucrania. Nuestra postura ha sido en favor de la solución pacífica del conflicto,el respeto a la integridad de Ucrania y de las resoluciones de la ONU. Mantendremos esa posición esta noche”, escribió, horas antes, el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, en su cuenta de Twitter.

Este martes 22 de febrero, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, exigió a Occidente un “respaldo claro”, y acusó que la declaración de Moscú y la orden del ingreso de tropas a las regiones de Donetsk y Lugansk era una “violación de la soberanía e integridad territorial”. El mandatario ucraniano también dijo que su nación no “tiene miedo de nada, ni de nadie”.

RUSIA RECLAMA TERRITORIO Y DESPLIEGA TROPAS EN UCRANIA

Rusia anunció, este martes 22 de febrero, que su reconocimiento de independencia a zonas rebeldes en el este de Ucrania incluye zonas controladas por las fuerzas ucranianas, “en fronteras que existían cuando ellos proclamaron” su independencia en 2014, indicó el vocero del Kremlin, Dmitry Peskov.

Ayer 21 de febrero, el Kremlin publicó decretos ordenando al ministro de Defensa de Rusia, desplegar tropas para realizar “operaciones de paz” en los dos territorios separatistas de Ucrania que han estado en conflictos armados por al menos 14 años.

A través de un mensaje emitido en directo en cadena nacional, el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció, ayer lunes 21 de febrero, la independencia de las provincias ucranianas de Donetsk y Lugansk, autoproclamadas en 2014 con el apoyo de Moscú.

“Considero necesario tomar la decisión tanto tiempo esperada de reconocer de inmediato la independencia y la soberanía de la República Popular de Donetsk [DNR] y la República Popular de Lugansk [LNR]”, señaló Putin.

En su mensaje, el mandatario de Rusia también pidió a la Asamblea Federal rusa “ratificar los acuerdos de amistad y colaboración con ambas repúblicas”, mismos que “serán preparados y firmados próximamente”, agregó.

Asimismo, Putin criticó que las autoridades ucranianas “no reconocen otra salida en Donbás que no sea la militar”, por lo que exigió al Gobierno de Ucrania “cesar las agresiones” en la región, o en “en caso contrario, toda la responsabilidad recaerá sobre las autoridades de Kiev”, añadió.

El mandatario ruso lamentó que Kiev “repetidamente expresa su rechazo a cumplir los Acuerdos de Minsk […] No está interesado en una salida pacífica”, reiteró, antes de denunciar que, según él, Ucrania “trata de organizar una guerra relámpago, como en 2014 y 2015”.

“No pasa ni un día sin ataques en Donbás, continuamente utilizan armamento pesado, bloqueos, los asesinatos de civiles no censan y no se ve el final”, indicó Putin, quien también destacó que Occidente “prefiere no hacer caso” a esta circunstancia, “como si no existiera este genocidio”.

El mandatario ruso también denunció que las propuestas rusas en materia de seguridad enviadas a Estados Unidos y a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han sido “ignoradas”, por lo que advirtió de que, en esta situación, Rusia “no va a quedarse de brazos cruzados”.

“Recibimos muchas palabras generales, cosas secundarias, trataban de enredar las negociaciones y de todo el paquete [la no expansión de la OTAN, la no instalación de estructura militar de la Alianza cerca de sus fronteras y la vuelta a las fronteras pactadas en el acta fundacional OTAN-Rusia de 1997] no cambiaron nada”.

Además, el mandatario ruso aseguró que la OTAN “engañó” a Moscú en el asunto de la no expansión y recalcó que, según la información que manejan las autoridades rusas la intervención de occidente en Rusia “es una cuestión de tiempo”.

“En ese escenario, los riegos para Rusia crecerán de una manera significativa”, continuó, para luego decir que, según “documentos estratégicos” de la OTAN, pronto sucederán “los ataques preventivos contra los enemigos de la Alianza”.

Putin también criticó las “amenazas de chantaje”, en referencia a las sanciones que puedan imponerse contra Rusia en caso de una invasión a Ucrania, mismas que fueran anunciadas ese mismo lunes 21 de febrero, desde Washington.

El presidente ruso destacó que la Constitución de Ucrania “no permite instalar bases extranjeras en su territorio”, pero aseguró que ello “es una formalidad y se puede sortear”. Asimismo, enfatizó que cada país tiene el derecho a elegir a sus aliados”, pero también citó el principio de seguridad indivisible, que indica que no se puede reforzar su seguridad a costa de la de otros.

Putin también afirmó que Ucrania ha declarado su intención de fabricar armas nucleares, e insistió en que estas “no son palabras vacías”, porque Kiev “tiene a su disposición tecnología soviética”, por lo que la situación “empeorará más”, indicando que los rusos “no podemos hacer otra cosa que reaccionar”, y diciendo que Occidente “infla” a los ucranianos “”con armamento”.

Putin subrayó que Ucrania forma parte de la historia rusa, de su “espacio espiritual” y cuyos ciudadanos son “camaradas, amigos y tienen lazos de sangre” con los rusos. También citó el “nacionalismo” ucraniano, señalando que las autoridade de dicho país “tratan de borrar la memoria genética de todas las generaciones”.

“No es sorprendente que el nacionalismo [ucraniano] se haya vuelto rusófobo”, insistió Putin, quien también señaló que “en Ucrania no se ha formado un Estado contundente”, aseverando que las autoridades no buscan “satisfacer las necesidades del pueblo, sino satisfacer los deseos de los oligarcas”.

Según Putin, los nacionalistas ucranianos ejercen un poder “propenso a la corrupción”, que ha puesto “en riesgo los intereses reales del pueblo”, además de que los ciudadanos de Ucrania han quedado “sacrificados a sus intereses nacionalistas”.

Además, el mandatario ruso consideró que el Euromaidán –las protestas que propiciaron un cambio de régimen en 2014– “no aproximó a Ucrania a la democracia” y que dicho país se “deslizó” a la guerra civil, por lo que en la actualidad “vive una crisis social y económica aguda”, porque “robaron” las el dinero que destinó la Unión Soviética.

Antes, el Kremlin anunció que Putin informó de su decisión al canciller alemán, Olaf Scholz, y al presidente de Francia, Emmanuel Macron, quienes se dijeron decepcionados. El pasado 20 de febrero, este último mantuvo conversaciones telefónicas con su homólogos estadounidense y ruso, a quienes les propuso celebrar una cumbre entre ambos, para abordar las cuestiones de seguridad y estabilidad estratégica.

Según informó el Palacio del Elíseo, tanto Putin como Biden aceptaron “en principio” participar en dicha reunión, que solo tendrá lugar si Rusia no invade a Ucrania, detallaron desde la Presidencia francesa.

No obstante, el pasado lunes 21 de febrero, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, no confirmó que dicha reunión se haya concretado. “Es demasiado pronto para hablar sobre planes específicos para organizar cumbres [presidenciales]”, indicó.

Los líderes de la República Popular de Donetsk, Denis Pushilin, y la República Popular de Lugansk, Leonid Pasechnik, habían pedido a Rusia que reconociera la independencia de ambos territorios, tal como planteó la semana pasada la Cámara baja del Parlamento ruso.

Los separatistas creen que es necesario que Moscú les conceda un nuevo estatus para proteger a la población y las infraestructuras civiles de la “agresión” del Ejército ucraniano. Donetsk y Luhansk están bajo control de grupos prorrusos desde 2014, cuando milicias separatistas se enfrentaron con el Gobierno de Ucrania.

La cadena británica BBC recordó que, desde entonces, pese a un acuerdo de cese el fuego firmado en 2015, en esa zona ha habido brotes frecuentes de violencia entre estos grupos y fuerzas ucranianas. Dicho conflicto ha causado la muerte de unas 14 mil personas, según cifras de la organización no gubernamental International Crisis Group.

ANUNCIAN SANCIONES CONTRA RUSIA

“Estamos dispuestos a reaccionar con un frente unido y fuerte, si decide hacerlo […] Ciertamente si hay una anexión, habrá sanciones. Y si hay reconocimiento, pondré las sanciones sobre la mesa y los ministros decidirán”, advirtió, el pasado 21 de febrero, Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, en una rueda de prensa.

En un comunicado conjunto, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijeron que el bloque “reaccionará con sanciones” y “reitera su apoyo inquebrantable a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas”.

Asimismo, la UE advirtió que el reconocimiento del Gobierno de Rusia a la independencia de las regiones separatistas del este de Ucrania Donetsk y Lugansk es una violación a la ley internacional.

En tanto que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ​​alertó sobre la “acción unilateral” que podría “socavar” la soberanía de Ucrania, esto en referencia al reconocimiento de las repúblicas separatistas del este de Ucrania de parte de Rusia.

Por su parte, la Casa Blanca adelantó, el pasado 21 de febrero, que el presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, ordenará nuevas sanciones contra Rusia, tras el reconocimiento a regiones ucranianas separatistas.

Las medidas incluirán la prohibición de nuevas inversiones, comercio, y financiamiento de personas estadounidenses a, desde, o en las regiones separatistas en el este de Ucrania. La sede del Poder Ejecutivo de EE.UU. indicó que en breve se darán a conocer nuevas medidas en respuesta a la violación de Rusia a los tratados internacionales.

PRESIDENTE DE UCRANIA HABLA CON JOE BIDEN

Por otra parte, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, habló, el pasado lunes 21 de febrero, con su homólogo estadounidense, Joe Biden, respecto al discurso del mandatario de Rusia, Vladimir Putin, por lo que convocó a su Consejo de Seguridad.

La llamada se dio luego que Putin firmó el reconocimiento de la independencia de Lugansk y Donetsk, territorios separatistas prorrusos en Ucrania. Ayer domingo 20 de febrero, ambos mandatarios también conversaron por teléfono.

Biden y Zelenski acordaron insistir con la “diplomacia y la disuasión” en la concentración de las fuerzas rusas en su frontera. A través de un comunicado, la Casa Blanca dijo que los presidentes “coincidieron en la importancia de mantener la diplomacia y la disuasión en respuesta a la concentración de las fuerzas militares rusas en las fronteras con Ucrania”.

Asimismo, Zelenski hizo una invitación a Biden para que visite Ucrania, además de que dijo que está convencido de que con “su llegada a Kiev en los próximos días, que son cruciales para la estabilización de la situación, será una señal poderosa que contribuirá a la desescalada”.

Además, el presidente de Ucrania pidió frenar “cualquier escalada en torno a Ucrania” y le aseguró a Biden que la capital Kiev y otras entidades se encuentran seguras y bajo protección, por lo que pidió a la población que no entren en pánico.

Comentarios

Tipo de Cambio