Delincuencia policiaca

Edición Impresa lunes, 25 octubre, 2021 12:00 PM

 

Autoridades ubican a célula criminal de “Los Erres” en el ataque al subjefe de Inteligencia de la Policía de Tijuana. En medio del reacomodo con el nuevo gobierno municipal, agentes aliados con los cárteles de Sinaloa y Jalisco pelean a balazos y con narcomantas por los puestos de mandos en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y las asignaciones en las delegaciones de mayor interés para las mafias de traficantes. Ex jefes señalados de corrupción redujeron la vigilancia en Sánchez Taboada, San Antonio de los Buenos y Playas de Tijuana, zonas de alta incidencia homicida

La tarde del sábado 19 de octubre, por órdenes provenientes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), un grupo de asesinos identificados como “Los Erres” intentó acribillar a Javier Antonio Rodríguez Rincón, subjefe de la Unidad de Inteligencia de Tijuana.

Hace cinco meses, en mayo, había sido amenazado por integrantes del CJNG que operan en la Zona Norte y la colonia Castillo, ambas identificadas como espacios de residencia y confort de “Los Erres”.

El mismo día del ataque armado, el 20 de octubre, otra célula criminal integrada presuntamente por policías, dejó dos cartulinas tiradas con acusaciones hacia el mismo elemento. Pero extrañamente, en ese texto justificaban el ataque armado contra Rodríguez Rincón por un supuesto robo de dinero, en un aseguramiento de droga del Cártel de Sinaloa registrado en abril del año en curso.

“No tiene sentido que asesinos -detenidos- del Cártel Jalisco intenten vengar un supuesto robo realizado al Cártel de Sinaloa”, expuso a ZETA un miembro de las Mesas de Seguridad.

“Además, la redacción del narcomensaje, tenía información que sólo se manejó al interior de las corporaciones policíacas, y es un supuesto reclamo por algo que sucedió seis meses atrás: la desaparición de 250 mil dólares en un decomiso, en el que hay dos grupos sospechosos. Aún no se ha aclarado quién se lo robó, los municipales reportaron que entregaron todo e incluso se hizo un boletín y lo entregaron completo en la delegación de la Fiscalía General de la República, y en la FGR aseguran que no los recibieron”, detalló.

Peor aún, aunque dos jefes policiacos corroboraron la pérdida del dinero, no hay una investigación oficial por el robo del efectivo decomisado.

El tema es que, a partir del 1 de octubre, con la llegada del XXIV Ayuntamiento de Tijuana y la designación de nuevos mandos policiacos, al interior de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) se detonó una guerra interna de policías coludidos con el crimen organizado que intentan ocupar puestos de mando, o ser ubicados en delegaciones donde puedan operar para sus jefes narcotraficantes.

Son criminales uniformados, y como en las calles, están los que sirven a la célula de René y Alfonso Arzate, del Cártel de Sinaloa, quienes pelean contra los del CJNG, localmente encabezado por Rodolfo López Arellano y “El Güero Pecas”. Mientras los del Cártel Arellano Félix (CAF), que sirven a Pablo Edwin Huerta Nuño “El Flaco”, a David López Jiménez “El Lobo” y “Los Chapitos”, aprovechan la pugna para obtener ventajas.

EL ATENTADO

Alrededor de las 09:00 horas del sábado 16 de octubre, el subjefe de Inteligencia Javier Antonio Rodríguez Rincón salía de una privada en el fraccionamiento Santa Fe. Por una amenaza recibida en marzo pasado, tenía asignada una camioneta blindada, pero en fechas recientes había preferido no usar el pick-up tipo patrulla con estrobos.

Cuando el agente detuvo su unidad en un punto de su trayecto, para ver en ambos sentidos de la calle, los homicidas le pasaron por el frente. Detuvieron el auto Malibú con placas de circulación 6VCR319 sin reporte de robo, apenas unos centímetros, dejando libre el frente de la patrulla. Uno de los copilotos bajó y todos empezaron a disparar.

Rodríguez pisó el acelerador y giró a la derecha – lado opuesto de los atacantes- para evadir las balas, pero metros adelante se dio cuenta que no lo seguían y dio en vuelta en U para perseguirlos, todo mientras informaba de los hechos, las características del auto de los sicarios y pedía apoyo por el radio. Esos instantes fueron grabados en videos de vigilancia.

En la escena quedaron once casquillos calibre.223 y calibre .40.

En minutos, agentes de la Policía Municipal de Tijuana y de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI) se incorporaron a la persecución; los estatales los interceptaron primero, en la Carretera Libre a Rosarito, en el Kilómetro 11.5, a la altura del Rancho Múzquiz. Casi de inmediato llegaron los municipales y los tripulantes huyeron corriendo, pero fueron detenidos metros adelante.

Las primeras versiones tras el ataque, indicaron que personal de la Unidad de Inteligencia consideró corresponsable al subdirector Ascorve, ya que el apoyo de la Municipal no llegó rápido y no les permitieron acceso a la información de los detenidos.

La respuesta fue que los bloquearon porque el subjefe era la víctima, y que la reacción fue tan buena que hubo detenidos.

                          

“LOS ERRES”, FALLIDOS HOMICIDAS DEL CJNG

Los detenidos por el atentado al policía municipal no traían consigo las armas que utilizaron -de acuerdo con las primeras indagatorias, se las había llevado-. En un segundo auto, el jefe de los asesinos huyó. Lo identifican como Javier Antonio Guerrero Hernández “El Gordo” y/o “El Goyo”, tiene una orden de aprehensión pendiente por robo de vehículo, fue detenido en 2020 por privación ilegal de la libertad y en junio de 2021 por posesión de armas; también con una pistola lo detuvieron el junio de 2020 y en febrero de 2019 lo investigaron como “tarjetero”.

Sin embargo, en el Malibú asegurado a los atacantes, los peritos recuperaron un casquillo calibe.40 que registró coincidencia balística con los casquillos que dejaron en la escena del ataque.

Los detenidos fueron:

– Omar Ruelas García, con antecedentes por portación de arma y posesión de auto con reporte de robo en febrero de 2021.

– Jordán Ángelo Islas, con una turnación en 2008 por robo con violencia, en 2011 y 2017 por portación de arma, en 2017 por delitos contra la salud y robo a lugar cerrado en 2018 y 2019.

– Ángel Gabriel “N”, quien fue presentado como un detenido de 18 años; se le determinó legal la detención y alegó tener 17 años, pidió ser juzgado como menor de edad y el juzgador está esperando las pruebas para determinar. Tiene registradas faltas administrativas por “actos que inducen al vicio”.

De acuerdo a lo obtenido por los investigadores, el grupo fue enviado a disparar contra “el hombre que manejaba la pick-up patrulla”. Esa fue la instrucción, no lo conocían.

Lo que destacan las autoridades, es que la célula de homicidas fue enviada por Víctor Amador Luna “El Cuate”, un sujero sin antecedentes penales, pero que conforme a los organigramas criminales en poder de la Mesa de Seguridad, está bajo la tutela criminal de César Alfonso Miranda Rodríguez, también sin antecedentes.

 

Presumen que a la cabeza del grupo dedicado al asesinato, estarían los ya identifciados:

– Isaac Alhiu Chávez Cabrera, detenido por secuestro en 2010 y por posesión de un arma larga, otra corta y 13 kilos de marihuana en 2015. Forma parte de esta célula encabezada por su medio hermano:

– Javier Adrián Beltrán Cabrera, alias “Pedrito” y/o “R4”, identificado como cabecilla de “Los Erres”, célula criminal identificada desde 2008 por el Grupo Coordinación. Ocho de ellos, incluido Chávez, fueron detenidos por secuestro en enero de 2010, cuando operaban criminalmente para Eduardo García Simental “El Teo”, traficante que inició con el CAF, pero en 2008 ya se estaba escindiendo y aliando con Sinaloa.

En julio de 2014 fueron dejados en libertad, gracias a las labores de un abogado pagado por José Antonio Soto Gastélum “El Tigre”, líder criminal del cártel sinaloense.

Y en agosto de 2020, tras una serie de secuestros, levantones, balaceras y homicidios en Tecate que identificaron a Danny Ortiz “El Moreno” como cabecilla de segunda línea del CJNG en esa municipalidad, las autoridades informaron que “Los Erres” de los hermanos Beltrán, se habían cambiado a Jalisco.

El mismo mes se dio a conocer una versión adicional: “Los Erres” se habrían convertido en un grupo criminal independiente, dedicado al “ajuste de cuentas” que se renta al mejor postor, sin importar el cártel.

En el caso del atentado contra el oficial Javier Antonio Rodríguez Rincón, las autoridades y los criminales identificaron como autores materiales a los lideres del CJNG, Rodolfo López Arellano y “El Güero Pecas”.

Por la amenaza que recibió el oficial en marzo pasado de parte del mismo cártel, pero específicamente de los operadores de la Zona Norte, las áreas de Inteligencia relacionan la advertencia criminal con Ricardo Aguilar Jacobo, detenido también en marzo con 13 dosis de marihuana -y liberado-, y Christian David Navarro Rodríguez “El Búho”.

 

NUEVOS MANDOS

Para la Mesa de Coordinación por la Paz y Seguridad de Baja California, los hechos violentos sucedidos en los últimos trece días -del 6 al 19 de octubre- revelan la lucha de poder de los policías corruptos ligados a las mafias locales para ubicarse en los espacios y delegaciones en los que pueden ser de mayor utilidad para el cártel que los emplea.

Todos los recientes actos criminales, el ataque armado contra el agente Antonio Rodríguez, las cartulinas con mensajes en su contra, otras tres narcomantas en contra del nuevo director de la Policía, Francisco Vázquez y tres mantas más con acusaciones y amenazas que involucran al subdirector operativo: Arturo Ascorve Ruvalcaba, el jefe de la Unidad de Inteligencia, Luis Juan, el Comandante Madrid y los agentes Chávez, Gochi, David Santos Bastida, García Huante y Estrada Herrera, son actos intimidatorios ligados al reacomodo de oficiales de la Municipal. Lo cual, señalan en la corporación, no significa que no revisarán uno por uno, los señalamientos en contra de los agentes. El problema -dicen- es que los uniformados corruptos están molestos, y los cambios apenas empezaron.

Los recién llegados secretario y director, únicamente cambiaron del turno de la noche al de la mañana al subdirector operativo Ascorve, designaron en el de la noche a Omar Green y están en proceso de cambiar a los tres comandantes responsables cada uno de supervisar cuatro delegaciones.

Aunque hasta ahora los cambios no han llegado a las delegaciones, algunos grupos no se sienten favorecidos.

 

 

LOS 120 CAMBIOS DE ÚLTIMA HORA QUE SE REVOCARON EN LA MUNICIPAL

A partir de las 10:01 horas del 29 de septiembre, el entonces alcalde Arturo González Cruz, quien reasumió su cargo durante 44 horas como parte de un pleito político, cesó a Pedro Cruz Camarena, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, y al director de la corporación, Héctor Villegas, luego que policías locales intentaron desalojarlo de Palacio Municipal la madrugada que retomó la presidencia municipal de Tijuana.

González designó a Miguel Alejandro Cabrera Medina como encargado de despacho de la de la secretaría, y a su vez, este nombró como director temporal de la Policía Municipal a Javier Castellón González, antes jefe de Distrito en Mesa de Otay.

Previo a su designación, Cabrera Medina y Cruz Camarena estaban siendo investigados por la alcaldesa sustituta, Karla Ruiz Macfarland, por un quebranto al erario en la Policía Comercial, ya que en agosto habían agotado el presupuesto destinado a pago de horas extras -hasta diciembre-, firmando entrega irregular de estos recursos.

“Se encontraron muchos casos de corrupción tan burdos, como policías que supuestamente habían trabajado más de 24 horas en el día”, refirió.

Ambos personajes lo negaron y, a través de oficios, jurídicamente intentaron impedir la “interferencia” de la alcaldesa en el tema.

 

Desde las primeras horas de la llegada de Cabrera como interino, la tropa empezó a denunciar: “Es un corrupto, le encanta el dinero, haciendo sus transas y pidiendo en dólares”.

Al contraargumento que sólo durarían unas horas o días en el cargo, mientras la nueva alcaldesa Montserrat Caballero nombraba al nuevo secretario, la advertencia de los policías fue: “En ese tiempo están robando todo lo que pueden, no tienen idea de todo el mal que van a generar”.

Al final, Cabrera duró un día en el cargo. El secretario municipal José Fernando Sánchez González fue designado el 1 de octubre y al director Francisco Vázquez lo nombraron hasta el 5 de octubre, lo que indica que Javier Castellón González estuvo menos de una semana como director de la Municipal, pero en ese corto tiempo, realizó 120 cambios, nuevos nombramientos y asignaciones.

“Cobraron a los policías entre 2 mil y 3 mil 500 dólares por darle eso nuevos puestos en cargos o delegaciones específicas”, denunciaron elementos de la Policía Municipal desde la primera semana de octubre.

Aunque la tropa asegura que fueron juntos Cabrera y Castellón, quien firmó los cambios fue el segundo.

A su llegada, Fernando Sánchez y Francisco Vázquez le otorgaron vacaciones a Castellón y revirtieron estos cambios -para investigar cómo se dieron y el interés de la reubicación-, además, regresaron a los policías al patrullaje de las calles en delegaciones diferentes a las que solicitaron. Hicieron lo mismo con otros 100 de los 195 agentes asignados como escoltas, generando descontento interno.

Otro cambio que revirtieron los nuevos mandos, fue que Cabrera y Castellón habían dejado a tres delegaciones con sólo dos patrullas por turno: San Antonio, Sánchez Taboada y Playas de Tijuana, y volvieron a la cantidad usual -aún insuficiente- de cuatro patrullas por turno.

 

MÁS MANTAS Y MÁS AGENTES SEÑALADOS

Previo al narcomensaje dejado en contra de Antonio Rodríguez y Luis Juan, jefe de Inteligencia, el sábado 16 de octubre, la tarde del lunes 11, en la calle Real de las Minas y Privada San Rafael, Colonia Real de San Francisco, junto a un cadáver fue puesta una cartulina con el siguiente mensaje: “Miguel Ángel Sánchez Martínez 015 x33 siguele haciendo el paro a los ‘aquiles’ así bas a quedar estas ubicado atte: El Hibrido” salgale al toro pinshe bato culo ya estas ubicado”.

Este subjefe ya había sido amenazado en 2019 por criminales de la delegación y acusado por narcotraficantes de amenazar y sembrar droga a los criminales.

El agente Sánchez Martínez refirió a ZETA: “… me amenazaron hace una semana y quisiera que me apoyaran con limpiar mi nombre, en estos 16 años de servicio no he estado involucrado con ningún grupo delictivo, me han reconocido en diferentes ocasiones y esas amenazas vienen porque yo soy subjefe de un turno operativo y he realizado detenciones importantes en este distrito, incluso me han agredido a balazos”.

Agregó información de reconocimientos “que me he ganado con esfuerzo y dedicación en mi carrera policial. La SSPCM, en vez de apoyarme, ya le indicaron a mi jefe inmediato que me quite del mando y me ponga a disposición, y lo más seguro, me quiten mi arma y sea un blanco fácil para estas personas que les estoy molestando.

“Estoy esperando esta semana mi cambio y mi relevo. Ningún subdirector o director me han llamado para saber qué es lo que está pasando, y pues actúan como antes, desgraciadamente. Y la pregunta es, todo mi trabajo que he realizado este tiempo de mando ¿dónde queda?, he estado estos últimos 6 años de subjefe en diferentes delegaciones, porque no me involucraron con el crimen organizado”.

Posteriormente, sobre el puente Alba Roja, casi a la media noche del 17 de octubre, otro mensaje fue dejado en una narcomanta:  “Esta va para el 02 Ascorbe y todos sus secuases de los 03 y distritos tu (03-ascorbe) ya sabemos que participaste con los Aquiles y que se quieres el puesto de secretario como les dijiste a todos ke ivas a ser el nuevo secretario pusiste de 03 de apellido Madrid en el sector del Mariano Florido para ordenarle a 03 Madrid dejar ir a toda la gente del Aquiles asi como tambien pusiste al 03 Chávez en Otay para tumbar jale que te ponen los Aquiles  y venderselas a ellos como a las 60,000 pastillas que quitaste en la línea y nomas lo empapelaste  con 2,000 las otras 58,000 te las entregaron a ti 02 como tambien ordenaste a la (03 Cochi) a robarse los quilos de coca en playas de Tijuana y andas diciendo que vas a doblar  al secretario por estos días por que tienes un buen padrino, aparte andas vendiendo los distritos de cada delegación, porque esta que va a tumbar al nuevo secretario acuerdate tu 02 Ascorbe cuando estabas en la Sanchez Taboada y pedias el paro para que no ubiera y bien que estirabas la mano para que te hicieran el paro contodo respeto señor secretario cuídese de esa alimaña la cosa no es contra usted es con el (02 Ascorbe , Madrid y Cochi) yo si voy acabar con ustedes mugrosos atte: Cabo 20”, sujeto identificado como David Jiménez López, cabecilla del CAF aliado con “Los Chapitos”.

INCONFORMAN CAMBIOS Y AUMENTAN MENSAJES

El cambio de Arturo Ascorve al turno matutino no fue bien recibido entre la tropa.  Empezaron a recordar versiones de principios de la década del año 2000, que fue de las primeras generaciones de policías de Academia, por lo que desde el inicio de su carrera tuvo puestos de mando.

“En aquellos tiempos, él como todos, hacía acuerdo con los hermanos -Arellano Félix- y con Jesús Labra, pero después ya no se supo nada de actividades ilegales. Incluso un tiempo que implementó un operativo contra delincuentes de la Sánchez Taboada, lo removieron, porque hizo más capturas de las que los jefes querían”.

Durante la madrugada del martes 19 de octubre, a las 03:50 horas, otros tres agentes fueron acusados de corruptos y de nuevo amenazados en una manta colgada en el puente de la colonia Francisco Villa en Tijuana:

Ya se te advirtió una vez Santos Bastida David 1919 tu y los otros son rateros García Guante 2203 y Estrada Herrera 7550 regrésame la cadena y el dije y los diez mil dólares k me robaron perros muertos de hambre no les va a servir de nada este es el segundo aviso ya los tenemos ubicados irte a alcoholímetros no te va a servir de nada. H.D.T.P.M.”

García Huante y Estada Herrera son agentes activos en la delegación San Antonio de los Buenos, mientras que Santos Bastida tiene poco más de dos semanas de permiso otorgado por el anterior director, porque siendo agente asignado a los retenes de alcoholímetro, fue amenazado de muerte.

En este caso, una de las versiones de la investigación sugiere que la amenaza provino de otros agentes municipales: tres elementos que golpearon a un familiar de Santos, quien lo asesoró para presentar queja ante Sindicatura, razón por la que están bajo proceso en la Comisión de Desarrollo Policial.

ZETA pudo saber que todos los elementos amenazados están solicitando llevar a casa el arma de cargo, pero es un privilegio que al momento sólo tienen los jefes, porque los mandos recién estrenados continúan reuniendo elementos e investigando para definir cuántos y cuáles de sus elementos están vinculados con los diferentes cárteles del crimen organizado que operan en Tijuana, al tiempo que buscan las herramientas para dejarlos fuera de la corporación.

“Tenemos listas, tenemos indicios, señalamientos, pero nada en expedientes, nada en carpetas, y eso lo hace más difícil”, admiten.

Comentarios

Tipo de Cambio