Única diferencia entre AMLO y Porfirio Díaz es el bigote: Dulce María Sauri [VIDEO]

Imagen tomada de Internet / Google Imágenes
Destacados viernes, 14 mayo, 2021 9:25 AM

Dulce María Sauri Riancho, presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, comparó, ayer jueves 13 de mayo, al presidente Andrés Manuel López Obrador con el general José de la Cruz Porfirio Díaz Mori -más conocido como Porfirio Díaz-, cuyos mandatos nacionales fueron del del 17 de febrero de 1877 al 5 de mayo de ese mismo año, y, del 1 de diciembre de 1884 al 25 de mayo de 1911, cuando se dio la Revolución Mexicana.

Durante una conferencia de prensa en el Palacio de San Lázaro, la diputada federal integrante del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), afirmó en que confía en que el político tabasqueño no se convierta en el Díaz Mori del Siglo XXI.

Sauri Riancho recordó que desde 1902, el presidente Díaz Mori dijo que ya era momento de dejar el cargo y empezó a generar “juego” político entre sus colaboradores para ver prospectos, entre ellos José Yves Limantour Marquet y Bernardo Doroteo Reyes Ogazón, pero no se decidió por ninguno y dijo: “ni modo, me quedo”.

La presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro, narró que Díaz Mori fue mandatario nacional otra vez, hasta 1906. y luego otros cuatro años. Mientras que en 1910, el general dijo que México ya estaba listo para la democracia, pero pretendía quedarse hasta 1914. Sin embargo, vino la Revolución y la no reelección.

“Esta es nuestra historia y al presidente de la República, que le gusta tanto apelar a ella, tiene que recordar. Yo no lo veo, aun cuando tengan ambos la cabeza blanca, las canas muy bonitas blancas, que tenga aspiración a ser el Porfirio Díaz del Siglo XXI. No lo veo, no lo espero, no lo quiero”, dijo la ex gobernadora de Yucatán.

Pese a lo anterior, la ex presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) priista, señaló que hay una diferencia mínima entre el político tabasqueño y Porfirio Díaz Mori, quien permaneció en el poder por más de 30 años.

“Yo creo que la diferencia en este momento entre el presidente Porfirio Díaz y el presidente López Obrador, es el bigote”, afirmó la diputada del PRI, quien al recordar que cada vez que se iba a acabar su cuatrienio, el general lograba quedarse otro periodo más.

“Me parece que el presidente de la República tiene que concentrarse más en hacer que en decir, y para poderlo hacer necesita esa pausa, ese silencio, y estoy segura que recuperaría toda esa capacidad para concertar y conciliar voluntades para ejecutar cosas, cosas a favor del país, a favor de su propio proyecto político, que no va a prosperar en medio de la confrontación”, abundó Sauri Riancho.

La diputa priista consideró que López Obrador sí sabe que está violando la Constitución al aceptar que se ha entrometido en el proceso electoral, por lo que opinó que una razón podría ser que busque la anulación de los resultados, sabiendo que al partido Morena no le va ir como él quiere.

“Puedo pensar que el presidente de la República está decidido a lo que en términos beisbolísticos se llama jugar al sacrificio; es decir, con tal de empujar una posible anulación de las elecciones, señalar que el Ejecutivo Federal está interviniendo de una manera que claramente la Ley sanciona, y sanciona con anulación”, agregó la legisladora.

“Entonces, esa es la segunda, una jugada de sacrificio. Pero, para poder pensar en una jugada de sacrificio, en términos beisbolísticos tendremos que pensar que sus jugadores están envasados y que al que le toca batear, pues no está muy seguro de que vaya a meter el ‘hit’ para ganar la carrera”, abundó Sauri Riancho.

“Y creo que ahorita, nada más que el presidente tenga una información muy específica, que llame a que su partido no vaya a tener los resultados que él quiere en las elecciones, y hablo en general, no sólo en las federales sino también las locales”, explicó la diputada del PRI.

Ayer jueves 13 de mayo, el presidente Andrés Manuel López Obrador recordó que, durante su gira del fin de semana por Tabasco, Oaxaca y Veracruz, algunas personas le pidieron que se reeligiera en el cargo.

“Nos quedamos en Paraíso, qué me decían, voy a comentarlo: gracias por el trabajo y voy a decir otra cosa que le va molestar mucho a los conservadores, a mis adversarios: ‘reelíjase, reelíjase’”, recordó el mandatario nacional.

“Decía no, qué no ven que ya estoy chocheando y que además soy partidario de la no reelección, soy maderista, ya hasta el 24 y me jubilo”, afirmó el titular del Poder Ejecutivo Federal, durante su conferencia de prensa matutina.

El fin de semana pasado, López Obrador realizó una gira por las refinerías del sur del país, además de que supervisó avances del Tren del Istmo y de la creación de un rompeolas en Salina Cruz, Oaxaca.

Ayer miércoles 12 de mayo, López Obrador aseguró que no se reelegirá, ni ampliará su mandato, por lo que concluirá su sexenio en septiembre del 2024. Sin embargo, dijo que su Gobierno será de “seis años”, porque trabaja el doble que otros mandatarios nacionales que lo antecedieron.

Además, el titular del Poder Ejecutivo Federal enfatizó que no es necesario firmar un acuerdo en el que se garantice que no buscará la ampliación de su mandato, tal como cuando se comprometió a no reelegirse. “No, no habrá reelección, no habrá reelección, si eso es también lo que les preocupa”, explicó el político tabasqueño.

“¿No firmará el compromiso de no ampliar su mandato?”, le preguntó una reportera durante la conferencia de prensa matutina presidencial. “No, es mi palabra y los compromisos se cumplen ¿Ya sabes de que son 6 años los que me faltan?”, respondió López Obrador.

“Sí, presidente”, le dijo la reportera. “Bueno, porque me faltan formalmente tres, pero voy a trabajar 16 horas diarias como lo vengo haciendo, no ocho, y eso me ayuda a tener más tiempo, aclarando si el pueblo quiere”, agregó el mandatario nacional.

“También, aclarando, una de las reformas constitucionales que se llevaron a cabo fue la revocación del mandato, en marzo del próximo año va a haber una votación y se le va a preguntar a toda la gente, ¿quieres que continúe el presidente o que renuncie? Porque el pueblo pone y el pueblo quita”, insistió.

“Yo no voy a estar aquí si no tengo el apoyo del pueblo. Ya cuando un presidente tiene el respaldo de sólo el 25, el 30 por ciento de la población, ¿ya qué hace? Yo cuando deje de tener mayoría, cuando ya no esté de acuerdo el pueblo, me voy a Palenque, Chiapas”, dijo.

López Obrador insistió que su movimiento -auto denominado “Cuarta Transformación”- esta arrancando de raíz la corrupción, “y lo estamos logrando de manera pacífica, sin violencia”.

“Será muy difícil de que se reestablezca el régimen corrupto de antes, aunque toco madera, volvieran al gobierno los corruptos, porque ya está cambiando la mentalidad del pueblo. Este es un pueblo nuevo con una conciencia cívica de las más importantes del mundo”, detalló.

Comentarios

Tipo de Cambio