Para el presidente municipal electo: Tijuana cochinona, el gran reto

Foto: Internet
Opinionez lunes, 7 junio, 2021 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

La verdad no sé qué pasa con nuestros funcionarios, empezando con el presidente municipal en turno; más cuando son nativos de la ciudad o habitándola desde hace años y que la hacen propia con el deseo de gobernarla (para qué) y no darse cuenta o no querer ver lo fea que es Tijuana. Porque nadie lo podrán negar, Tijuana no es bonita, no tiene atractivos urbanos que nos pueda hacer sentir orgullosos, salvo la calidad y prestigio que ha mantenido en CECUT y alrededores.

Renegamos de las inundaciones que nos afectaron hace años, hasta que un presidente municipal tuvo el acierto de solucionar ese problema (y que posteriormente fue gobernador); sin embargo, aun cuando se resolvió ese gran problema, no se tuvo tiempo o presupuesto o interés en embellecer la ciudad, salvo otro presidente municipal que tenía grandes proyectos en mejorar la imagen de la ciudad gracias a su profesión de arquitecto, pero por razones políticas se lo impidieron, y que algo logró mejorar la imagen de Tijuana.

Conozco varias ciudades de México por motivos de estudio, trabajo, congresos… y todas -créanme, todas- son más limpias y bonitas que Tijuana, sin ser tan importantes como lo es nuestra ciudad; aquí todas las calles están sucias, con malezas donde debe haber jardines, jardineras, camellones verdes que no lo están, salvo ciertas áreas de la zona rio y de algunas colonias.

Es lamentable llegar a Tijuana y ver los accesos dar lástima; tan solo un ejemplo: la llegada al aeropuerto y ver las avenidas sin pavimento, sin limpiar, terregales, malezas. Puro cochinero.

No solo las autoridades son responsables, lo somos todos, pero podemos proponernos hacer a Tijuana una ciudad limpia, primero, y después embellecida.

Ejemplos del desinterés de las autoridades tenemos a la Cespt, que hacen sus trabajos en las calles y dejan un cochinero de escombros y pavimento cuando terminan; aparte de los destrozos que ocasiona, no deja igual a como estaba antes de abrir el pavimento, y al terminar rellenan de tierra para que se compacte… y pasa hasta un mes para reponer el pavimento. Son los peores.

O los de obras y servicios públicos cuando dan mantenimiento a las vialidades, donde dejan bonito, por ejemplo, el encarpetado, pero las orillas llenas de escombros o pavimento que no recogen; o cuando barren las cunetas o camellones dejan la basura a un lado para cuando otra brigada llega a llevárselos. Y sabrá cuándo -o nunca-, o pasan meses o se vuelve a esparcir.

Y de la gente, ni qué decir. Lo más común es cuando aparentan ser limpios y barren sus banquetas, pero en lugar de recoger la basura, la barren a la calle y ahí la dejan para que se solidifique o esparza y sea parte de las capas del pavimento (si tiene; y si no, pues hacer crecer la capa de tierra).

Mi propuesta al presidente municipal que haya salido ganador es que le ponga más atención al mejoramiento de la presencia de la ciudad con limpieza y áreas verdes bien atendidas y no dejarlas en el olvido. Y que sea creada una Dirección dentro del organigrama municipal, y no sea solo un departamento; para que sea bien atendida como una Política Publica de Gobierno, que dentro de las facultades de esa dirección se encargue de sancionar a aquellas personas que en una forma u otra la ensucien, pero con multas bajas y no como área recaudatoria.

Así, para cuando tengan que renovar licencias o predial, sientan dolor en su bolsillo por las multas que se le acumulen; el que es sucio o cochino siempre lo será porque quizás así viven, o así los educaron sus padres. Aunque parezca que el tema no es conforme a los temas que trato, la verdad es que las familias viviendo en una ciudad limpia y bella se sentirá más identificadas con ella, y como dije, orgullosa. Y que con el tiempo se logre crear una cultura de limpieza y belleza.

Como siempre, gracias a mis dos que tres lectores por sus comentarios y consultas al e-mail: bautista46@hotmail.com o al celular (664) 204-61-80.

 

El Licenciado Roberto Bautista es terapeuta de parejas con maestría en Educación.

Comentarios

Tipo de Cambio