COVID-19: SSA reporta más muertos que el Registro Civil

Destacados domingo, 21 noviembre, 2021 10:17 PM

 

Una vez más, la Secretaría de Salud y el Registro Civil de Tijuana tienen diferencias en cuanto a defunciones por coronavirus, dejando en el limbo más de mil 500 casos

 

 

 

La cifra de defunciones por COVID-19 en Tijuana varía entre el Registro Civil local y la Secretaría de Salud, con una diferencia de más de 2 mil muertos que el primero no tiene registrados.

En entrevista con ZETA, Georgina Bátiz, oficial 01 del Registro Civil de Tijuana, señaló que en la ciudad se reportaron mil 173 defunciones por COVID-19 en 2020, mientras que en el transcurso de 2021, la cifra es de mil 003.

Asimismo, hay 2 mil 201 actas por sospecha de COVID en 2020 y 707 hasta el 31 de octubre de 2021, y 608 por neumonía atípica el año pasado y 281 en el año corriente.

Cabe recalcar que esta causa de muerte era muy común al inicio de la pandemia, pues no todas las defunciones alcanzaban a tener un diagnóstico.

En total, de 14 mil 232 muertes que hubo en Tijuana en 2020, 3 mil 982 corresponden o están relacionadas con COVID-19; y en 2021, de 25 mil 765, son 5 mil 973 las relacionadas con este rubro.

Sin embargo, el propio Registro Civil se contradice en sus cifras, ya que, de acuerdo con información obtenida por ZETA en mayo de 2020, en los primeros tres meses de la pandemia por el virus SARS-CoV-2 se reportaron 2 mil 114 defunciones por enfermedades respiratorias, independientemente si eran por COVID-19 o no.

Al cierre de abril del mismo año, el número de actas de defunción expedidas por esa causa se elevó a 723 y, en mayo, a 863 personas fallecidas por problemas respiratorios, neumonía atípica o coronavirus.

En ese entonces, quien dio la información fue Magaly Ronquillo Palacios, oficial del Registro Civil de la pasada administración, y posterior a la publicación donde se evidenciaba que había más muertes que las reportadas por la Secretaría de Salud (SSA) en esas fechas, que era de 695.

Fue tal el revuelo que el entonces secretario general de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, prohibió que cualquier dependencia o nivel gubernamental diera información sobre COVID, excepto por la Secretaría de Salud, a cargo de Alonso Pérez Rico.

“En el caso de COVID en lo que va de 2021, llevamos hasta el momento 2 mil 176 defunciones, incluyendo Palacio Municipal, Delegación Sánchez Taboada y Delegación La Mesa, que somos las tres dependencias que manejamos defunciones; también se han levantado 2 mil 908 trámites por sospecha de COVID y 889 por neumonía atípica”, precisó la oficial del Registro Civil.

Sin embargo, estas cifras no concuerdan con las presentadas por la SSA, ya que al 31 de octubre de 2021, iban 4 mil 404 muertes por COVID-19 sólo en Tijuana; 2 mil 228 más que las reportadas a nivel local.

Por el contrario, si se suman esas 2 mil 176 defunciones, más los casos sospechosos, la cifra es de 5 mil 084 casos, donde ni siquiera juntando Los decesos de Tecate y Rosarito, correspondientes a la Jurisdicción Sanitaria 2, llegan a esa cantidad.

“Tenemos que precisar, tenemos un caso donde la causa de la muerte es un paro respiratorio, sin embargo, las causas secundarias son COVID y diabetes, entonces ahí ya depende de la situación de cada finado”, expuso la funcionaria municipal.

LAS CIFRAS NUNCA VAN A COINCIDIR

Óscar Efrén Zazueta, jefe de Epidemiología de la SSA, aclaró a ZETA que las cifras nunca van a coincidir entre ambas dependencias, ya que la primera sólo se encarga de llevar un registro poblacional, mientras que Salud lleva un registro epidemiológico y se le da el seguimiento preciso.

“Hay varias fuentes de información, uno es el Sistema Estadístico para las Defunciones, que es el SED, todo certificado de defunción es capturado en este sistema; por otro lado, tenemos las muertes sujetas a vigilancia epidemiológica, COVID es una de ellas, que luego pasan al Registro Estadístico de Vigilancia Epidemiológica -REVE-, y por último, para el tema específico de COVID, tenemos el Sistema de Vigilancia Epidemiológica Respiratoria Aguda, o Sisver”, detalló Zazueta, para después advertir:

“El Registro Civil y nosotros nunca vamos a tener los mismos números, porque son sistemas hechos para cosas distintas, el Registro Civil, básicamente quiere tener un registro poblacional, su información va a alimentar otro sistema que es el Renapo (Registro Nacional de Población)”.

La causa de muerte en las actas de defunción, es lo que viene tal cual en los certificados preliminares, explicó el miembro del Comité Científico de Salud. Pero esa causa no es la oficial, ya que en muertes relacionadas con COVID-19 deben pasar por cuatro filtros para hacer un proceso que se conoce como ratificación y rectificación de la causa básica de muerte.
“Ratificación es, prácticamente, que un grupo de expertos determine que sí se murió por lo que dice el certificado de defunción; y rectificarlo, sería cambiarlo, es decir, que si dice que murió por infarto, se analiza y se determina que murió por COVID, pues entonces se cambia la causa de muerte”, ejemplificó.

En ese sentido, el Registro Civil no tiene manera de enterarse de las ratificaciones o rectificaciones, ya que su función es llevar el registro poblacional y no el epidemiológico.

 

HAY RETRASOS

Zazueta refirió a este Semanario que la investigación en las distintas plataformas para determinar si es muerte por COVID o no, inicia desde el momento que la persona muere, sin embargo, en noviembre de 2021, apenas continúan con las indagatorias de las muertes de los primeros meses del año.

“La ratificación y la rectificación deben estar registradas en un documento que se conoce como Anexo 8, y ese documento debe estar lo más cercano posible a la defunción. Es una investigación epidemiológica grande”, mencionó.

“En cada caso, deben tener el certificado preliminar de defunción, el expediente clínico, tenemos que buscar su prueba de laboratorio en caso de que la haya, si el paciente no tiene prueba de laboratorio, tenemos que dictaminar si murió por COVID, ver la radiografía, etcétera. Es un proceso bastante elaborado de muerte por muerte, ahora multiplica eso por las más de 9 mil muertes -9 mil 925-, ya terminamos las de 2020, y estamos analizando las de 2021”, explicó.

Para la Secretaría de Salud, en el caso de pacientes que mueren por enfermedades distintas a la del virus SARS-CoV-2 pero están relacionadas, también son consideradas como COVID. Es decir, si una persona muere de un paro cardiaco, padecimiento crónico-degenerativo, cáncer, alguna enfermedad sistémica y además tenía COVID, se le atribuye como muerte por esta última, pues se determina por PCR, prueba de antígenos, por asociación epidemiológica o por dictamen, razón por la que habrá más casos registrados por esta enfermedad que en los registros civiles.

LA CIFRA AUMENTA

Si bien, el Registro Civil tiene 2 mil 176 actas de defunción por COVID-19, también tiene 2 mil 908 por sospecha y 889 por neumonía atípica. El total da 5 mil 973 muertes en la ciudad, de marzo de 2020 a octubre de 2021, es decir, que sólo basándose en el certificado preliminar, hay mil 569 casos más reportados a nivel local, por encima de los 4 mil 404 que maneja la Secretaría de Salud.

 

COVID LARGO

Antes de que termine 2021, la Secretaría de Salud habilitará algunos centros de salud para atender a pacientes con COVID largo, es decir, personas que no han dejado de tener síntomas de la enfermedad, a pesar de que ya no son contagiosas.

Aunque muchos consideran que son secuelas, en realidad es otro tipo de COVID-19 que los médicos han llamado “COVID largo”, aunque todos se concentran en el “COVID agudo”, por ser el que pone en riesgo la vida.

Óscar Efrén Zazueta, jefe de Epidemiología de la SSA, indicó que no hay cifras exactas, pues no se cuenta con un censo para detectar a pacientes con esta variante de la enfermedad, pero ahora que los hospitales son mixtos, han detectado a personas con síntomas relacionados.

Una de esas personas es Stephanie Cauich, madre de familia que se contagió en octubre de 2020, sin embargo, dos meses después aún salía positiva en las pruebas de PCR, lo que le impedía conseguir trabajo.

Asimismo, comentó a ZETA que a partir de febrero comenzó a tomar antidepresivos, pues inició con ataques de ansiedad y depresión, además de afectaciones en los pulmones durante tres meses.

Al respecto, José Adrián Medina Amarillas, secretario de Salud en el Estado, adelantó a este Semanario que antes de que termine el año habilitarán estos centros de salud, dos en Mexicali, dos en Tijuana y está por determinarse la cantidad en otros municipios para atender a este tipo de pacientes.

Otro de los servicios a otorgar es el de psicología y psiquiatría en el Instituto de Psiquiatría Estatal, pues los trastornos mentales han sido de los más recurrentes en pacientes que tuvieron COVID, en cualquiera de sus variaciones.

Donde ya se adelantaron a tratar a este tipo de pacientes, es en el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT) Baja California. Ivette Ortiz Pintor, coordinadora del área de Rehabilitación de Pacientes Post COVID, comentó que la clínica abrió desde agosto de 2020.

De noviembre a febrero tuvieron el mayor flujo de pacientes, es decir, durante la segunda ola de la enfermedad, la mayoría requería de refortalecimiento de la actividad pulmonar y terapia física.

Mencionó que llegaron a atender hasta 102 personas en ese periodo, sin embargo, ahora sólo hay tres pacientes, entre ellos, una menor de 13 años, a quien la enfermedad dejó paralizada, con problemas respiratorios y un derrame cerebral.

“Hemos tenido el servicio desde agosto del año pasado, pero creo que la gente no se ha enterado que damos ese tipo de rehabilitación a pacientes post COVID. Cada consulta tiene un costo, pero es mínimo, comparado con instituciones privadas, y cada paciente tarda en promedio de dos a seis meses en recuperarse por completo”, aseguró.

Para concluir, Ortiz Pintor externó que hay personas que en cuanto se sienten bien, no terminan el tratamiento, por lo que la recaída suele ser más fuerte.

 

 

Comentarios

Tipo de Cambio