Acusan a policías municipales de entrar a una casa a robar

Fotos: Cortesía
Ezenario lunes, 14 febrero, 2022 12:00 PM

El jueves 3 de febrero había iniciado como un día normal para la señora Placida, quien tiene su casa en la calle Solidaridad, de la colonia Valle Verde, y es reconocida entre la comunidad mixteca que vive en esa parte de Tijuana.

La mujer narró a ZETA con el apoyo de Iván García (quien sirvió como traductor), que alrededor de las 10:14 a.m. del día antes mencionado arribaron a su hogar agentes de la Policía Municipal y sin motivo ingresaron, pero no pudo comunicarse con los oficiales porque habla poco español.

Sin una razón obvia, los oficiales ingresaron a la casa donde estaban unos jóvenes, quienes le rentan la primera planta a la señora.

Allí viven tres hombres, una mujer y una niña, personas que también son indígenas y realizan distintos trabajos informales. Principalmente se dedican a la pizca.

“Entonces amedrentan a los inquilinos, quienes hablan dialecto, les dicen que se volteen a la pared y entran directamente al domicilio; uno [policía] se percata que hay una cámara de seguridad y la arranca, pero había más”, narró el traductor.

La casa de la señora Placida contaba con dos cámaras de vigilancia: una se encuentra en exterior y pudo captar cuando arriban dos patrullas; una tenía rotulada el número económico BC-600A-1. También se pudo ver que descendieron cuatro agentes que vestían el uniforme policiaco color azul; tenían capuchas que les cubrían la cara y portaban armas de grueso libre.

La cámara instalada en el patio captó cuando unos jóvenes jugaban futbol dentro del predio al arribo de los oficiales, quienes ingresaron sin mostrar documentos; después sometieron los jóvenes (unos no entendiendo el español). Entonces los oficiales ingresaron a la vivienda, pero también en ese momento uno de ellos arrancó la cámara de video.

Según la mujer, los oficiales subieron al según piso; cuando observaron que estaba en el balcón, la sentaron en un sillón, le quitaron el teléfono celular y comenzaron a gritar. Le apuntaron al teléfono, pero la asustada mujer no habla español.

En ese momento salió de un cuarto la hija de la señora; los agentes también la sentaron en el sillón y le quitaron el teléfono celular, incluso la regañaron cuando quiso ir a la estufa para apagarla, ya que se encontraban cocinando.

Fue entonces cuando dos policías comenzaron a revisar las habitaciones, a romper puertas, y hasta subieron al techo de la casa; destruyeron muebles, abrieron cajones y tras permanecer en la casa por aproximadamente 50 minutos, los policías se bajaron.

Antes de retirarse, los oficiales fueron encarados por la sobrina de Doña Placida, quien vive cerca, y como llevaba a su hijo, la amenazaron que le iban a quitar al menor para llevárselo al DIF.

“Ella dijo que al ver que se iban los policías notó que llevaban sus bolsas muy abultadas, así que ya cuando se fueron se dio cuenta que ya no estaba su dinero; tenía guardados aproximadamente 80 mil pesos”.

“Su esposo trabaja en Estados Unidos y siempre le manda dinero, además siempre se ha dedicado a los comercios informales, como las personas que rentan el primer piso; ellos trabajan en la pisca y tenían pocos días de haber llegado de Ensenada, explicó Iván García.

Sin embargo, hasta el momento la señora Placida no se explica por qué ingresaron a su casa, aunque sospecha que pudieron intimidar a un miembro de la comunidad mixteca y por algún motivo señaló su hogar.

“Es muy común, luego los policías te suben a la patrulla de la nada, te preguntan en dónde vives y pues sin ningún motivo van a tu domicilio y luego ven algo que les gusta y se lo llevan, así como el dinero, y más aquí que es un comunidad indígena”, dijo el acompañante de la denunciante.

Al día siguiente de los hechos, la señora Placida, en compañía de Iván García, interpusieron la denuncia en el Ministerio Público por el delito de abuso de autoridad, en donde se les otorgó el Numero Único de Caso 0204-2022-04829.

También denunciaron los hechos en Sindicatura Municipal, en el que se le dio el número de expediente IN-POL-88/2022, así como dieron aviso así a la Comisión de Derechos Humanos de Baja California.

La casa cuenta con cámaras de vigilancia que captaron la llegada de los oficiales

“Solamente queremos que se haga justicia; nadie de nosotros le hicimos nada a nadie, entraron a la casa y la destrozaron, tiraron todo y ya no estaba el dinero. Es algo que no entiendo, ¿por qué lo hicieron?”, explicó la afectada.

La Secretaría de Seguridad y Participación Ciudadana Municipal (SSPCM), informó a ZETA que el caso ya está siendo investigando de manera interna, incluso solicitó la queja presentada ante sindicatura municipal.

En consecuencia, aún es muy temprano para emitir alguna información, sin embargo, se aseguró que en caso de que se demuestre que policías municipales actuaron mal, se va proceder en consecuencia.

Comentarios

Tipo de Cambio