Diferentes consecuencias de la pandemia

Foto: Internet/Existe mucha preocupación por los Juegos Olímpicos a tres meses de que arranquen
Opinionez lunes, 3 mayo, 2021 12:00 PM

Es interesante observar cómo las diversas actividades en el mundo se empiezan a retomar, muy a pesar que la presencia del COVID-19 siga siendo muy alta; el país de la India es un claro ejemplo. Si bien tenemos que aprender a vivir con la amenaza del virus. lo cierto es que tampoco hay otra opción.

Un evento que se celebra cada 4 años y que tiene impacto en todo el orbe está en una disyuntiva: los Juegos Olímpicos de Tokio en Japón. Este evento deportivo se desarrollaría originalmente el año pasado, pero ante las circunstancias conocidas se decidió celebrarse este 2021. Estamos a tres meses de su inicio y existen más preguntas que respuestas.

Habría que trasladarse mentalmente al país asiático para tratar de entender lo que sucede en esa ciudad y país. Una reciente encuesta arrojó como resultado que el 70% de los nipones se oponen a albergar los juegos olímpicos en la fecha acordada. Inclusive no solo quieren que se posponga, sino que se cancele. El estudio de opinión pública señaló que 24.5% está a favor que se lleven a cabo en la misma fecha la justa deportiva, el 39.2% opta por cancelar y el 32.8% por escoger un mejor momento.

Entre las razones fundamentales del rechazo está el hecho que a tan corto tiempo de la inauguración, solo el 1% de la población de ese país ha sido vacunada; además las autoridades parecen más enfocadas a los trabajos de remodelación de instalaciones y a tener todo el aparato logístico de las delegaciones de los diferentes países “a tono”, que atender la emergencia sanitaria. Ante el alza de en los contagios, en las últimas fechas hubo de nueva cuenta que confinar a los habitantes en sus hogares, siendo no solo Tokio, sino ciudades periféricas como Kioto, Osaka, Okinawa, etc.

Un tema que está en la mesa son las pérdidas económicas que se tendrán, ya que la inversión ha sido impresionante para una ciudad que no generará ganancias, máxime que la competencia se llevará a cabo sin público, es decir, sin la entrada de turistas extranjeros, ya que la presencia de espectadores fue cancelada. Lo anterior tendrá como consecuencia una baja considerable en la expectativa económica en el sector turístico.

La otra cara de la moneda es el ámbito deportivo: para los jóvenes en edad de competir sería desastroso ver interrumpido su ciclo olímpico. Una gran cantidad de atletas tienen años dedicando todos los días de su vida a entrenar y prepararse para estos juegos con enorme sacrificio. Si por alguna razón llegaran a cancelarse, es muy probable que jamás vuelvan intentar hacerlo. Además, seguramente aquellos que son beneficiados por una beca o patrocinio serán retirados ante la falta de resultados, y canalizados a otros con mejor futuro.

Un dato que es importante señalar es que para los atletas estar vacunados contra el COVID-19 no es una obligación, lo que puede generar brotes de contagios con otros atletas. En México se están vacunando a aquellos deportistas que asistirán lo cual me parece una buena medida.

Como podemos darnos cuenta, el impacto de la pandemia tiene repercusiones en todos los aspectos de la vida; en primer lugar el tema de salud, pasando por el económico y afectando a todo tipo de rubros como el deportivo.

La incertidumbre de los Juegos Olímpicos es la misma que sufrimos los habitantes de este planeta; por un lado queremos realizar actividades y volver poco a poco a la normalidad, pero por otra parte la realidad se impone. Es decir, la emergencia sanitaria aún está lejos de concluir.

 

Alejandro Caso Niebla es consultor en políticas públicas y comunicación.

@CasoAlejandro

Comentarios

Tipo de Cambio