Maltrato animal en Ensenada

Cartaz lunes, 12 julio, 2021 12:00 PM

Igual que en la lejana Japón, en los barcos pescadores chinos, en la barbarie caza de aleta de tiburón, acá en el noroeste tienen nula protección a la fauna marina costera (dígase lobo marino, foca de la especie mamífera llamada pinnípedos). No los quieren en la costa donde llegaban ferris atiborrados de turistas;  los pescadores crueles y sin corazón, lesionan y están matando a estas indefensas especies marinas, que son lentas para trasladarse, y solo buscan sobrevivir en esa costa de Ensenada.

Pero los están asesinando. Son heridos con bala; sus aletas son cortadas o ellos golpeados; su mandíbula queda destrozada para que, en caso de quedar vivos, no puedan comer.

¿Por qué tanta brutalidad contra esos mamíferos? ¿Por qué los tratan así? Protección animal no cuida las 24 horas. En la madrugada, bajo la luna, comenten estas brutalidades, registradas desde 1998.

El mar es abundante en alimentos para los animales, su cadena alimenticia, y para nosotros el tener de dónde obtener mariscos o pescados. ¿Que son una plaga? Pues nosotros los humanos también nos consideramos plaga, todo lo hacemos como depredadores y los animales como en un hormiguero: si lo movemos o tapamos su acceso, esas hormigas sienten miedo a lo que perturba su modo de vivir.

Dicen en el Génesis que sometamos a los animales. Controlarlos, pero no generar abuso cruel ni lesiones.

También por ejemplo, en Colombia, Pablo Escobar llevó muchos hipopótamos y se duplicó esa especie; hay incluso quienes piensan ya en sacrificarlos, pues los consideran plaga depredadora y quieren bajar su volumen.

No hay causa o motivo para que asesinen a esos leones marinos; el mar es inmenso y abunda el alimento. ¿Por qué seguir con esa brutalidad animal y pintar las aguas del Pacífico color escarlata?

Los niños con los paseos por la bahía ensenadense, gozan y se alegran al ver a los osos marinos tomando el sol en la costa. Una vista maravillosa. Pronto se extinguirá tal especie marina, por la brutalidad inhumana, salvaje, torpe; por los asesinos depredadores en barcos, lanchas o en la misma costa, a orillas del mar.

Qué triste momento. Tales animalitos que la naturaleza expuso para la fauna marina, son sorprendidos a balazos, machetazos, tubazos… Leí la nota en un medio informativo, y hoy la comparto.

 

Atentamente,

Leopoldo Durán Ramírez.

Tijuana, B.C.

Comentarios

Tipo de Cambio