La Policía del CJNG

Edición Impresa lunes, 5 julio, 2021 1:00 PM

El 10 por ciento de la corporación de Tecate está bajo investigación desde el año pasado. En diez meses, dos agentes de la Dirección de Seguridad Ciudadana coludidos con el Cártel Jalisco Nueva Generación fueron asesinados, dos más detenidos; por lo menos otros 16, sospechosos de participar en el tráfico de droga y asesinato de personas, continúan activos, armados y en la calle. Durante el tiempo que lleva la indagatoria inconclusa, los homicidios se han triplicado en el Pueblo Mágico

Dos policías de Tecate fueron asesinados en menos de 60 horas, sus compañeros y primeros respondientes han manipulado las escenas y dañado los teléfonos celulares de los agentes -reseteando y extrayendo las tarjetas- antes de que lleguen los elementos de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI) y peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE).

La liga del policía municipal Jesús Manuel Aragón Estrada -ejecutado la mañana del domingo 27 de junio en Tecate- con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), era económica y de sangre, aseguraron desde la Mesa de Coordinación por la Paz y Seguridad de Baja California. Su hermano Juan Carlos es el escolta, jefe de sicarios y mano derecha de Dany Isaac Ortiz Covarrubias “El Moreno” el objetivo más buscado en ese municipio.

En cuanto a Miguel Ángel Sandoval Zavala, el joven agente tecatense ultimado a balazos la noche del martes 29 de junio al desmontar el turno, a pesar de que algunos de sus compañeros aseguraron que “no andaba en buenos pasos”, las áreas de investigación de las fuerzas policiacas coordinadas no lo estaban investigando, y, tras analizar sus teléfonos y computadoras después de la muerte, no detectaron ninguna relación ni comunicación mafiosa.

Desde julio de 2020- hace diez meses-, 19 agentes municipales de Tecate están bajo investigación por su presunta colusión con el CJNG, pero siguen trabajando sin problemas como policías activos en la corporación. No han sido dados de baja, ni asignados a puntos fijos, convertidos en criminales uniformados y armados, con acceso a información privilegiada y toda la impunidad a su disposición pata traficar, matar y poner en riesgo la vida de sus compañeros y de la población en general.

En ese periodo, la Dirección de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal de XXIII Ayuntamiento tecatense ha tenido tres titulares: el Mayor de Infantería, Orlando Hernández Porras; el oficial Antonio Ortega Félix; y actualmente el Coronel Diplomado del Estado Mayor, Ramón Márquez Hernández. Sin embargo, ninguno ha sido informado de la lista de agentes presuntamente involucrados.

“Tenemos muy buena coordinación y apoyo, pero desde que llegué, no se me ha informado de ninguna investigación o agentes que deba sacar de las calles, y lo entiendo, por la secrecía y que busquen eliminar filtraciones. Igual, no estoy facultado para investigar, puedo sacarlos de la calle y ponerlos en algún punto fijo donde se limite el daño que puedan ocasionar y su movilidad, pero ese tema no se ha tratado”, comentó el Coronel Márquez Hernández, quien arribó a la Dirección el 25 de febrero del año en curso.

Miguel Ángel Sandoval Zavala, policía municipal / Jesús Manuel Aragón Estrada, policía municipal de Tecate asesinado

El hecho es que durante los diez meses que lleva la investigación, ningún policía ha sido detenido, no existen órdenes de aprehensión pendientes y tampoco fueron expuestos públicamente. De la impune lista, solo tres nombres se han hecho públicos:

  1. El 27 de junio de 2021, tras el asesinato del agente Jesús Manuel Aragón Estrada, con ocho años de servicio, autoridades locales informaron que formaba parte del CJNG y de los uniformados investigados.
  2. El 3 de noviembre de 2020, revelaron lo mismo cuando fue detenido José Valladolid Andrade, escolta del Subcomandante de Zona Rural en Tecate, capturado intentando evitar que José Guadalupe Zavala Ramírez alias “Pinocho”, sicario del CJNG, fuera detenido por la GESI. Solo se le acusó por encubrimiento y auxiliar “en cualquier forma al inculpado, a eludir las investigaciones de la autoridad competente o a sustraer de la acción de esta” y lleva el proceso en libertad. El Ayuntamiento inició su proceso de remoción, el cual Valladolid controvirtió, asegurando que él había detenido al sicario, pero no avisó al no portar radio.
  3. El 13 de julio de 2020, el reporte fue similar tras la detención de Yiovanni Guerrero Arellano, supervisor de la Policía Municipal de Tecate -con un año de servicio- en posesión de 90 gramos de metanfetamina, 100 gramos de marihuana, un fusil de asalto AR-15 y una pistola calibre 9 milímetros.

La multicitada investigación data del 6 de julio de 2020 y fue iniciada tras la aprehensión del ex agente municipal Ismael Gómez Sierra “El Chiquilín” y/o “El Comandante”, capturado en Ensenada en posesión de una pistola, 600 gramos de heroína y mil 125 pastillas de fentanilo. Al ser presentado, se le identificó como el “número 2”, operador administrativo del CJNG en Tecate, cuya presencia fue detectada por las policías locales en 2018. “Es el principal contacto con los policías”, detallaron en su momento.

Una larga lista de agentes fue encontrada en los contactos del celular del criminal.

Investigadores locales aseguraron que el contenido del expediente contra los uniformados, se vio fortalecido tras la captura por homicidio de José Guadalupe Zavala Ramírez “Pinocho”, presunto sicario de Jalisco, el 3 de noviembre de 2020.

En teoría, durante casi un año, las áreas de inteligencia de las Mesas de Coordinación para la Paz y Seguridad de Baja California, en colaboración con la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), han trabajado en la integración de una carpeta de investigación en contra de 19 -o más- policías municipales de Tecate.

En ese tiempo, algunos homicidas locales e integrantes del CJNG han sido capturados, pero tratándose de uniformados, no ha habido resultados.

Los agentes sospechosos representan el 10% de la corporación integrada por 189 elementos que conforman la corporación, la cual, de acuerdo con las estadísticas más recientes, lleva un 73% de avance en sus procesos de depuración.

Oficialmente, 88% de los elementos cuenta con el Certificado Único Policial y 12% no; tres agentes tienen pendientes procesos ante la Comisión de Desarrollo Policial, cuatro exámenes de Confianza pendientes están sometidos a un tipo de proceso administrativo, 60 han sido dados de baja y, de acuerdo con esta lista, 16 elementos son motivo de investigación.

En este marco de corrupción policíaca, a la que se sumó la incursión de “Los Chapitos” como nueva célula del Cártel de Sinaloa a la pugna territorial, la estadística homicida que durante el primer semestre del año pasado -previo a la captura de “El Chiquilín”- registraba siete homicidios al mes, creció a 18 mensuales en el segundo semestre, detonándose en el transcurso de 2021.

A medio año, al 30 de junio, el Pueblo Mágico sumó 170 ejecuciones, la misma cantidad de muertos por violencia que acumuló durante los doce meses del año pasado, lo que representa un incremento del 270%. Así, Tecate ocupa el cuarto lugar nacional en homicidios, con 28 muertos al mes, lo que significa que se cometen 62.89 por cada 100 mil habitantes.

 

POLICÍA EMPARENTADO CON EL NARCO, ASIGNADO A PUNTOS FIJOS

Alrededor de las 09:00 horas del domingo 27 de junio, empezó a circular la noticia de que habían matado a otro policía en Tecate. El cadáver se localizó a las 06:00 horas, y aunque estaba vestido de civil, sus compañeros lo identificaron desde el primer momento, pero procuraron contener la información.

El reporte original al número de emergencia 911, había sido por detonaciones de arma de fuego en la refaccionaria Autozone de la colonia Downey, por la calle Gutiérrez Durán, a la altura de la Escuela Secundaria “Francisco I. Madero”, en Tecate, con una persona lesionada.

Al llegar los policías municipales y primeros respondientes, informaron que en el interior de un Honda CVR gris con impactos de arma de fuego, estaba el cuerpo de su compañero Manuel Aragón, vestido de civil y sin signos vitales. En la escena del crimen estaban abandonadas otras dos camionetas pick-up de color blanco.

A través de testigos y cámaras, pudieron darse cuenta que el ataque fue perpetrado por sujetos a bordo de otra camioneta, abandonada unas calles delante del punto del asesinato, la cual se aseguró de manera posterior.

Peritos determinaron que a Aragón lo asesinaron con un rifle de asalto y una pistola calibre 9 milímetros, y que el dispositivo celular del agente, había sido inutilizado intencionalmente por policías municipales en la escena, situación que también se está investigando.

En cuanto a los antecedentes del joven uniformado, “es toda una fichita”, fue la primera versión desde las Mesas de Coordinación: “Facilitaba el uso de unidades y personal policiaco a los criminales, directamente a Dany Isaac Ortiz Covarrubias ‘El Moreno’, a Ulises Macías ‘El Chamán’; a su hermano apodado ‘El Guacho’, de nombre Juan Carlos Aragón Estrada, y a Samuel Vaca García ‘El Primo’, detenido el 29 de octubre de 2020”.

Incluso mencionaron que investigan la participación de otros miembros de la familia nuclear del policía, incluidas mujeres, en la venta de droga.

De las presuntas actividades mafiosas del uniformado indicaron:

– Limpiar la plaza, privar de la libertad, desaparecer, torturar y asesinar e inhumar clandestinamente a vendedores de droga y operadores criminales de los cárteles contrarios.

– Proteger la seguridad de “El Moreno”.

– Pagar cuotas semanales a policías y ministerios públicos coludidos.

En cuanto a los antecedentes, el 27 de octubre de 2017, una narcomanta fue exhibida sobre el puente peatonal, sobre la calle Paseo Universidad de la colonia Morelos, en las inmediaciones de la estación de gas natural: “Mira Bien Oficial Luis Pacheco Y Cortes Bajenle De Huevos O Se Los Ba Cargar La Verga Ultimo Aviso Tambien Tu Aragon Del Operativo Si Buelves A Llevar Los Guachos Att CJNG EL PUMA”.

Dos días antes, el agente Pacheco había sobrevivido a un ataque a balazos al salir de su casa.

“El Puma”, quien hace casi cuatro años amenazaba a los policías, incluido a Aragón, era José Jovany Ortiz Covarrubias, entonces jefe de matones del CJNG y hermano de “El Moreno”, quien, de acuerdo con informes, era jefe del uniformado y su familia. Jovany Ortiz fue asesinado a balazos el 27 de febrero de 2019 mientras conducía por la colonia Luis Echeverría, sobre la carretera Tecate-El Hongo.

En mayo de 2018, Aragón protagonizó un enfrentamiento en redes sociales y un pleito administrativo con el entonces síndico procurador de Tecate, Gerardo Sosa Minakata, a quien denunció porque lo suspendió tras llamarle la atención con leguaje inapropiado en una conversación telefónica que fue grabada y exhibida.

El enfrentamiento inició cuando el policía multó a un joven que circulaba en una moto sin placas ni licencia, quien se negó a identificarse y les advirtió: “Ahorita te hablan para que nos dejes ir”, y el síndico les marcó para que lo soltaran. Entonces, Sosa Minakata aseguró que Aragón tenía diversas quejas por abuso de autoridad y estaba amparado porque una familia lo había denunciado judicialmente.

Sin embargo, actualmente no tenía ningún problema, ni administrativo ni judicial, así lo informó el director de la Policía, Coronel Diplomado del Estado Mayor, Ramón Márquez Hernández: “Lo único que había eran denuncias a través de redes sociales que lo involucraban en presuntas actividades criminales, pero nada concreto como parte de alguna investigación, yo no estoy facultado para investigar, pero ante las constantes denuncias cibernéticas, se decidió desde hace dos meses, por seguridad, sacarlo de las calles y lo enviamos a un punto fijo. Y eso es lo que podríamos hacer en caso de recibir alguna lista de policías investigados por el tiempo que durara la investigación, pero no ha sucedido”.

Los hermanos Aragón Estrada están identificados como servidores de “El Moreno” en los organigramas criminales en poder de las Mesas de Coordinación, como servidores del CJNG, cuya cabeza más visible es el ex policía de Tijuana, Alfonso Trapero Ibarra, y “El Pedro”, traficante enviado desde Jalisco como apoyo criminal.

Sin embargo, en fechas recientes los investigadores locales continúan rastreando las lealtades criminales de Dany Isaac Ortiz Covarrubias, de quien, a principios de año, en medio de una crisis interna, aseguran habría buscado arroparse con Sinaloa.

 

NADA DE SANDOVAL

Respecto al asesinato del agente Miguel Ángel Sandoval Zavala, lo más destacable es que fue asesinado apenas 60 horas después que su compañero. Para privarle de la vida también usaron un arma larga, pero el calibre de la pistola era .40, diferente a la usada en contra de Aragón. El reporte balístico aún no concluye, por lo que las autoridades desconocen si los rifles empleados en contra de los dos oficiales coinciden.

“Sandoval no estaba en el radar, ni su nombre, ni su contacto telefónico había salido a relucir en las capturas recientes de criminales en Tecate”.

El análisis de sus comunicaciones y mensajes en su celular encontrado, tampoco reveló ningún contacto con policías mafiosos u otro criminal conocido, “aunque aún se está indagando, tampoco se ha encontrado ningún tipo de relación amistosa o laboral entre Sandoval y Aragón, aparentemente, lo único que tenían en común era que laboraban para la misma corporación”, manifestó un investigador.

El director de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal detalló que Sandoval tampoco tenia denuncias ni procedimientos en su contra ante la Comisión de Desarrollo Policial.

Al solicitarle al Coronel su versión ante el hecho de que dos de sus subordinados fueron asesinados en menos de tres días, se remitió al comunicado en el que “… la Dirección de Seguridad Ciudadana condena y reprueba enérgicamente dichos actos de violencia en contra de oficiales de la Policía Municipal, los elementos de la corporación se unen a la pena que embarga las familias expresando su apoyo y solidaridad”.

De la reacción de la tropa, dijo que “hay de todo”, los que tienen miedo y quieren salir de vacaciones, y los que no deben nada y están dispuestos a continuar.

Respecto a un cambio de estrategia ante la violencia, Márquez Hernández explicó que desde el domingo 27 de junio, tras el primer homicidio, se incrementó la presencia y patrullajes de la GESI, el Ejército y la Guardia Nacional en Tecate, y habría una reunión de las fuerzas coordinadas el jueves 1 de julio para establecer nuevas definiciones.

 

Comentarios

Tipo de Cambio