Debuta la película tijuanense “Travesías” en el FICM (Entrevista)

Espectáculoz viernes, 29 octubre, 2021 10:20 AM

Exhiben en la décimo novena edición del Festival Internacional de Cine de Morelia la obra cinematográfica “Travesías”, de Sergio Flores Thorija, misma que realizó en el contexto fronterizo de Tijuana y San Diego, basada en la improvisación y planos de secuencia para contrastar dos historias que retratan la vida cotidiana.

Morelia, Michoacán. Recién salida del horno, llegó “Travesías”, de Sergio Flores Thorija a la décimo novena edición del Festival Internacional de Cine de Morelia, donde además de estrenarse, la segunda película del director capitalino, filmada entre Tijuana y San Diego, compite en la sección de Largometraje Mexicano, al igual como fue su “Tres Mujeres o (despertando de mi sueño Bosnio)” en la edición 14 del mismo.

Por segunda ocasión, el adaptado tijuanense presentó su trabajo en el FICM, donde mostró un largometraje de realismo social en el que aborda el hecho de que el número de oportunidades que una persona tiene en su vida, se relaciona con el lugar donde nació. Y cuenta la historia de Alejandra, quien trabaja en un salón de belleza, y Víctor estudiante de negocios, quienes viven bajo circunstancias contrarias y contrastantes en una ciudad artificialmente dividida por un muro.

Según narra fílmicamente Thorija, a raíz de una llamada telefónica y de un altercado en un antro, los dos tienen se embarcan en un viaje hacia el lado contrario de sus fronteras, lo cual sentencia la manera en la que ambos enfrentan su vida.

“Primero que nada la película a persé es para mí el retrato de una ciudad dividida en dos por un muro artificial porque para mi parte de la tesis de la película es que San Diego y Tijuana son una sola ciudad. Eso es por un lado lo que la gente y el público verá en pantalla. Para mí también la película era una necesidad, porque el cine es una necesidad básica, como respirar, tomar agua. Entonces yo tenía la necesidad de hacer esta película, llevaba varios años que la tenía en mi cabeza, desde que vivía en Bosnia y tuve la fortuna de estudiar en Herzegovina, y a parte de que fue una experiencia maravillosa que me cambió la vida, maduré como persona, me sentía como alguien que no pertenecía a ese entorno, desde ese momento yo quería hacer una película de alguien que no pertenece al lugar en donde se encuentra, que se siente como un extraño y en realidad esa fue la semilla en donde empezó a nacer la idea de esta película. Luego quería filmar en México, llegué a Tijuana, me enamoré de la ciudad, y de ahí ‘pa’ el real’”, explicó Flores Thorija.

“Luego de conocer a mis protagonistas cambié mi forma de hacer cine, buscar algo más orgánico, la película no fue lo que yo pretendía en un inicio, sino que es una mezcla de la vida de ellos, y de lo que aprendí viviendo allá. Trato de hacer un cine muy realista, quiero conmover al espectador, pero al mismo tiempo para también creo que es fundamental que el cine no se quede sólo en contar historias, que empujemos y tratemos de avanzar en el lenguaje cinematográfico con cada película, secuencia, escena, toma que exista en la película, porque se las transmites al espectador”, agregó en el marco del Festival Internacional de Cine de Morelia.

Sobre el hecho de usar ‘no actores’, el realizador explicó a ZETA que el motivo fue para buscar la autenticidad en la trama: “De hecho me basé mucho en la improvisación, todos los diálogos de la película nacieron de la improvisación, obvio existen ciertos parámetros, nosotros sabemos de qué van a hablar, hacia donde va cada secuencia, pero absolutamente sus palabras son propias. No creo en esta noción de poner mis palabras en la boca de alguien más porque cada quien nació en un lugar diferente, tienen un bagaje diferente. Esta búsqueda de autenticidad es fundamental y abarca también un proceso muy largo, yo viajé a muchas ciudades de la frontera Norte de México porque quería que ahí se situara la película porque la paradoja de sentirse un extraño se acrecienta mucho en la frontera, en especial esa.

Cuando llegué a Tijuana me enamoré de la ciudad, me parece un hogar fantástico con una mezcla cultural impresionante, con gente de todo el mundo y decidí mudarme para buscar esta autenticidad. No quería que se sintiera como una película que hizo un turista, por ello también absolutamente todos los actores que salen en ‘Travesías’ son de allá, así como todas las personas que trabajaron detrás de cámara, excepto yo, pero imprimí todas las cosas que me nutrieron al vivir casi 3 años en la frontera. Mis actores imprimieron mucho en la película, sus amigos tenían que ser sus amigos y su ropa tenía que ser su ropa, en esta búsqueda por crear un hiperrealismo, aunque sea ficción, porque quiero controlar la puesta en escena, pero no controlar el discurso. Quiero controlar la ciudad cinematográfica entonces lo meto en este esquema de la ficción, en esta búsqueda del hiperrealismo todas las otras decisiones son obvias para mí”.

Respecto a la filmación en plano de secuencias, Sergio comentó al semanario que le era muy importante hacerlo para lograr el hiperrealismo. “Siento que es otro de esos elementos que enriquece más a la película, como la improvisación, el hecho de que pase toda la secuencia en una sola toma creo que pone al espectador mucho más en la situación y la hace como mucho más tangible y creo que a los mismos personajes les da como ‘mucha más carnita’. Entonces, en realidad fuera de un par todas las secuencias de la película están filmadas en una toma ya sea fija o una puesta muy compleja de cámara”.

 

Comentarios

Tipo de Cambio