Lo peor del PRI y del PAN

Foto: Archivo/Ex gobernador Jaime Bonilla
Opinionez lunes, 27 diciembre, 2021 12:00 PM

Parece una necedad de ambas partes, INE y 4T. Muchos no estamos conscientes para una consulta de revocación de mandato. Pero la vanguardia social más consecuente politizada y con visión de los riesgos del futuro, está consciente de un fraude, avalado por un INE reaccionario, o un golpe blando tipo Dilma Rousseff.

Este sector de la sociedad, si queremos la consulta, es un seguro político para gobiernos espurios, oligarcas y sus mandaderos, déspotas, autoritarios, fraudulentos, con prácticas retrógradas antidemocráticas que los hemos padecido en los últimos 40 años.

Administraciones que han consolidado la impunidad, la violación de la constitucionalidad, imponiendo leyes secundarias sobre la Constitución, como las privatizaciones estratégicas de energía eléctrica, petróleo, su industrialización y sus consecuencias de menor empleo, inversión, investigación científica, desarrollo, control de precios, autonomía. Estos temas fortalecen la independencia económica, la capacidad de negociación internacional y restauran la soberanía.

Para los voluntarios va un reconocimiento, pues fue un reto en una comunidad mayormente despolitizada y desinformada, pues al grueso de la gente le importa más el día a día, y cómo resolver sus necesidades básicas.

El fracaso educativo, una religión incapaz de despertar a sus feligreses a la realidad y sus intereses genuinos, la manipulación y omisiones de los medios, el cultivo perverso de la apatía social a participar.

Lo mediático distrae, y es un muro invisible para la organización de las comunidades, para resolver con más inteligencia sus problemas. Estamos programados para comer ávidamente basura publicitaria; pero no hay estímulos para pensar en los beneficios de una herramienta vinculada a su bienestar, que es la práctica de consulta social democrática consciente.

La idea de hacer dos municipios de Tijuana viene del Gobierno del Estado. Quieren debilitar el búnker de Bonilla. Es producto de una división previa entre los alcaldes que apoyan sin pudor al exgobernador, “Subsecretario de Gobernación”, que no se resigna al fracaso de 5 años. Es para demoler al exgobernador que opera sin disimulo en 5 alcaldías de la costa de Baja California.

El Este de esta frontera está resentido y agraviado, como toda Tijuana y BC. Grandes carencias de seguridad pública, densa población, ausencia de recursos humanos idóneos, recursos, urbanización, servicios públicos. Se concentra marginación, pobreza y delincuencia, sin estructura administrativa ni liderazgos naturales, ni los recursos para prioridades. Donde se teme al delincuente y al policía. Cae la idea como semilla en terreno fértil que puede prender en la población esta falsa solución.

Las delegaciones están ahorcadas; no tienen facultades ejecutivas, recursos, personal, equipo, dependen del Municipio y de una burocracia más ocupada en negocios turbios. Seguro 1095 días es poco tiempo para ambiciones personales que ya asomaron sin recato.

La evidencia pública del secretario particular de la alcaldesa, que fue detenido con casi 300 mil pesos que no pudo explicar su origen honesto, ni por qué conducía un automóvil con características de oficial, sin serlo. Irregularidades de escándalo que, en un gobierno decente, generan rectificaciones, renuncias, investigaciones, información como muestras de respeto a Tijuana. Somos testigos de escenarios muy propios de lo negro del PRI y PAN.

Es que no hay necesidad de otro municipio, basta reorganizar esa gran demarcación con más delegados y recursos. Erradicando si hay voluntad política, el cinismo y descaro de la corrupción e ineptitud en las filas de los 3 niveles de gobierno; también el súper delegado nunca vio esta punta del iceberg. La delincuencia dentro y fuera del Estado, sigue comandando.

Esta realidad demuestra los adentros de la descomposición y la impunidad que parece que gobiernan. Donde juran no robar, mentir ni traicionar. Y el angelito de marras ya está instalado en su función de “servidor público”, protegido políticamente por órdenes de la máxima autoridad municipal.

El silencio. No hay una explicación decente transparente de nadie. Parece que fue un sueño, que no hubiera pasado esta muestra de cómo se las gastan y donde están su corazón e intenciones verdaderas.

¿Cuál ética, responsabilidad social y política? ¿Cuáles principios? ¿Cuál 4T? La ironía es que esta demagogia es “oro” para la crítica de derecha, de prácticas de nefasta derecha en BC y el país. Se tritura el discurso con estos hechos negros. Montserrat, su patrón Bonilla y su equipo cargara sobre sus espaldas lo negro que define su “gobierno y futuro político”; en que aspiran reelegirse y “ser gobernadora” en 2027. Virgen y madre santísima, el PRI y PAN han resucitado.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio