Haitianos víctimas del crimen, falta de empleo y vivienda en Tijuana

Fotos: Jorge Dueñes
Edición Impresa lunes, 10 enero, 2022 12:00 PM

Más de 2 mil migrantes haitianos se encuentran en Tijuana, buscando empleo, vivienda y atención médica; sin embargo, han sido víctimas de la violencia en los primeros días del año. Gobierno municipal asegura trabajar en varias soluciones para la comunidad en contexto de movilidad en la ciudad

Conseguir vivienda en Tijuana es un viacrucis para toda aquella persona que no tiene una remuneración económica en dólares o con un salario inferior a los 20 mil pesos mensuales; sin embargo, si se es una persona extranjera en contexto de movilidad, la situación se agrava.

Una pareja de personas originarias de Haití que llegaron a esta frontera la última semana de diciembre de 2021, no ha podido encontrar donde pasar la noche. Los más de 25 albergues para migrantes en la ciudad se encuentran sobrepoblados, por lo que su única opción es rentar un departamento.

Rose y Junior, como se identificaron, provienen de Chile, donde vivieron alrededor de tres años, hasta que las oportunidades de empleo se fueron acabando por la tensión política generada en los últimos dos años en aquel país, por lo que decidieron trasladarse al Norte y buscar la posibilidad de recibir asilo en Estados Unidos.

Ambos se dicen conscientes de que el trámite es largo, por lo que han estado en la búsqueda del permiso para encontrar trabajo y así tener mayor respaldo para rentar un lugar para vivir, ya que los últimos días han tenido que deambular por la ciudad y les causa temor ser víctimas de algún acto delincuencial. Como le sucedió a un hombre proveniente de la isla caribeña.

El 1 de enero, alrededor de las 14:00 horas, se reportó a los números de Emergencia el homicidio de una persona en el puente que conecta la plaza Viva Tijuana y la calle primera del centro de Tijuana. Cuando elementos de seguridad llegaron al lugar, encontraron a un hombre de origen haitiano sin vida. Un par de sujetos salieron de la canalización del Río Tijuana, misma que atraviesa el puente, y en un intento de asalto, detonaron su arma de fuego e inmediatamente huyeron de nuevo a la canalización. La víctima quedó tendida en el suelo.

Junior relató a ZETA que durante esta semana que llevan en la ciudad han sido abordados por distintas personas en la calle que les ofrecen drogas; también le han ofrecido trabajo cuidando lugares que calificó como inseguros. Se enteraron de la muerte de su connacional en los primeros días del año y les preocupó ser otra víctima de la violencia.

En la primera semana de este año también falleció otra persona de origen haitiano, en este caso el hombre tenía 40 años de edad y se encontraba enfermo supuestamente de influenza; fue identificado cómo Jean Pierre y falleció el 4 de enero en el interior del Hotel Migrante de Tijuana, ubicado en la Zona Norte de la ciudad.

De acuerdo con el director de la institución, José María García Lara, director de la Alianza Migrante en Tijuana, el varón llegó solo al hotel el 29 de diciembre, luego de haber pasado una semana en el Hospital General de Tijuana con un cuadro de influenza.

Por ejemplo, en dicho espacio hay viviendo 56 hombres, mientras que en el albergue Juventud 2000 que también dirige y administra, hay 150 núcleos familiares de al menos tres integrantes cada uno.

Según el activista, se requiere de estrategias de mayor inclusión en la sociedad, trabajo, educación, vivienda, entre otras necesidades de la comunidad migrante de origen haitiano.

“Se necesita más sensibilidad y entendimiento de la sociedad para entender las causas que ocasionan que estas comunidades de migrantes estén llegando a nuestra frontera, buscando mejorar su estatus de vida. Quizá tengan que pasar varios años para mirar que eso suceda completamente, sin embargo, por parte de ellos se ha mirado que tienen una muy buena intención de quedarse en esta ciudad, con un buen comportamiento, buscando trabajo y lugares donde vivir”, declaró José María García Lara.

Datos del Ayuntamiento de Tijuana indican que de octubre de 2021 a la fecha, se han recibido alrededor de 2 mil 500 personas de origen haitiano en la ciudad, las cuales aseguran se les brindó apoyo en salud y refugio en la temporada de lluvias.

 

GRANDES RETOS PARA 2022 EN MATERIA MIGRATORIA: ENRIQUE LUCERO

De acuerdo con el director de Atención al migrante del gobierno municipal, Enrique Lucero Vázquez, varios factores contribuyen a que la ciudad siga recibiendo cientos de migrantes y deportados, por lo cual se deben atender con prontitud, al no haber capacidad en infraestructura ni económica para recibirles.

“Las condiciones en los lugares de origen aún no mejoran, y la suspensión o lentitud de los procesos de asilo en Estados Unidos, esos dos factores nos han puesto en esta dinámica que vivimos en 2021. Nuestra ciudad se convirtió en un cuello de botella, porque no hay un avance en los procesos de asilo”, declaró.

En su perspectiva, se avecina un gran problema para esta frontera, dado que según los informes y las tendencias migratorias los flujos migratorios continuarán durante 2022, incluso habría un incremento de hasta 20% respecto a los últimos dos años.

“Tenemos varios elementos que se están conjugando ahorita, deportaciones masivas de Estados Unidos, nos retornaron hasta noviembre de 2021 a 75 mil personas; ahora con los MPP no sabemos cuánto nos vayan a retornar, se habla de 8 mil, y también el tema de los desplazados forzados internos, los más de mil 500 migrantes haitianos que llegaron, todo eso más el elemento COVID-19, que hace los procesos más lentos”, señaló.

Para Lucero Vázquez, uno de los principales retos de la administración municipal que encabeza Montserrat Caballero Ramírez, es conseguir más espacios para albergar a los migrantes que están en constante llegada a la ciudad, además de acercarles servicios de salud, asesoría legal y apoyo para su integración la vida económica y social de la región.

“Con el último flujo de haitianos se saturaron los albergues, andan entre el 95 y 100% de su capacidad. Trabajamos con 13 albergues, pero hay más de 25 en la ciudad. Hay albergues donde sólo aceptan mujeres y niños, y se tienen que dividir parejas; por ejemplo, en el Centro Integrador para el Migrante, hay un brote de varicela, ahí hay como 450 personas”, informó.

“El Santuario Migrante está cómo a su 80% de capacidad, pero ahí sólo reciben familias y es por una instancia corta. Nosotros pusimos un albergue temporal de 13 días en la Unidad Deportiva Reforma, atendimos a 290 personas, muchos pudieron conseguir donde rentar y los apoyamos a canalizarlos en otros espacios”, agregó.

Otro de los temas que está trabajando la Dirección de Atención al Migrante, es la inserción de estos, principalmente haitianos, al campo laboral, ya que han buscado a la institución para activarse económicamente.

“Estamos trabajando para incorporarlos al mercado laboral, buscando un acercamiento con el SAT (Servicio de Administración Tributaria) para que nos facilite el proceso de alta de RFC, porque el último flujo de migrantes viene con la actitud de trabajar, ellos no vienen desplazados de Haití, provienen de Brasil y Chile”, explicó.

El sector maquilador de la ciudad ha expuesto que hay alrededor de 11 mil vacantes para los migrantes, pero el obstáculo para emplearlos es la falta de expedición del RFC, para que puedan trabajar bajo la formalidad y con todas las prestaciones de Ley, como un ciudadano mexicano más.

“Estamos haciendo un padrón en colaboración con Gobierno del Estado y acercarnos al SAT para que haga una jornada especial y se incorporen a la vida laboral. Con esto ya se incorporan, ya tendrían un ingreso, ya podrían rentar, entre más rápido les resolvamos esas trabas, mejor”, destacó.

Otro reto, incluso uno de los más necesarios a cumplir, es la reubicación del campamento migrante instalado en las inmediaciones del cruce fronterizo de El Chaparral, el cual data de marzo de 2021 y cuya población está en condiciones de vulnerabilidad.

“Encontrar algún lugar para campamento del Chaparral, para los pobladores del lugar, porque si se va a venir más población, tenemos que tener una solución, si no, se nos puede salir de control, por ese motivo se está buscando un lugar especial y donde haya espacio para más comunidad. Se tienen contempladas algunas bodegas, incluso el mismo Barretal podría habilitarse nuevamente, pero ya como un albergue reintegrador, mejor acondicionado, con mejores opciones”, concluyó el activista.

 

Comentarios

Tipo de Cambio