Inflación en BC aumentó 0.61% en julio; se ubica en 6.33% a tasa anual

Foto: María José Martínez-Cuartoscuro.com
Columnaz lunes, 16 agosto, 2021 12:00 PM

En julio de 2021, la inflación en Baja California registró un incremento mensual de 0.61% para ubicarse en 6.33% a tasa anual, por encima de la media nacional. Al interior del Estado, Tijuana tuvo un alza de 6.56% respecto a julio de 2020 y Mexicali de 6.11%, en el mismo periodo.

Roberto Valero, quien preside el Centro de Estudios Económicos de Baja California, indicó a NEGOCIOZ que estos niveles de inflación repercuten en el poder adquisitivo y el empobrecimiento de las personas, ya que el alza de productos se da sobre todo en alimentos, como la tortilla, que subió 25.76%, así como los energéticos. Como el gas LP, que aumentó 26.18%. En Tijuana, la gasolina Premium incrementó 16.29% y la Magna 6.08%.

Un reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) indica que, a nivel nacional, en julio la inflación creció 0.59% respecto al mes previo, para ubicarse en 5.81% en términos anuales. Dato que está fuera del rango objetivo del Banco de México (Banxico).

En julio, los energéticos tuvieron un incremento anual de 14.41%. Le siguieron los productos pecuarios, como la carne de pollo y de res con 10.08%, y los agropecuarios, con 7.77%.

Datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) señalan que, en el acumulado del año, las revisiones contractuales tuvieron una reducción de 0.21% en términos reales. Situación no vista desde 2017.

En el primer semestre de 2021, el ingreso de los trabajadores inscritos en el Seguro Social aumentó 2.4% en términos reales, la cifra más baja desde hace cuatro años.

En opinión de Valero, la reciente medida de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) de imponer un precio máximo, si bien podría contener la inflación, generaría desabasto, dado que el alza de los precios es por causas externas.

“Los precios de los energéticos internacionales están creciendo y los gaseros tienen que transferirlo”, opinó el especialista, a la par de referir que la creación de una gasera del gobierno mexicano para contener el precio del gas LP y natural “es una política eminentemente populista”, que ya se vivió hace 40 años y fracasó.

El día 12 de agosto, la Junta de Gobierno del Banco de México incrementó 25 puntos base la tasa de interés de referencia, para ubicarla en 4.5%, como diversos analistas habían previsto.

Sobre la política monetaria, Roberto Valero explicó que elevar la tasa de interés contiene la inflación cuando las personas están consumiendo mucho, pues al encarecerse el crédito, disminuye el gasto. Sin embargo, esta inflación es afectada por el encarecimiento mundial de los energéticos y los alimentos, y contra eso no puede hacer mucho el Banxico.

Agregó que hace unas semanas, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ya advertía que “traemos la inflación más alta en diez años, y todo esto es consecuencia de la pandemia de COVID-19 que rompió con cadenas productivas”, así como de un tema de oferta-demanda al iniciarse la recuperación económica, sobre todo de aquellas economías de países desarrollados que le han inyectado muchos recursos. Y de seguir subiendo la tasa de interés, se frenará el “incipiente” crecimiento económico del país.

Esta semana, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier Carrillo, aseguró que la tercera ola de contagios de COVID-19 que vive el país provocará un crecimiento de 5.5% del Producto Interno Bruto (PIB). Cifra menor a la prevista del 6.3% por diversos organismos.

Comentarios

Tipo de Cambio