Falta de seriedad del PES

Foto: Archivo
Columnaz viernes, 14 mayo, 2021 8:00 AM

Lo primero, lo primerito, fue haber nominado, más por interés que por convicción, a un ex reo del penal de mediana seguridad El Hongo como su candidato a gobernador del Estado. En efecto, el Partido Encuentro Solidario hizo a Jorge Hank Rhon, sospechoso de la autoría intelectual del asesinato del periodista Héctor “El Gato” Félix Miranda, su abanderado para titular del Poder Ejecutivo estatal.

Además, la falta de seriedad del partido que es aliado del Presidente Andrés Manuel López Obrador y del partido oficial, Morena, ha tenido desatino tras desatino en la nominación a la presidencia municipal de Tijuana.

Ante la necesidad de colgarse de la buena fama del Teniente Coronel en el retiro, Julián Leyzaola Pérez, pero seguramente conscientes de que no podría ser candidato, dado que en la persecución política del gobernador Jaime Bonilla Valdez lo consideran prófugo de la justicia, se aferraron a darle al casinero la esperanza de estar en la boleta, y a engañar a la sociedad tijuanense con esa poco probable posibilidad.

Cuando por artimañas del Ayuntamiento de Tijuana, en manos de Morena, no le quisieron emitir al Teniente Leyzaola la carta de residencia, requisito para inscribirse como candidato a la alcaldía, el caos ya se anunciaba.  Sobreviviente de un atentado que le dejó postrado en una silla de ruedas, se ha mantenido alejado de la vida pública, ante el inminente hecho que, de ser visto, será detenido por la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación.

Pero vaya, después de una opinión legal de la fiscalía, solicitada por el Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEE), determinaron que no podrían registrar al ex secretario de Seguridad Pública tanto de Tijuana como de Ciudad Juárez, Chihuahua, por existir una orden de aprehensión en su contra. El caso, por supuesto, no termina ahí, pues recursos para saltar esos obstáculos, están en proceso.

Entonces, es aquí donde el PES empieza a perder la poca seriedad que le quedaba tras la nominación de Hank (quien parece haberse comprado un partido, más que haber sido albergado por uno). Decidieron que el candidato emergente a la alcaldía sería Héctor Cruz Aparicio, diputado con licencia, y, de hecho, suplente de Julián Leyzaola Pérez al mismo cargo.

Días después, que siempre no. Que mejor el candidato a la presidencia municipal de Tijuana, sería el todavía priista -pero más hankista- Ranier Falcón, quien, hasta antes de la volteada de Hank al PES, era líder de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP). Su nominación, incluso, fue aprobada por el IEE.

Foto: Archivo

Hasta ahí parecía que todo iba bien. Para acompañar a quien fue detenido por acopio de armas y sospechoso incluso en el asesinato de su nuera, o sea, Jorge Hank Rhon, habían elegido a uno de sus más fervientes seguidores… hasta que le salieron a Falcón con eso de que su candidatura no era tal, sino que era una especie de Juanito, en este caso Juliancito, cuidando la candidatura del Teniente para cuando este estuviera en condiciones de encabezarla.

Y luego… otra vez Cruz Aparicio.

Hasta que, en el ámbito nacional, Morena hizo una movida más Juanita que cualquiera: ante la cancelación del registro de la candidatura de Félix Salgado Macedonio al gobierno de Guerrero, por parte primero del Instituto Nacional Electoral y después del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación por no haber presentado la información de sus gastos de pre campaña para la debida fiscalización, los de Morena sacaron de la veta familiar de Salgado, a su hija mayor.

Evelyn Salgado, una joven sin experiencia ni más carrera política que la que ha hecho a la sombra de su padre, fue la “ganadora de la encuesta” en Guerrero (ya sabe, siempre salen con que ganó una encuesta, de la cual nadie conoce ni metodología, ni proceso, ni nada), para ser la candidata al Gobierno del Estado.

Y como en política el mal ejemplo cunde, todavía no terminaban de caducar los memes por la herencia de la candidatura de Morena en Guerrero, cuando en Tijuana, los aliados de Morena -o sea, el PES- salió con la barrabasada de actuar en consecuencia y rescatar a una de las hijas de Julián Leyzaola, para que reciba en herencia la candidatura de su papá, tal cual sucedió en Guerrero.

¿En serio? ¿No encontraron a alguien más? Es evidente por las primeras declaraciones de Indira Leyzaola, que ni la política, ni la oratoria, ni la administración pública son lo suyo. Está ahí por el apellido y nada más, lo cual, aparte de ser poco serio por parte del PES, es además un insulto a los electores.

Para coronar este galimatías político-electoral del PES, aclaran en el partido que la candidatura de Indira, por cierto ya aprobada por el IEE, es provisional, en lo que se resuelve la situación del ex secretario de Seguridad, que lo que no pierde es la esperanza de aparecer en la boleta, aun a costa de su hija y su incipiente carrera política.

¿Qué sigue? ¿Hasta donde llegará el PES? La intención es clara: estar en la polémica, para así jalar votos a su candidato a gobernador, el sospechoso eterno, al que Estados Unidos le retiró la visa para ingresar a ese país: Jorge Hank, quien no logra despegar electoralmente como esperaba.

Es tanta la desesperación, falta de seriedad y congruencia, que ya hasta el Teniente Leyzaola empezó a solicitar el voto por Hank, olvidando que cuando fue secretario de Seguridad Pública de Tijuana, no solo investigó al casinero de Caliente, también lo combatió, a él, a sus escoltas y a los hijos de quien fue sentenciado por el asesinato de Héctor Félix, y hoy líder otra vez del equipo de seguridad de Hank: Antonio Vera Palestina.

Así de incongruente y burda es la vida política mexicana, especialmente en el PES.

Comentarios

Tipo de Cambio