Sin pruebas suficientes, atacan Ómicron y Flurona en BC

Fotos: Jorge Dueñes
Destacados sábado, 8 enero, 2022 7:00 AM

 

La cuarta ola de COVID-19 inició después de los festejos de Navidad y fin de año. Luego que se registrara una disminución en los indicadores, la primera semana de enero volvió a elevarse el número de infectados (800 el 6 de enero) y ahora, con la presencia de la variante Ómicron y “Flurona” -unión de influenza y el coronavirus, los contagios crecen y las pruebas para la detección son insuficientes

 

 

Desde diciembre de 2021 comenzaron a registrarse los primeros casos de la simbiosis de dos virus mortales: influenza y COVID-19. Y aunque el temor a esta nueva sindemia estaba presente desde la anterior temporada invernal, en 2022 sucedieron las dos primeras defunciones por la simbiosis de los virus.

La comunidad médica internacional ha llamado a esta combinación de contagios “Flurona”, término acuñado en Israel, donde oficialmente se registraron los primeros casos, sin embargo, la infección de dos virus o el contagio de dos enfermedades es común.

En diciembre de 2020 se reforzó la campaña de vacunación contra el virus de la influenza, ante el incremento de contagios y hospitalizaciones a partir de la celebración de Halloween, la gente se aplicó el biológico y comenzó a resguardarse nuevamente, razón por la que no se registraron casos de esta simbiosis.

Sin embargo, las defunciones se incrementaron hasta tener más de mil 400 en diciembre de ese año y casi 2 mil en enero de 2021, por lo que muchas de esas muertes fueron catalogadas como COVID-19 únicamente, o bien, se declararon con otra enfermedad respiratoria, no así como una mezcla.

A pesar del incremento en los casos de contagios de COVID-19 en México (el miércoles 5 se registraron más de 20 mil), en Baja California ni el Gobierno de la República, ni el estatal, han incrementado el número de pruebas que se practican diariamente, o han hecho de este un servicio público sin limitaciones, como sucede en otras entidades, como Ciudad de México.

En el Seguro Social de Baja California, el índice de positividad ya se ubica en el 70%, es decir, que de cada diez personas que acuden a practicarse una prueba para la detección del contagio, siete son positivos. Sin embargo, no se aplican más pruebas.

Mientras que en la Secretaría de Salud, la positividad es del 50%, de acuerdo con su titular, José Adrián Medina Amarillas, aunque la percepción de los médicos al frente en las clínicas de fiebre, es que esa estadística ronda el 70%, comentaron a ZETA.

Esta situación, aunada a que los resultados de pruebas realizadas en laboratorios privados no son considerados para la estadística oficial, impide que se conozca el número real de contagios en la entidad y el nivel de penetración que ha tenido la variante Ómicron, al grado que el secretario de salud únicamente reconoce dos casos de contagio con esta variante en todo Baja California.

 

PRUEBAS INSUFICIENTES

Las filas para practicarse una prueba en las clínicas de fiebre son de horas, como constató ZETA en un recorrido por las clínicas de fiebre del fraccionamiento Mariano Matamoros y de la colonia Francisco Villa.

Por ende, la gente se está yendo a hacer pruebas en las farmacias o consultorios de tiendas departamentales, aunque tenga que pagar 400 pesos por ellas.

“La fila era interminable y todos tosiendo, yo sólo me quería quitar de ahí porque si no tenía el virus, ahí lo iba a agarrar”, dijo una mujer que esperó tres horas haciendo fila para practicarse la prueba en el consultorio médico de Abarrotes El Florido.

Al respecto, Medina Amarillas admitió, en conferencia de prensa el 6 de enero, que los números en los contagios se están saliendo de control después de Año Nuevo, pues en 24 horas se reportaron 800 casos nuevos de la enfermedad, razón por la que han tomado medidas; sin embargo, ninguna implica hacer mayor cantidad de pruebas o en lugares más accesibles para la población.
Según personal de Salud consultado por este Semanario, otro de los problemas en las clínicas de fiebre es la falta de recurso humano, pues no hay trabajadores suficientes para poner más lugares o abrir más turnos, como se hacía en un inicio, con pruebas hasta las 17:00 horas todos los días de la semana.

El personal se debe dividir entre las jornadas de vacunación, las clínicas de fiebre, la atención en primera línea y los pacientes de otras enfermedades, aunado a aquellos que están de vacaciones, resguardados o se jubilaron.

De acuerdo con el secretario Medina Amarillas, se realizaban alrededor de mil pruebas diarias en todo BC desde diciembre, la mayoría provenientes del Instituto Mexicano del Seguro Social, quienes hacen el test a todo el que acude, mientras que la Secretaría de Salud aún aplica el Modelo Centinela. Es decir, que sólo le hacen la prueba al 10% de la población que acude a estas clínicas y que reúnen los requisitos de riesgo.

En el cuestionario incluyen preguntas sobre alguna comorbilidad, si se estuvo en una situación de riesgo, si presenta síntomas, si viajó o si estuvo en contacto con personas infectadas. A criterio del entrevistador, se determina si a la persona se le hace la prueba o no. Caso contrario, sólo dan medicamento de seguimiento (paracetamol, para la fiebre en caso de presentarla) y piden que se resguarde en casa 14 días, y el paciente se va sin la certeza de si tiene la enfermedad o no.

El 5 de enero, el titular de Salud informó en conferencia de prensa que las pruebas diarias se habían duplicado en el sector público, es decir, ahora se realizaban alrededor de 2 mil, mientras que en el sector privado eran 3 mil y se estaban preparando para una saturación en hospitales, pues ya se estaban registrando los pacientes que celebraron las festividades navideñas.

Mientras que en otras entidades como Ciudad de México, donde tienen quioscos gratuitos para hacerse la prueba de detección del virus SARS-CoV-2 sin limitaciones o cuestionarios, ante el incremento de contagios en Tijuana, sólo hay siete clínicas de fiebre para aquellos que no cuentan con derechohabiencia: el Centro de Salud del Mariano Matamoros, Cañón del Padre, Francisco Villa, Hospital General de Tijuana, Tecate y los de Rosarito y Tecate.

“Ayer en un filtro de la Clínica 27 del IMSS se vieron entre 100 y 114 pacientes en un turno de seis horas, y de ellos, 69 salieron positivos, es altísimo, se acabó el turno y todavía había entre 60 y 64 esperando, que quedaron para el turno de la noche” dijo una médico que se encuentra en uno de los filtros.

SEGUNDO CASO DE ÓMICRON: “SEGURO HAY MÁS CASOS”

José Adrián Medina Amarillas, titular de Salud en el Estado, anunció que el miércoles 5 de enero se detectó un nuevo caso de la variante Ómicron en BC, el segundo en la entidad, “pero es seguro que hay más casos y que no tarda en ser la variante dominante, como lo está siendo en Europa y Estados Unidos”, dijo en conferencia de prensa.

Aun así, se continuará con el regreso a clases presencial en todas las escuelas de educación básica del Estado, a pesar de que los menores de 5 a 11 años tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad y de ser hospitalizados, como ha sucedido en países europeos y en Estados Unidos.

Cuestionado sobre el tema, el funcionario reafirmó que continuarán con el lineamiento federal de regresar a clases presenciales y, para combatir el aumento de contagios, comenzaron a implementar medidas en lugares de recreación y la escuela no es considerada como tal.

 

OCHO CONTAGIOS, UNA MUERTE POR “FLURONA”

La Secretaría de Salud del Estado dio a conocer que hasta el momento se han registrado ocho casos de la simbiosis entre estas dos enfermedades: uno en Ensenada, correspondiente a un hombre de 37 años, usuario de drogas, curado de tuberculosis, sin vacuna y en estado grave.

Asimismo, cuatro casos en Mexicali: tres mujeres de 78, 26 y 23 años y un hombre de 45, con comorbilidades como asma, obesidad e hipertensión, y sólo una de ellos vacunada; la adulta mayor y el masculino en estado grave y tratándose en el Hospital General de Mexicali, mientras que las dos jóvenes con seguimiento en casa.

En Tijuana, son tres los casos reportados: un hombre de 54, con diabetes, hipertensión y tabaquismo, en estado grave; un niño de 7 años con asma, ya dado de alta por mejoría y un joven de 22, con seguimiento en casa.

Por otro lado, de acuerdo con información de la Jurisdicción Sanitaria Número 2, once personas han registrado el virus de la influenza -sin distinción entre las distintas cepas-, de ellos, tres personas han registrado la simbiosis con COVID-19 y una de ellas ha fallecido, así como tres muertes sólo por influenza.

El Departamento de Epidemiología estatal informó que en lo que va de la temporada invernal se han reportado 55 casos de influenza estacional, 32 en Mexicali, 18 en Tijuana-Tecate-Rosarito, cuatro en Ensenada y uno en San Quintín; así como seis defunciones, dos en Mexicali y cuatro correspondientes a esta Jurisdicción.

“Yo tenía una gripa más fuerte de lo normal, sólo que no me daban muchas ganas de comer, me dio tos, aunque esa me duró sólo unos días, trataba de respirar profundo y comenzaba a toser”, dijo César, uno de los afectados con influenza y COVID-19.

Al presentar síntomas, tanto él como su madre se hicieron las pruebas sólo para descartar COVID-19, pero salieron positivas a ambas enfermedades, por lo que hicieron cuarentena, pero no quedaron registrados en la Secretaría de Salud y podría haber más casos similares que se trataron por fuera.

GESTIONAN VACUNA PARA MENORES DE 5 AÑOS

El secretario de Salud confesó que el Gobierno Federal aún no tiene contemplada la vacunación a menores de 5 a 11 años sin comorbilidades, ya que se está dando prioridad a la población de mayor vulnerabilidad.

Sin embargo, adelantó a ZETA que se está gestionando con los condados de San Diego e Imperial Beach la obtención de vacunas para inmunizar a los niños de estas edades, aunque no tienen fecha estimada.

Medina Amarillas mencionó que, de lograrse, la vacunación sería en la frontera entre México y Estados Unidos, tal como se hizo con el sector maquilador en el primer semestre de 2021, y faltaría por definir quiénes serían los menores seleccionados.

“Nos gustaría vacunar a todos por la línea federal, pero si no la hay, vamos a gestionar, que nos permitan por este donativo hacerlo, porque la razón por la que no lo han autorizado es por la disponibilidad de vacunas”, afirmó.

 

EXIGEN CERTIFICADOS

A partir del 5 de enero, Medina Amarillas dio a conocer las nuevas medidas para contener el aumento de contagios: a través de Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), cada negocio o comercio de recreación solicitará certificado de vacunación, nombre y número de teléfono, con el fin de que, si se registra un contagio, detectar dónde estuvo y así ubicar a las personas que coincidieron con el paciente, para darle aviso y que se resguarde.

Foto: Ernesto Eslava

Estas medidas se han aplicado en países asiáticos como Japón, el cual ha logrado contener el virus, así como algunos en Europa.

Gran parte de la población se ha quejado de esta medida al considerarla dictatorial, ya que obliga a vacunarse para acceder a estos lugares -bares, restaurantes, cines-, sin embargo, el titular de Salud respondió que se llegó a un acuerdo con empresarios y la Coepris para implementar este protocolo.

“No estamos obligando a nadie a vacunarse, pero se ha demostrado que la vacunación ha funcionado y han disminuido las muertes y la versión severa del virus, no queremos afectar al sector gastronómico o a la economía, pero tenemos que hacer algo ante esta posible cuarta ola”, concluyó el secretario.

 

Cubrebocas de tela no protege ante Ómicron: CDC

 

El Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) informó que no se recomienda el uso de cubrebocas de tela para protegerse de la variante Ómicron del virus SARS-CoV-2.

Desde que la COVID-19 se dispersó por el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) promovió el uso de cubrebocas quirúrgico N95 y KN95, pues eran los únicos con la seguridad suficiente para impedir que las partículas del virus se filtraran al sistema respiratorio.

Ante la falta de abasto de las mascarillas, pues la mayoría eran destinadas al sector salud, se comenzaron a usar de tela, aunque su protección era mínima, sin embargo, con la llegada de la Ómicron, es aún menor.

Los especialistas del CDC señalaron que el cubrebocas de tela no da la suficiente filtración de partículas, por lo que sólo es recomendable utilizarlos acompañados de otra mascarilla tricapa. Sin embargo, lo más recomendable es usar los N95, de preferencia “tener forma de taza, pliegue plano o pico de pato”, dos correas para rodear la cabeza y el puente nasal de alambre ajustable.

Asimismo, la OMS señaló que para manipular la mascarilla se deben lavar las manos antes de tocarla, verificar que no esté roto o con fisura, cubrir nariz, boca y mentón y verificar que no entre o salga alguna corriente de aire.

En ningún momento se debe tocar, y, de hacerlo, lavarse las manos inmediatamente, o bien, tocarlo de las correas; si ya se humedeció, se debe cambiar y al momento de desecharlo, meterlo en una bolsa de plástico.

Jamás se debe utilizar el cubrebocas de alguien más, o reutilizar uno de un solo uso, únicamente usar de tela, sin válvula de filtro y acompañado de uno tricapa, además de lavarlo diariamente.

 

Comentarios

Tipo de Cambio