Julio Scherer renuncia a la Consejería Jurídica de la Presidencia, según fuentes gubernamentales

Destacados martes, 31 agosto, 2021 6:13 PM

Twitter: @CarlosAlvarezMX

Julio Scherer Ibarra renunció, este martes 31 de agosto, a la titularidad de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, según confirmaron fuentes a este medio y a otros más, como el Reforma. Ello se da a pocas horas de que el titular del Poder Ejecutivo Federal rinda su Tercer Informe de Gobierno ante la nación y la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

¿QUIÉN ES JULIO SCHERER IBARRA?

Hijo de Julio Scherer García, periodista y fundador del semanario Proceso, Julio Scherer Ibarra es abogado de profesión por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Durante las elecciones de 2018, fue elegido como coordinador de campaña del entonces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, para los estados de Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, en la Tercera Circunscripción Electoral.

Asimismo, Scherer Ibarra es autor de los libros ‘La guerra sucia de 2006: los medios y los jueces’, ‘Impunidad: La Quiebra De La Le’ y ‘El dolor de los inocentes’, además de haber formado parte del Consejo de Administración del semanario Proceso, del cual dimitió en 2019, para unirse al Gobierno Federal.

Scherer dijo una frase desafortunada, afirma AMLO respecto a “tapar la boca a reporteros

El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró, este miércoles 28 de abril, como desafortunada la frase de “tapar la boca a los reporteros” dicha ayer por Julio Scherer Ibarra, titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República.

“Pues yo creo que fue una mala expresión, Julio es muy respetuoso. Ahora sí que por partida doble actúa con respeto a los medios, porque es un buen servidor público y además porque pues es hijo de un comunicador excepcional, de don Julio Scherer [García]”, indicó el mandatario nacional.

“Entonces, creo que fue una frase desafortunada, ya él mismo -según me enteré- ofreció una disculpa y eso es bueno […] Y eso es bueno, hay que tener la cabeza fría aunque se tenga el corazón caliente, además ya empiezan los calores”, señaló el político tabasqueño, durante su conferencia de prensa matutina.

“Pero, hay que actuar con serenidad, con tranquilidad, la política es el equilibrio entre pasión y razón, cabeza y corazón, equilibrar. Entonces, creo yo que a eso se debió, pero Julio me ayuda mucho, es muy buen abogado y es un buen servidor público”, finalizó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

Julio Scherer Ibarra, titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, pidió ayer martes 27 de abril, “taparle la boca a los reporteros” que acuden a la conferencia de prensa matutina de Andrés Manuel López Obrador, y decirles “¡oiga, por favor, no pregunte de eso!”, cuestionamientos que pudieran “meter en problemas” al mandatario nacional en plena veda electoral.

En entrevista con la periodista Carmen Aristegui Flores, en Grupo Radio Centro, el funcionario federal insistió: “Hay que decirle a los reporteros. ‘¡Usted no puede preguntar de eso y no puede preguntar del otro, porque pone en riesgo al presidente de que el INE le ponga una multa y lo meta a la cárcel'”.

Ante la aseveración, Aristegui Flores soltó una carcajada y le respondió: “¡Pero eso no, Julio!. Es que no es lo mismo los reporteros que el presidente”. En su intervención previa, la periodista recordó que la ley sanciona a los funcionarios públicos que hablen de sus “logros” durante la campaña electoral.

“La ley dice que no puede hablar de los logros y de los contrincantes de su partido. Si es as así, pueden darle un apercibimiento, una multa y en un caso extremo, tremendo asunto, un arresto de 36 horas”, señaló Aristegui Flores, lo que motiva la respuesta del Consejero Jurídico de la Presidencia.

Por otra parte, Scherer Ibarra criticó que se haya hecho una “tormenta en un vaso de agua” por el artículo transitorio que permite extender dos años el mandato de Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, como ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

El funcionario federal comentó que tiene la “impresión de que este transitorio tiene mucho camino por recorrer, puede ser impugnado todavía, el legislador pensó y decidió que para que la reforma funcionara requería que los propios miembros del Consejo de la Judicatura la llevaran a cabo”.

“Casi todos nosotros pensamos que quien elabora un planteamiento es mejor para llevarlo a cabo […] ese transitorio todavía puede ser impugnado, validado o no por el Pleno de la Corte […] Entonces creo que sobre un asunto que todavía no está decidido, hemos hecho una tormenta en un vaso de agua”, insistió Scherer Ibarra.

“Hemos juzgado que el presidente [López Obrador] interviene en el poder judicial y no, el presidente está defendiendo un punto de vista, que tiene todo el derecho, el presidente está de acuerdo con el transitorio pero esto tiene que ser validado por la Corte”, aclaró el hijo del fundador del semanario Proceso, el periodista Julio Scherer García.

“El presidente lo valora como una posibilidad de cambio, nosotros vemos como muy importante para el Poder Judicial, el presidente lo ve como positivo y así lo ha venido planteando […] eso lo debe valorar el pleno de los ministros si es constitucional o no, eso está todavía por decidirse pero esa es una decisión de la Corte, mi opinión es que se respete lo que diga el pleno de la Corte”, agregó el consejero Jurídico.

“Me llama la atención que hoy excelentes juristas, que hablan de la inconstitucionalidad de esto, no se hayan pronunciado nunca cuando en el Pleno del Tribunal Superior de Justicia del DF […] se aprobó la reelección del presidente Tribunal, Edgar Elías Azar, se reeligió dos veces”, refirió Scherer Ibarra.

“Esos magníficos juristas dicen que el presidente se quiere apropiar del Poder Judicial no salieron a hacer una campaña como la que hoy hacen por algo que todavía no está decidido […] Esta misma Corte decidió que dos magistrados del Tribunal Electoral ampliaran su periodo”, recordó el funcionario federal.

“¿Por qué no dijeron: el señor Peña o el señor [Miguel Ángel] Mancera [Espinosa] o el señor [Marcelo] Ebrard [Casaubón] se quieren quedar con el Tribunal? […] Nada, todo se llama López Obrador, es una campaña contra el presidente como las muchas que hay. Es increíble que el presidente se quiera apropiar del Legislativo también, cuando sabemos que la gente vota también [por los congresistas]”, agregó.

“Seguramente cuando se publique esta Ley habrá acciones, seguramente los partidos de oposición presentarán acciones de inconstitucionalidad, se les dará entrada al pleno y seguramente este mismo año sabremos qué es lo que va a pasar”, subrayó el Consejero Jurídico de la Presidencia.

“El señor presidente tiene un nivel de par con la Suprema Corte, tiene su propia opinión acerca de lo que pasa en el otro poder y tiene derecho de expresarlo como el Poder Judicial se expresa del presidente […] El presidente ha hecho un esfuerzo grande por separar a los poderes de la Nación, no tiene una relación de subordinación con el Poder Judicial”, abundó Scherer Ibarra.

“El presidente ha padecido en muchos de los casos a alguno de los ministros que todavía están en la Corte o que estuvieron en la Corte […] Acordémonos de algunas cosas que le sucedieron al presidente cuando era jefe de Gobierno, el Encino, el terreno por el cual el presidente fue desaforado de la manera más injusta […] Esas son las cosas que ha padecido, de la Suprema Corte de la Injusticia”, calificó el funcionario federal.

“Son ellos [los ministros de la SCJN] los que van a decidir si está correcto que se queda Zaldívar dos años más o no. ¿Por qué están adelantando vísperas? Les parece correcto que quien formuló la reforma la encabece, sí o no”, insistió Scherer Ibarra.

“Que el presidente diga Zaldívar es el mejor, me parece que es el que debe encabezar la reforma, me parece lo más válido y el presidente nunca se ha escondido para decir lo que cree y piensa, es absolutamente transparente […] el presidente no es responsable de lo que hace el Legislativo y el Judicial”, señaló el funcionario federal.

“El presidente mil veces ha reiterado: a veces las leyes en este país no nos llevan a la justicia, se tienen que cambiar muchas leyes, él ha planteado muchas reformas, seamos responsables en ver el paisaje completo […] El presidente es un demócrata, se va el día que le toque irse y se va a ir a su rancho seguramente a escribir sus memorias”, afirmó el consejero Jurídico de la Presidencia.

“Es un hombre leal a la patria, no va a cambiar, no incumple lo que dice, no va a hacer nada en contra de la constitución, nada, al presidente hay que tenerle confianza, es un hombre de fe pública, ha venido cumpliendo cada una de las cosas que dice, cuando se compromete a algo lo hace, yo no entiendo esto de que el presidente pudiera quererse perpetuar, nunca”, acotó Scherer Ibarra.

“El legislador lo que está haciendo es toda vez que hay un tiempo extraordinario supongo que requiere que el mismo actor lleve al final, a término, el mismo asunto, entonces se da este treceavo transitorio, no está terminado porque se tiene que discutir en su término total”, aseveró.

“No veo por qué hacen un escándalo si es el Pleno de la Corte el que lo tiene que discutir, ¿cuál es el problema? si no están de acuerdo en que se quede Zaldívar dirán no, y estoy seguro que el ministro presidente se va a ir porque es un hombre ético, responsable, creyente de la ley”, abundó el funcionario federal, quien además descartó que López Obrador vaya a vetar la reforma.

SCHERER NO DECLARÁ DEPARTAMENTO DE 1.7 MDD EN NY: EL UNIVERSAL; LO CEDIÓ A SU ESPOSA: MILENIO

Julio Scherer Ibarra, titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República es propietario de un departamento de un edificio construido en 1941 y ubicado en el número 530 de Park Avenue, en el Upper East Side de Manhattan, Nueva York, a cuadra y media de Central Park, a una cuadra de la Quinta Avenida y a nueve minutos caminando de la Torre Trump, en una de las zonas más cotizadas de Estados Unidos.

“En los alrededores hay tiendas de lujo como Bulgari, Gucci, Tiffany, Louis Vuitton restaurantes con estrellas Michelin como el Masa o Perse e instituciones culturales de renombre como Macklowe Gallery o el Museo de Arte Moderno”, detalló el diario El Universal, el 19 de noviembre del 2020.

El departamento -vendido a Scherer Ibarra por Diamond 530 Park Avenue Owner LLC en enero del 2014- no está en ninguna de la declaraciones patrimoniales públicas presentadas ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) desde que inició su labor como funcionario federal, y del cual todavía en octubre del 2020 pagó 11 mil dólares de impuestos (unos 218 mil pesos al tipo de cambio actual).

El departamento fue adquirido en enero del 2014 con un pago de 1.7 millones de dólares, que en ese momento equivalía a 22 millones de pesos, según consta en las escrituras del inmueble, de las que el diario El Universal dijo tener copia, así como del registro de propiedad que certifican la compra de dicha propiedad por parte de Scherer Ibarra.

Según el mismo rotativo, desde que lo adquirió en 2014 y hasta 2020, el titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República Mexicana había pagado los impuestos año con año por tener el departamento en una de las zonas residenciales más exclusivas de la ciudad estadounidense.

El último pago se hizo en octubre del 2020, en el Departamento de Finanzas de la Ciudad de Nueva York, cinco meses después de su última declaración patrimonial emitida ante la SFP y publicada en el sitio digital Declaranet, donde no aparecía, hasta ese momento, la propiedad mencionada por El Universal.

En la declaración patrimonial inicial de Scherer Ibarra, presentada el 26 de diciembre del 2018, el consejero jurídico de la Presidencia declaró que tenía dos departamentos y los dos fueron dados en cesión en noviembre de ese mismo años, pero no se menciona la propiedad de Manhattan.

Scherer Ibarra también declaró ser propietario de seis autos de lujo y fundador de un despacho jurídico que dirigió hasta un día antes de la toma de protesta como funcionario federal, donde fungió como representante legal de grandes empresas.

El actual titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia, también dijo haber sido director general de dos empresas en las últimas dos décadas y que tuvo ingresos mensuales por salario de servidor público e ingresos de “otros”, por más de medio millón de pesos mensuales.

“Consultado al respecto, el equipo del consejero jurídico respondió que la propiedad en Park Avenue fue cedida a la ahora ex esposa del consejero jurídico presidencial y envió un acta notariada del 15 de febrero de 2019, donde se explica que Julio Scherer exhibió una copia certificada del convenio y sentencia de divorcio que en la cláusula cuarta, apartado uno, del convenio de divorcio en cuestión se estipuló que ‘los bienes de la sociedad conyugal pasarán a ser propiedad 100% de su cónyuge’ y que la sentencia de divorcio tiene fecha de octubre de 2015”, indicó El Universal.

“A pesar de esto, a 21 meses de esta acta notariada, en el sistema de propiedad de Nueva York, Scherer Ibarra continúa siendo el dueño, pues el cambio de propietario o responsable del departamento de 78 metros cuadrados no se ha realizado y sigue siendo del consejero jurídico”, agregó el rotativo.

El diario recordó que en enero del 2019, poco después del inicio de su Administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que “quien no declare sus bienes no tiene cabida en este Gobierno”. Un mes después, el periódico Reforma publicó que dos de los entonces secretarios del gabinete federal no declararon el total de sus bienes.

Los entonces titulares de las secretarias de Gobernación (SEGOB) y de Comunicaciones y Transportes (SCT), Olga Sánchez Cordero Dávila, y Javier Jiménez Espriú, respectivamente, tenían sendos departamentos en Texas, Estados Unidos. Sin embargo, ambos justificaron la omisión de estos inmuebles en sus declaraciones patrimoniales de forma diferente.

La titular de la SEGOB explicó que ella había declarado la propiedad, pero que la Secretaría de la Función Pública ocultó la información, mientras que el titular del Poder Ejecutivo Federal descalificó durante su conferencia de prensa matutina al diario Reforma.

“En un primer momento [sí reservó la información]. Ella, en utilización de su prerrogativa, de su derecho a ciertas reservas para proteger datos de terceros [hizo la reserva], sin saber que Declaranet en automático protege los derechos de terceros”, declaró la titular de la SFP, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros.

Por su parte, Jiménez Espriú aseveró que el departamento había sido cedido a una empresa de la cual él era fundador, pero “de manera previa a mi regreso como funcionario público las acciones de esa sociedad, que se encontraban a mi nombre, pasaron a la titularidad de mi hijo Javier Jiménez Gutiérrez. En consecuencia, si bien Javier Jiménez Gutiérrez se desempeña como administrador de tal sociedad, su servidor no tiene relación alguna con ella”, según explicó.

“El caso del departamento de Julio Scherer no está a nombre de algún tercero, persona física o moral. Los documentos contienen su nombre completo, fechas de pago y está señalado como el dueño del inmueble en Park Avenue, Manhattan”, insistió El Universal.

EL DIARIO MILENIO DA OTRA VERSIÓN

Ese mismo día, el diario Milenio dio otra versión respecto a los mismos hechos, e indicó que Nora Laura Pareyón Galván, ex esposa del titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, “se quedó con todos los bienes que ambos obtuvieron mientras estuvieron casados entre 1982 y 2015, entre ellos un departamento de lujo ubicado en el Upper East Side de Manhattan, una de las zonas más exclusivas de Nueva York”.

“‘Los bienes de la sociedad conyugal pasarán a ser propiedad al 100% de mi cónyuge Nora Laura Pareyón Galván’, da cuenta el instrumento notarial número 9,570, pasado ante la fe del Notario Público No. 133 del Estado de México, Guillermo Alberto Rubio Díaz”, indicó dicho rotativo.

“El instrumento certifica que desde el 26 de octubre de 2015, Pareyón Galván es la única propietaria de todos los bienes conyugales, una vez que se disolvió su vínculo matrimonial con Scherer Ibarra. En la ‘Fe de Hechos’, el notario Rubio Díaz comprueba que tras el convenio de divorcio firmado entre ambos, ‘los bienes adquiridos por cualquiera de los señores Julio Scherer Ibarra y Nora Laura Pareyón Galván durante su matrimonio, y en propiedad de cualquiera de estos al momento de la disolución del vínculo, pasaron a propiedad de la señora Nora Laura Pareyón Galván'”.

-Información en desarrollo…

Comentarios

Tipo de Cambio