Reconoce Fragozo “servicio mediocre” en PJ

Fotos: Cristian Torres
Edición Impresa lunes, 22 noviembre, 2021 12:00 PM

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Alejandro Isaac Fragozo López, ha logrado navegar en un mar de calma política dentro del Pleno, pero durante su primer año, los embates fueron desde las oficinas adyacentes del Centro Cívico de Mexicali. Padeció la pandemia y algo peor: el mandato de Jaime Bonilla Valdez. En entrevista para ZETA durante su primer año, el magistrado enarbola logros como el cambio generacional, el tribunal electrónico, el avance de la justicia laboral y los centros de convivencia, pero reconoce que el servicio que brinda la institución es “mediocre”. Además, considera que es momento de que el Judicial se asuma como un Poder, no sólo como administrador de justicia 

Por medio de la conciliación cupular, pero también por la jubilación de los líderes de grupos antagónicos y el propio embate frenético que emprendió el ex gobernador Jaime Bonilla Valdez en contra del Poder Judicial, los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE) mantienen una tregua al interior del Poder Judicial.

A un año del ascenso de Alejandro Isaac Fragozo López, su principal reto no ha sido la lucha cupular, sino las presiones externas. Llámese pandemia o Jaime Bonilla Valdez y sus antiguos alfiles dentro del Congreso del Estado, y en menor medida, la burocracia y su pasividad para promover los cambios a los que se encuentran obligados.

En entrevista para ZETA, el también presidente del Consejo de la Judicatura reconoce que el Poder Judicial brinda una atención “mediocre, por decir algo bueno” y que existen grandes deficiencias en la administración de la institución.

Sin embargo, también resaltó los avances en torno al tribunal electrónico y a la justicia laboral, para la cual ya estaban listos para arrancar el 3 de noviembre, pero retrasos del Ejecutivo los obligaron a posponer su entrada en vigor.

Alejandro Isaac Fregozo López, Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo De La Judicatura del Estado TSJE

Desde su oficina en el segundo piso del Poder Judicial del Estado, Fragozo López afirmó que es necesario modificar la estructura del Consejo de la Judicatura y enfocarse en brindar un mejor servicio a la ciudadanía. A continuación, la entrevista:

¿Cómo describiría su primer año al frente del tribunal?

“Lo que puedo destacar es definitivamente la actitud y ánimo de los miembros del Poder Judicial y su cúpula, y poder retomar el rumbo e ir en la misma dirección. Antes de la votación yo quería ser presidente para unificar a las corrientes del Poder Judicial en el Pleno y los jueces. Lo que destaco, es que no obstante de la turbulencia, todos tuvimos la capacidad para hacer la cuenta nueva, sumar el objetivo común y dar un mejor servicio de administración de justicia. Y sobre todo un momento donde requeríamos cierta solidez, porque la situación política externamente estaba muy complicada”.

¿Es un cambio generacional del propio tribunal?

“Sí; no es porque yo esté al frente, tenemos alrededor de siete magistrados nuevos, yo me puedo considerar nuevo, creo que ya somos la mitad; se está renovando el tribunal, por eso es momento de darle un sesgo distinto. El Ejecutivo cambió, tenemos una gobernadora joven, con sensibilidad por la gente, y debemos emular esa situación para ser sensibles con la gente”.

¿Qué tan difícil fue la situación de la controversia y la relación con Bonilla?

“Fue complicado, pero cada personaje político tiene sus características, y al momento de sentarnos en la mesa, el actuar. Siempre he dicho que si actuamos de manera frontal y honesta, te van a respetar, que fue lo que sucedió; no obstante personalidad que dicen tener, tuvimos buen entendimiento con el ex gobernador y el secretario de Gobierno, y pusimos por encima la institución”.

¿Cómo quedaron los temas del tribunal electrónico y la justicia laboral?

“Estuve 25 años leyendo libros y códigos, tengo un año aquí y la gente que sabe de administración pública me ha tratado de transmitir que los cambios a veces son lentos. Yo me desespero, me he dado cuenta que los temas salen, pero a una velocidad distinta. Faltan nomás tres Juzgados en todo el Estado por implementar el tribunal electrónico, lo vamos a arrancar.

“En torno al tribunal laboral, es un compromiso del Estado, no tuvimos el apoyo del Gobierno del Estado, pero buscamos fondos federales e hicimos lo que nos correspondía y estuvimos listos el 3 de noviembre. Sin embargo, en esta nueva manera de impartir justicia no puedes ir tú solo, tienes que ir en comunión con los centros de conciliación, entonces, de nada servía que no empezara, si los centros no habían avanzado.

“Por determinadas razones vimos que les faltaba, nos sentamos con el secretario y la gobernadora; no se trataba de entrar, sino entrar bien. Lo importante es que el trabajador sienta el cambio entre la Junta de Conciliación y la nueva forma de impartición de justicia, nosotros designamos jueces unos días antes del 3 de noviembre, ya estábamos listos, los vamos a capacitar en diferentes estados”.

¿Cómo hacer para que no se sature como los otros sistemas de justicia? Es decir, tiene apenas seis jueces laborales para todo el Estado…

“Debemos trabajar coordinados, estoy seguro que vamos a trabajar con más, con el doble, con doce. Es un compromiso que trae la gobernadora, porque es también del Presidente. Es muy importante esta situación, pero lo más importante es tener un centro de conciliación efectivo.

“Lo que pasó con el Nuevo Sistema (de Justicia Penal) es que tiene el Centro de Justicia Alternativa Penal; cualquier sistema que esté basado en la oralidad requiere salidas alternas, el Nuevo Sistema debería judicializar del 3 al 5 por ciento de las carpetas y está judicializando el 30, eso significa que hay áreas de oportunidad ahí. Para que no suceda eso, debemos ver la capacidad de los centros, en la capacidad de los centros, si nos abren un centro de capacitación con 30 personas en el Estado, nos va a colapsar. Deben ser eficientes, efectivos, y no que nos falten especialistas; dependerá de la eficiencia de los centros de conciliación, se verá cuántos casos llegarán a la justicia laboral”.

También fue un año de pandemia. ¿Cómo hicieron para regresar?

“Fuimos abriendo por fases. Los contagios en Zona Costa estaban a la baja, entonces fuimos aperturando todo. Obviamente tenemos un rezago, pero lo más importante es lo que nos dejó la pandemia; lo que nos dejó es un reflejo de las deficiencias que tiene, vino a evidenciar los errores que tiene el Poder Judicial y uno de ellos es la atención al público. El año siguiente debe ser un lugar que esté 100 por ciento enfocado al justiciable, hoy me acaban de mandar un WhatsApp, una audiencia para septiembre del año que entra, en una jurisdicción voluntaria en un Juzgado familiar.

“Lo digo porque esto no puede pasar, es un servicio al justiciable mediocre, por decir algo bueno, no puedes citar una jurisdicción voluntaria para septiembre. Es cierto que hay mucho trabajo en los (Juzgados) familiares, pero no puede ser, eso nos evidenció la pandemia.

“Me reuní con los secretarios y jueces y actuarios, pidiéndoles y viendo sus necesidades, he tratado de cubrirlas al 100. Te puedo asegurar que he cubierto al 85 por ciento, pero ahora viene la nuestra, ahora yo les diré lo que requerimos en su lugar. Es cierto que han estado castigados en sus emolumentos, pero somos funcionarios públicos y estamos aquí porque nos gusta servir y no podemos poner pretexto que no nos han subido el sueldo, porque la puerta está muy grande.

“El servicio que tenemos lo debemos mejorar muchísimo, sobre todo en primera instancia, te puedo decir innumerable cantidad de situaciones, la gente no se queja de la tardanza de una resolución o una sentencia: la gente se queja del mal trato hacia el litigante, o la ciudadanía o el trámite, se queja que no llegan a las ocho, eso no tiene nada que ver con emolumentos. Me encontré un tribunal muy abandonado”.

¿Por qué estaba abandonado?

“El personal. Es cierto que no hemos tenido el presupuesto que tenemos, el 90 por ciento de las necesidades de los empleados y los litigantes se solucionan en cinco minutos, es cuestión de escuchar a la gente; el problema es que tenemos un organigrama que hace complicado escuchar a la gente. Es muy complicado escucharlos a todos, sí ha habido muchas injusticias laborales”.

El Ejecutivo quería desaparecer el Consejo de la Judicatura, pero Usted sugería modificarlo. ¿Cómo debe ser para que funcione mejor?

“La semana pasada, el presidente de la Suprema Corte dijo que convocaba a los estados a una gran reforma de la justicia local, respetando la soberanía de cada uno. Invitaba a hacer una reflexión y tratar de buscar una mejor administración de justicia. Algo muy cierto es que somos el primer cerco o la primera fase con la administración de justicia, al final llegan al colegiado o al amparo, pero el primer lugar de laceración o luz de esperanza, es la justicia local.

“Obviamente requerimos un Consejo, o como quieran llamarle, pero sí debemos eficientizarlo. Tenemos un consejo amplio, son siete consejeros, podríamos reducirlo y ser más eficientes, considero que debemos ser más eficientes administrativamente. El 95 por ciento de la gente de aquí es abogada y debemos aprender a ser en lo administrativo, somos un Poder y no hemos asumido como tal, sólo administramos justicia, crear Juzgados, pero debemos ser eficientes como Poder.

“Es un Consejo amplio, son procesos largos, licitaciones largas, muchas cuestiones políticas en un consejo de siete. Había una reforma que se arrastró en la General de Gobierno, era con una especie de unidad administrativa y que el presidente tenga capacidad de gestión, de determinación, pero aquí se trata de ser un órgano colegiado”.

¿Los poderes Ejecutivo y Legislativo no deberían tener intervención? Lo digo por los consejeros que designan…

“No lo llamaría intervención, pero es necesario un puente con el Ejecutivo, a final de cuentas es quien te apoya en torno al tema presupuestal y requieres un organismo ciudadano, pero, por ejemplo, el puesto de juez consejero es incómodo, es integrante y muy complicado que no apoye a su presidente, pero es juez, es su representante, no siempre puede hacerlo como él quisiera. Cabe una reestructuración, a lo mejor que fueran cuatro consejeros, no siete, y no por el emolumento, sino por la eficiencia, porque hasta para pintar un edificio tardamos”.

Las áreas civiles tienen un gran rezago. ¿Qué se pudo hacer al respecto?

“El divorcio incausado vino a incrementar de manera exponencial los Juzgados familiares, en materia familiar es urgente. Sinceramente tenemos una obligación moral de resolver el problema familiar porque algo no está funcionando, no se sí es mi edad, que tengo muchos colegas en proceso de divorcio, entonces, requerimos crear una salida más eficiente para el divorcio incausado que nos ha abarrotado los Juzgados familiares.

“No hemos podido vislumbrar la justicia civil porque la familiar y la penal requieren mucha atención en estos momentos, la estaríamos abordando hasta el segundo semestre del siguiente año. Debemos crear una forma distinta de hacer justicia, tenemos 100 años trabajando igual”.

¿Qué harán en cuanto a justicia familiar?

“No teníamos ningún Centro de Convivencia Familiar, ya aperturamos uno aquí en Xochimilco, va otro en Tecate y está en construcción el del Bosque de la Ciudad, para el año que viene habrá en Guadalupe Victoria. Ese es el compromiso, marzo y abril debe estar todo terminado, y Guadalupe Victoria y Tijuana para el año que entra. Ensenada se nos ha dificultado un poco, pero no lo quiero dejar pasar”.

¿Y La Encantada?

“Nos lo entregaron en octubre, está al 90 por ciento terminado, puede beneficiar a la ciudadanía, no tengo el personal para que se vaya a La Encantada, sí lo podemos ocupar, pero requerimos apoyo del Ejecutivo para que nos autoricen diez jueces y poder trabajar ahí. Ya hablé el tema con la gobernadora y se vio muy receptiva”.

¿Cuánto presupuesto buscan para el próximo año?

“Aún no está afinado al cien, pero estamos buscando mil 200 y mil 300 millones, este año nos gastaremos mil ciento y tantos, pero la reforma laboral requiere 45 millones de pesos al menos. Viene la justicia laboral, los centros de Justicia Alternativa, los centros de Convivencia, un Juzgado en materia familiar en Ensenada y otro en Tecate.

“Algo muy importante que le gustó a la gobernadora son los Juzgados de Violencia Familiar, es algo que traigo personalmente, nomás hay dos estados que los manejan, pero vamos a tratar de implementarlos”.

Precisamente hay un Centro de Justicia para la Mujer olvidado. ¿Funcionaría ahí?

“Básicamente lo que planeamos es un Juzgado por ciudad para que vea toda la violencia familiar, y lo que queremos es que no se revictimice, que con un solo Juzgado pueda tener una orden de protección, alimentos, custodia y todo ello, que no tengas que ir a varios Juzgados, sino que sea mixto. Esto no podría entrar en el esquema de justicia cívica”.

¿Cómo va el panteón forense? ¿Podrá extenderse a otros municipios?

“Hicimos un convenio con el Ayuntamiento de Tijuana para terracear un predio y el Ayuntamiento todavía no cumple; hubo un cambio de administración, pero el tribunal tiene el recurso para empezar a construirlo, estoy seguro que la alcaldesa nos va a apoyar, porque es para la ciudadanía”.

Pareciera que tienen muchos problemas con las áreas que deben trabajar en conjunto, no tanto con el recurso…

“Creo que sí, mitad y mitad, es un tema presupuestal, pero con voluntad política se hacen muchas cosas. Tenemos la apertura de las salas y esperemos que en enero haya dos salas civiles, los tres poderes, si nos juntamos, podemos lograr muchas cosas, si nos quitamos de prejuicios, podemos ayudar a la ciudadanía”.

El Poder Ejecutivo les debía dinero. ¿Cuánto es?

“Hablé con la administración saliente y no hubo buena recepción, disposición, se nos deben 134 millones. Ahí es donde estamos platicando, no he platicado con la gobernadora, pero es un tema que quiero platicar, porque esos 134 millones debemos el plan de beneficios y ciertos impuestos, por lo que descontando, todavía nos deberían unos 70 millones”.

¿Pueden cobrarlo aún después de que interpusieron un recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación y esta lo rechazó, al considerarlo extemporáneo?

“Legalmente es algo complicado, la Corte la desechó, no por extemporáneo, sino que argumentó que lo debías pedir en determinado momento, incluso todavía, aquí el detalle que te dejan expeditos los derechos, pero no vamos a ir a un Juzgado local, de nosotros, a cobrarle al Gobierno del Estado. Hay deudas importantes que tenemos, la cuestión del timbrado, la seguridad social, el fondo de pensiones que todavía debemos”.

¿Ya arrancó completamente el tribunal electrónico?

“Al tribunal electrónico le invertimos 30 millones por todo y empieza en noviembre, iba a ser en septiembre, pero hemos batallado con las personas, no han sido tan receptivos ni aplicados como habíamos pensado; ya están subiendo el 80 por ciento de los Juzgados”.

Gracias.

 

 

Comentarios

Tipo de Cambio