El Valle de San Quintín

Foto: Internet/Siguen en el olvido
Opinionez lunes, 22 noviembre, 2021 12:00 PM

En memoria del Ingeniero Héctor Fuentes López

 

Miles de indígenas siguen olvidados a 1,000 días de gobierno 4T, de un Presidente que venera a Benito Juárez. Aquí se acuerdan de obreros agrícolas en elecciones después del olvido criminal. Parcharon al hospital existente, con 4 cuartos. La promesa de un nuevo hospital quedó en el aire.  Y los patrones conectados a transnacionales intocables, obscenamente enriquecidos, siguen usando pesticidas cancerígenos que los asesinan con leucemia y cáncer y bebés con daño cerebral.  Frente a la impunidad de violar a las indígenas, tratadas como esclavas, las victimas guardan silencio para seguir trabajando.

A los capataces de los ranchos nadie los toca, operan con la protección de rancheros y el ominoso silencio de las autoridades hoy de Morena antes del PRI o del PAN. ¿Qué ha cambiado para bien de los y las indígenas? ¿Qué autoridad sanitaria y laboral aplica la ley en los campos de concentración? ¿Por qué enviar a miles de indígenas, incluso niños al surco criminalmente contaminado de químicos cancerígenos? ¿Dónde han visto al Partido Verde Ecologista de México actuar o decir media palabra? ¿Dónde está la indignación ante tales injusticias de los dirigentes de Morena?

No se actúa en consecuencia, ni con previsión social y de sanidad, ni se corrigen errores criminales. AMLO promete en 2018 la construcción y equipamiento de un hospital de especialidades en Valle San Quintín. Ante la vista gorda de sanidad federal, la población obrera agrícola pide a gritos un hospital oncológico, por el riesgo mortal de su trabajo frente a los pesticidas que criminalmente se aplican los empresarios agrícolas. Este grave tema está “invisible” en los medios.

Los salarios siguen siendo miserables. Los trabajadores de la agricultura, en su pobreza que raya en la miseria, viajan a Ensenada o Tijuana a atenderse de los males que se generan en la producción de fresa, tomate y hortalizas. Y no hay autoridad del Estado o Federación que advierta el crimen industrial.

Igualmente el daño a la salud de millones de consumidores. A los productores rancheros los cobija un manto de invulnerabilidad y protección de las autoridades de Medio Ambiente, de la Secretaría de Trabajo, de Derechos Humanos, y Agricultura. ¿Son los verdaderos aliados de la 4T?

Es un acto inmoral contra la vida, donde cuidan mucho mejor con veterinarios y medicamentos suficientes a un hato de ganado que la vida de los pueblos originarios del Valle. Sin poder de organización y defensa, sin líderes sindicales. Y los que alzan la voz los callan con plata, en accidentes provocados o con plomo.

En el norte de México vivimos un estancamiento del régimen: no alcanzan los recursos fiscales, debemos pagar más impuestos, y un aparato de Estado que pueda administrar con transparencia y eficiencia. A la vez dejar de subsidiar la corrupción y los estados del sur ahogados en la miseria, donde se esfuman valores e instintos humanos, y emigran huyendo del hambre.

Es imposible obviar la autocrítica, en el contraste de grandes aciertos, olvidos, abandonos e inconsecuencias.

La desigualdad de desarrollo norte-sur: sin atenciones presupuestales a problemas graves, propios del “norte rico”. Caímos en un pantano de forma y fondo. Las prioridades en las entidades periféricas no están claras y eso quiere decir que los objetivos claves, se operan a discreción de políticos con agenda oculta siniestra. Junto con los segundos pisos necesitamos escuelas y hospitales de calidad.

No conocemos un plan sexenal, de compromisos y formas de medir su cumplimiento. Hoy los cuadros en el gobierno municipal y estatal, son priistas y panistas reciclados en la estructura organizacional. Siguen mandando los autores del desastre, porque es el acuerdo para llevar la fiesta en paz. Y alguien ingenuamente pensaría que abrazan el “chip” de “por el bien de todos primero los pobres”. Y no concuerda con la realidad de los hechos. En BC hay otra Morena, que contrasta con la del centro-sur. Veamos.

El Presidente rescató el comentario de un ciudadano de San Quintín BC. “Vamos por el poder político, pero queda mucho camino para alcanzar equidad, un balance económico, ante un puñado de poderosos políticos-empresarios que mandan y hacen las leyes a su modo”. Miremos la concentración de la riqueza en menos del 1% de la población, la exportación de capitales a paraísos fiscales, el “Derecho de Amparo” y jueces venales para alinear y alienar las instituciones del Estado contra los intereses generales.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio