“Restaurar la relación con los empresarios”: Alcibíades García Lizardi

Fotos: Alejandro Gutiérrez Mora
Zoom Político , and lunes, 19 abril, 2021 12:00 PM

El candidato a gobernador de Movimiento Ciudadano, ve cuatro pandemias en México: la de la salud, la de la delincuencia, la económica y la de odio, generada por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a quien califica de testarudo. De Bonilla, dice, “es un cholo de barrio”. Para reactivar la economía, propone mesas con empresarios, y para combatir la delincuencia, administración e inteligencia, no combatir armas con armas

A Alcibíades García Lizardi, le gusta la velocidad.

Subir el velocímetro de su Camaro blanco convertible a los 240 kilómetros por hora. “Estoy loco, no debo hacer esto”, pensó la última vez que lo hizo al entrar en una espontánea carrera con un Mercedes Benz, “es una especie de locura, de calentura por el manejo”.

De 78 años de edad y buena salud, ahora le da por vestir de negro con naranja, este último, color distintivo de su partido Movimiento Ciudadano. Incluso los tenis. Trae unos “fosfo fosfo”, que de moda puso Mariana Rodríguez, esposa de Samuel García, candidato de MC al Gobierno de Nuevo León. Alcibíades lo confiesa: “Me los regaló mi nieta, y Samuel también los trae”.

Tiene una colección de más de 50 carros. Los mantiene en su casa en el fraccionamiento Villafontana en Mexicali, donde siempre ha vivido. “Tengo muchos clásicos muy bonitos, tengo un Rolls Royce que es una joya, del 67, es amarillito huevo. Inglés, con el volante del lado derecho”.

Se declara también apasionado del arte. “Tengo mucha pintura de grandes amigos míos, como Cuevas, Toledo, Tamayo, Zúñiga. Un gran pintor que se nos fue temprano, muralista mexicano, creo que el último mexicano que hizo los murales de la Facultad de Administración de la UNAM. Emigró de España en la época de Franco, y llegó a México y nos hicimos grandes amigos, Benito Messeguer. Tengo obra de Messeguer y mucha obra de Zúñiga. Francisco Zúñiga, costarricense, se convirtió en un representante de la cultura indígena”, compartió en entrevista con ZOOM POLÍTICO.

Alcibiades García nació en el Ejido Jalapa en Mexicali. Ahí hizo la primaria, la secundaria en la 18, que era la única que había en Baja California, y “la Preparatoria del Estado, era la única que había, porque la fundamos nosotros. La UABC nace ahí también con nosotros”. Terminó en la Normal Fronteriza. Como muchos políticos de viejo cuño, maestro. De ahí a Guadalajara y a la Universidad en la Ciudad de México, donde entró al mundo de la política en el gobierno de Luis Echeverría Álvarez. El director de la Facultad de Derecho se lo presentó. “Y ya me preguntó dos, tres cosas el Presidente, dos minutos y para afuera, en Los Pinos, y le dijo al maestro: ‘Oye, este joven nos puede ayudar en Guerrero’, y ahí voy. Ahí conocí a Lucio Cabañas, tuve dos encuentros con él. Ahí tengo un libro que voy a publicar en estos días, donde platico la historia”, adelantó.

Era gerente general de las Industrias Forestales del Estado, donde conoció a

Cuauhtémoc Cárdenas como subsecretario general de la Fauna. Alcibíades tenía 32 años. Por una oferta de Cárdenas que no se concreta, salió de Guerrero. Hasta que le llamó Jorge Montaño, embajador de México y representante ante la Organización de las Naciones Unidas, y terminó como coordinador de administración de Bellas Artes. Ahí inició su educación y pasión por el arte.

Aclara, por el costo de los autos y del arte, que su fortuna no proviene de la política. Sentencia: “No hay cargo público que te haga rico, ni el Presidente”.

Insiste: “No hay cargo público que te dé posibilidades de vivir como rico. Te permite vivir en cierta medianía, y lo decía Miguel de la Madrid, ‘Vamos a vivir como Juárez’, pero no hay cargo que alcance”.

Lo suyo, dice, empezó siendo el comercio. Rentar la bicicleta, bolear zapatos, comprar y vender autos cuando ya era adolescente, “y así fui haciendo negocio tras negocio sin la vida pública, yo llegué como profesor, y a chambear en soldadura, mecánica, pintura, por amor a los fierros, a los autos… Y vas creciendo y creciendo. Hoy día, qué hago: construyo vivienda vertical, torres de departamentos”.

Comparte las empresas con su hijo, como la vida política, pues su vástago es diputado federal, también por Movimiento Ciudadano.

De igual forma, tuvo gasolineras. Once, dice, en sociedad con Rodrigo Llantada. Pero ahora “estoy haciendo con Raúl Villarreal otras cosas y estoy manejando vivienda, haciendo departamentos en Mexicali, torrecitas, y ahí vamos”.

Aun con recurso propio, la suya será “la campaña más austera que se haya hecho en Baja California, no pienso tirar el dinero, la verdad se los digo con toda y absoluta honestidad. No venimos a competir con la cartera de Jorge ni con el presupuesto de Marina ni el de PRD, no es por ahí. Mi trabajo es mirarte a los ojos, esa es mi campaña, verte a los ojos, y los que votaron bien en 2018, se dieron cuenta que no resultó. A ellos los tengo que ver a los ojos”.

Entre risas advierte: MC asignó 4.4 millones de pesos para 31 candidatos, pero se siente optimista al encabezar lo que será la “tercera vía”: “Vamos a ganar Campeche, Nuevo León y Monterrey con Luis Donaldo Colosio, vamos a acercarnos mucho para ganar en Chihuahua con ‘El Caballo’, Bours está teniendo un crecimiento exponencial en Sonora, tenemos un crecimiento brutal en Nayarit, vamos a ganar Colima con Leoncio Morán. El crecimiento con los ciudadanos de nuestro Movimiento es notorio”.

García Lizardi entró a la contienda por el Gobierno de Baja California de bateador emergente. El candidato original los dejó colgados. El ex rector Alejandro Mungaray Lagarda les tiró la candidatura tres días antes del registro, y se fue a apoyar a Marina del Pilar Ávila Olmeda, la candidata de Morena.

“Construimos con Alejandro una candidatura que nos parecía muy sólida por su capacidad, por ser estudioso, por haber sido rector, por escribir tantos libros, por haber sido secretario de Desarrollo Económico… y me equivoqué. ¿Por qué me equivoqué? Porque dimos la confianza de construir la candidatura y creí que tenía que construirse de Movimiento Ciudadano hacia afuera, con la sociedad bajacaliforniana. Y de ahí para adentro, le corresponde al partido hacer las propuestas, planes, estrategias y ponerlas a consideración, desde la plataforma electoral, desde los planes de desarrollo para iniciar. Íbamos muy bien, y luego viene la crisis económica: no hay dinero en el partido.

“No es cierto que hayamos metido la mano en la planilla, él quería meter planillas y las hizo… pero un daño que nos hizo. En Ensenada, a fuerza quería una chamaquita de 24 años, hija de un compadre de él, cuando ya teníamos candidatos a diputados en el Distrito XVII, en el XVI, en el XV y en el Tercer Distrito federal. ‘Que se bajen todos, yo pongo chamacos ahí’… no, ¡espérate!, nos estás descuadrando todo. Nos bajó a la candidata de Rosarito, fue y le dijo ‘No te dejes, ponte en contra de Alcibíades’, y pues te quedas callado, ¿no?

“En Tijuana, a Adriana Milanés nos la bajó, le dijo que le daban las perlas de la virgen y todo, pero se nos baja y nos mueven el tapete y ahí vengo a hablar con Adriana: No, m’ijita, mire, no, por favor… ¡un desorden! Entonces, eso fue lo que provocó, de un de repente se fue y sin decir adiós”.

¿Cómo fue el proceso de selección de su candidatura? ¿No había más, era el único?

“Lo acabas de decir, ¿para qué echo mentiras? Se nos va quince para las dos y el tiempo… Traía yo una relación muy cercana con ‘Memo’ Trejo Dozal, que es mi amigo, y ya habíamos planteado la posibilidad de que fuera él en plan B, pero fue tan rápido, porque no pensé que Mungaray se fuera a bajar, ¡se los juro! Y qué bueno que se nos bajó tres días antes, porque si no, nos parte el alma que se baje ya con el registro, imagínense, ¡nos quedamos sin candidato! Es una vergüenza. Me voy a ver a ‘Memo’ a su casa, y pues le digo, ¡de bombero, cuate! Y al día siguiente se baja en México, y me dice Dante: ‘Compadre, pues a dar la cara, cuate’. Oye, Dante, ¡no!, si yo no tengo absolutamente nada para estar en una boleta electoral, y además la lana, ¡el partido no tiene ni centavos! ‘Pues compadre, te toca apagar el fuego’. Y así fue. Obviamente me pregunta alguien que si hubo una encuesta, y yo, ¿cuál encuesta? ¡si ni en Morena las hacen!

Para esto, ya dejó la coordinación de MC en el Estado en manos de la secretaria general, la maestra Bertha Alicia Sánchez, “porque no puedes andar en la misa y estar en la procesión, es muy difícil”.

En parte, confiesa, porque ya está cansado. De hecho, prevé un retiro “para noviembre o diciembre, aunque Dante me dice ‘hasta 2024’, porque Dante termina en el Senado hasta 2024, pero yo no tengo ninguna pretensión de cargo público más que esta oportunidad. Si me la dan los bajacalifornianos, va a ser maravilloso, fantástico. Y les digo una cosa, créanmelo: sería el mejor gobernador en la historia del Estado, ninguno, y no es demérito de uno o de otro, ninguno, ni Jorge. Sacó un jingle hoy que tiene experiencia, ¿de qué? Cuáles han sido sus cargos públicos, cuál… cuál es su virtud, su lana, sus negocios, más allá de los actos de corrupción que todos los días exhibe el gobernador, lo desnuda y demás. ¿Cuál es su experiencia? Con todo respeto y cariño lo digo, ¿cuál es la experiencia que tiene Marina del Pilar para ser gobernadora?”, cuestiona.

Él, dice, tiene actividad pública, experiencia y la universidad de la vida. Abunda, “fui diputado, senador de la República, funcionario del Gobierno Federal en diferentes partes del país, funcionario público en Veracruz, Guerrero, Puebla, Ciudad de México, en la Capital. Y he tenido tantos cargos, de los cual me siento orgulloso y contento por salir bien librado, pero tengo la experiencia, sé cómo, y la relación con las entrañas del sistema político mexicano te abre las puertas, sabes cómo hacerle para ser un buen acarreador de bienes y servicios”.

De Jaime Bonilla declara: “Se pone la piel de gallina de ver la ineficiencia, la insensibilidad y la torpeza, el desastre que genera, cuando pudieras construir lo que tanto necesitamos: la unidad en Baja California, carajo. Fui y saqué a la Cámara de Diputados proyectos que tienen ahí seis o siete años, proyectos de obra pública, y fui y me senté con el presidente de la Comisión de Infraestructura, que es un veracruzano que conozco de hace muchos años. Moreno, es un buen tipo, es un moreno fifí muy bien relacionado, un gran empresario veracruzano. Le dije, a ver, dónde están los proyectos de Baja California. ¡Pues están en la bodega, y quiero sacar todo lo que es de Baja California! Seis mil millones de pesos están ahí en proyectos arrumbados, y este cuate (Bonilla) dos años peleándose con todo mundo en lugar de ponerse a chambear. Sé dónde se puede conseguir el recurso para transformar Baja California”.

¿Qué espera obtener Movimiento Ciudadano de esta elección? ¿Cuál es su pronóstico?

“(Suspira) Ay, pues está todo muy enredado”.

Ya nos dijo que ganarán en Nuevo León, Monterrey, Campeche, pero ¿en Baja California?

“El pronóstico es que si logro en las próximas cuatro semanas… Mungaray nos dejó 1.5 de preferencia, y ahorita vamos en 5 punto y cacho, por lo poco que hemos hecho en siete días. Mi pronóstico es, para el día último, si no estamos arriba de dos dígitos, rebasando los 10 o 12 puntos, va a estar en chino. Pero si rebasamos los 12 o 10 puntos como plataforma para despegar, nos volveríamos muy competitivos, con muchos ánimos de ganar la elección, porque la vamos a mandar a cuartos. Estoy trabajando en la plataforma, en la estructura electoral, con gente que ha venido de México a ayudarme para que la elección se vaya a cuartos.

“Quiere decir que con el 30-32% de la votación, 34%, ojalá pudiéramos llegar a 35%; si la mandamos a cuartos, y obligamos que se vaya a cuartos, porque viene un desplome de Marina, Lupita no va a levantar, pero no es por ahí. Perdón, pero qué capacidad tendrá Lupita para ser gobernadora. Esa es la diferencia, qué experiencia tendrá la señora. Con todo respeto, es muy guapa y nos representó muy bien en el concurso de belleza, todo está muy bien, perfecto, pero cuál es su experiencia en la tarea pública, en la legislativa. Qué conocimientos tiene, qué trabajo vinculatorio ha hecho. Cuando les platico a ustedes que conozco las entrañas del sistema político mexicano, no solamente porque conocí a Echeverría ni porque me dio la oportunidad, sino porque fui secretario auxiliar del Presidente (José López Portillo) durante cuatro años. Yo manejaba todos los acuerdos del Presidente, todos yo los sabía”.

Esperan llegar a cuartos, pero en el pronóstico, ¿qué es lo mínimo y máximo que espera obtener?

“Si logramos llegar 10, 11 o 12 puntos para principios de mayo, ya traeremos la plataforma para hacer un gran trabajo, muy competitivo, con aspiraciones a mandar si mandamos a cuartos la elección, porque entonces, con 180 mil votos, se gana la gubernatura, la vas a dividir”.

¿Cuáles han sido las propuestas o cambios concretos que ha logrado MC?

“Según dicen los analistas y los que manejan la estadística en México, particularmente las revistas empresariales, que Movimiento Ciudadano es la mejor opción de gobierno, y estamos calificados donde somos gobierno. Recuérdese que hace 20 años estábamos en cero, llegó un locochón como yo a crear Movimiento Ciudadano a Baja California, solo, mi esposa y mi hermana, que ya falleció. Fui a ver a Terán, le dije, oye, gobernador, pues ayúdame, nomás para que no fueran a poner el pie en el cuello un cuerpo de seguridad. ¿Y qué pasó? Que en 20 años hemos ido creciendo, tenemos más de mil 500 regidores en el país, más de 150 municipios importantes gobernados por nosotros, presencia en 27 estados, en los congresos estatales; 30 diputados federales, 10 senadores de la República, ya tenemos gobernador y vamos por Colima, Campeche.

“Ese crecimiento tan rápido y exponencial nos coloca en la posición que estamos buscando con Gustavo (De Hoyos) en el 24, ese es el tema. El tema es el 24. Estoy escuchando al Presidente, las locuras del Presidente, con todo respeto, defendiendo a Félix Salgado Macedonio, como si fuera este un tema de corrupción electoral cuando no lo es. Está hablando el Presidente ahorita, hoy en la mañana, de que si pierde la Cámara de Diputados, ese es el tema central de las contiendas electorales en 2021: la Cámara de Diputados federal, para no dejar que el Presidente manotee y hace lo que quiere. El Presidente ya se comió la Cámara de Diputados, porque la maneja, y ya hizo garras el Poder Judicial. Lo mismo que Bonilla. Tiene puros lacayos en la Cámara de Diputados, la Ley Bonilla y todas esas arbitrariedades, abusos y demás”.

Hablando de leyes, ¿qué ha hecho Movimiento Ciudadano en el Poder Legislativo en favor de los mexicanos?

“Hay un tema muy importante para Baja California, y lo asocio con los buenos gobiernos: las APP (Asociaciones Público Privadas), tan discutidas, lastimadas, ensuciadas, cuando son en el mundo la mejor respuesta para llevar bienes y servicios a la gente, en todo el mundo. En Europa los puso sobre la mesa Margaret Thatcher, y después Tony Blair se apoderó de ellas, y todo Europa maneja hoy las APP para desarrollar. Nosotros no pudimos aquí, porque el gobernador se salió por debajo de la mesa en el negocio, por error… un cochinero.

“En materia legislativa hay muchas cosas. Es muy difícil que un legislador cambie el rumbo y el destino de un Estado o un país. Nosotros hemos hecho aportes, yo mismo, soy el creador de la Ley de Protección Civil que hoy existe en México. Fui presidente de la Comisión de Protección Civil en el Senado, y dediqué meses, años, para lograr la Ley que tenemos. En el caso de los senadores nuestros, que han formado un bloque en la Cámara para detener al Presidente con sus reformas constitucionales, hay involucradas cosas muy interesantes. Ese bloque, que ha sido con el apoyo de PRI-PAN-PRD, ha conseguido frenar muchos de los abusos del Presidente, pero también le hemos dado mucho apoyo al Presidente. Movimiento Ciudadano ha sido factor importante, por ejemplo, para la Guardia Nacional. La Guardia Nacional pasa, existe, por Movimiento Ciudadano. Nosotros construimos en la Cámara de Senadores ese bloque, pero para apoyar al Presidente. Lo hemos ayudado en muchas iniciativas, con otras, no.

“En Baja California, soy operador de la Ley contra el bullying, nadie sabe, pero es importante hacerlo. La Ley para la Defensa de Niños, Niñas y Adolescentes, es de tu servidor, y ha sido poquito. Me preocupa que el Estado de Baja California esté paralizado, no por acontecimientos como los del Campestre, que me preocupa, la falta de crecimiento en infraestructura, vías de comunicación, electrificación en la parte sur del Estado, carreteras. Me preocupa Valle Chico, que tiene cantidad de agua, pero no tiene cantidad de caminos. Me preocupan muchas cosas que sé cómo se pueden hacer, y se los digo de verdad, ¡yo sé cómo!”.

Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, es parte de la Alianza Federalista, aquellos mandatarios que no están de acuerdo en cómo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador reparte el recurso. ¿Usted coincide con él? En caso de ganar la elección, ¿sería parte de la Alianza Federalista?

“Claro, por supuesto que sí. Creo que habrá que hacer entender al secretario de Hacienda, para empezar, y al Presidente de México, que es muy terco y muy testarudo, que debe existir relación más equitativa entre Estado y Federación. Eso de que nos llegue 20 centavos de cada peso, me parece injusto. Creo que tenemos que hacer un planteamiento más serio, responsable, más allá de que nos quitaron el Ramo 33 y los apoyos a los municipios, y que hay un debilitamiento del 115 Constitucional particularmente en Baja California. Me parece que sí me sumaría a este reclamo justo, legítimo, de los gobiernos estatales. No se vale lo que hace el Presidente, centralizar la riqueza del país para repartirla como si fuera su lana. Espérame, pues no es así”.

¿Cuál es su propuesta para reactivar la economía en medio de la pandemia por COVID-19?

“Tenemos cuatro pandemias. La pandemia de salud, que es gravísima, con 210 mil muertos al día de hoy, que fue mal atendida y que no hubo estrategia. La pandemia delincuencial, que trae como consecuencia la pobreza, la pobreza extrema y la falta de crecimiento. La pandemia económica y la pandemia del odio, que está brutal y esa no se va a detener fácilmente. Si no hay inteligencia, sensibilidad y disposición para unir las fuerzas de los mexicanos, puede haber una explosión social que no la quiero ni ver.

“Cómo reactivar en Baja California: primero, restaurar la relación con el sector productivo. Desde la vinculación con la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, por supuesto con los empresarios, las empresas de trabajo para generar desarrollo con ellos, con capital nacional, abrir las puertas al capital extranjero. Crear con los empresarios, con una visión a corto y mediano plazo para apoyar la Micro Empresa con créditos a fondo perdido.

“Eso lo haría con el sector privado de Baja California, tengo una estupenda relación con el sector privado, fabulosa. Tendría con ellos las mesas de trabajo, que nos dieran más allá de consultores, la visión general del Estado y cómo hacer para ir juntos y detonar el desarrollo, crecimiento y bienestar. No puede haber empleo bien pagado, bienestar, vivienda, alimentación, educación, si no tienes crecimiento y desarrollo, empleo, si ellos lo producen. El gobierno no produce nada, es una mentira. La burocracia es todo lo que produce el gobierno”.

Baja California, particularmente Tijuana, lidera la estadística en materia de inseguridad y violencia. ¿Cómo combatiría la inseguridad, cuál sería su propuesta?

“Me parece que lo primero que hay que hacer, es evidenciar que el gobierno irá con todo el contra de la corrupción, de la impunidad, cero relación con cárteles y con crimen organizado y desorganizado. Cero. De ahí, una serie de estrategias, pero muchas estrategias. Profesionalización de los cuerpos de seguridad estatales y exigir al Gobierno Federal su participación con la responsabilidad que le corresponde con relación al tráfico de armas, dólares y lo que le corresponde al transporte y consumo de drogas.

“Lo que deberíamos hacer para este tema de inseguridad, es exigirle al Senado que haya mesas de trabajo bilaterales con Estados Unidos para ponerle acento a los problemas, porque son problemas de origen. Y luego, otros problemas de origen asociados a estos: la familia desintegrada, la sociedad en condiciones de conflicto y choque, la educación prácticamente paralizada, el consumo de drogas entre los chamacos, la Policía Municipal y la de barrio sin profesionalizarse, más allá de los rifles grandotes, las armas y los chalecos. No vas a competir con armas contra armas, es una estrategia integral la que tenemos que generar, y esa la tengo muy, muy clara, lo que tenemos que hacer en Baja California.

“Sale con una pamplina ayer Marina en la mañana, dice: ‘Es que Mexicali es la ciudad más tranquila de México, es una maravilla venir a Mexicali’. Y me quedo, ay, Marina, por Dios. Y en la tarde-noche, todos los consulados: no vayan a Tijuana ni a Mexicali, la criminalidad está espantosa en el Valle de Mexicali. Muertos, fosas clandestinas, balazos, mujeres. ¿Cómo te pones a hacer declaraciones? ¿Vives en Disneylandia, o qué?

“Traigo a dos personajes muy importantes. A Fernando Cázares, que fue director de Policía en Chihuahua, y a mi amigo Ulises Méndez, que fue director de Seguridad Pública en Mexicali y en Sonora. Traemos una visión clara ahí, obviamente hay mucho trabajo de carácter administrativo qué realizar, inteligencia, mucha inteligencia y capacitación, grupos especializados”.

¿Está usted al tanto de los cárteles que convergen en Baja California?

“Lamentablemente, sí, carajo. Es una pena, Tijuana ha sido rehén por muchas décadas del crimen organizado, y es una ciudad muy complicada. Por eso necesitamos armar una estrategia de seguridad integral, crecimiento, desarrollo, bienestar, salud, mejoramiento de las colonias, medio ambiente, basura. Todo tiene que ver, todo conlleva al tema. He andado por algunas colonias. No sé si Jorge Hank se atreva a subir, está muy gordo, ¿no?, digo, ahí en la Sánchez Taboada, a cuatro colonias, tianguis y a saludar a la gente. Todo conlleva a ese desorden, vivimos en el desorden, lo digo de verdad, en la anarquía. Y la anarquía conlleva a la ingobernabilidad, y lo digo en serio.

“Siendo crítico y autocrítico, ¿qué está pasando en Baja California? Me preguntan, cinturones de miseria. Tenemos 250 mil bajacalifornianos en pobreza extrema, metidos en drogas, en la perdición, carga social, descrédito, lastimosa la condición humana. Pero necesitamos más allá del ajuste de la relación fiscal con el Gobierno de la República, también con la parte de seguridad para atacar el problema de los cárteles”.

¿Qué piensa de la amenaza del Cártel Jalisco Nueva Generación a Jaime Bonilla?

“Me parece que el gobernador se pone en charola de plata con todo mundo. Quiero decir con eso que se expone, porque como no tiene personalidad, como no es un hombre formado en la academia de la política y de la vida pública, y como es -con pena lo digo- un cadenero, es un vago, un cholo de barrio, se confronta con ellos y se pone en una desventaja brutal. Porque no es él el Estado, el Estado mexicano es otra cosa. Entonces, inclusive hasta desprestigia al Estado mexicano al confrontarse con ellos y decirles una bola de tonterías, él debe ser mucho más inteligente, pero bueno, no le puedes pedir peras al olmo. Es un error gravísimo ese tipo de confrontaciones, que actúe con inteligencia, con estrategia y que se apoye del Gobierno Federal. El Estado y el Municipio deben hacer su chamba, porque tenemos que ir los tres órdenes de gobierno en la misma dirección. Entonces, error craso que ha cometido el gobernador”.

¿Esa sería su postura ante el crimen organizado?

“Organizarme, también, para desorganizarlos. Tenemos que organizarnos con el Gobierno Federal, y vamos a meter una comunicación extraordinaria, también sé cómo. Qué hizo Bonilla: pelearse con el secretario de Comunicaciones y Transportes de Baja California, por eso no hay obra pública; pelearse con la Secretaría de Economía, con el área de asesores del Presidente, que en este caso es Julio Scherer; pelearse con el secretario de Hacienda, ¡por el amor de Dios! Nunca te pelees con la cocinera, te va a echar a perder la comida. Fue y se peleó con Herrera, le dijo de qué se iba a morir, que es amigo del Presidente y que aquí sus chicharrones truenan. Y qué cuate, pobre pelele, ¡pues no hay lana! Y así se peleó con todos, porque no tiene idea, ¡anda de pachuco ahí con todo mundo!”.

De alzarse como gobernador, ¿respetaría tal cual está la Fiscalía General del Estado, o restituiría la Secretaría de Seguridad Pública del Estado?

“Inclusive estoy pensando en una subsecretaría, contra el crimen organizado, para que tenga una responsabilidad”.

¿En dónde? ¿En la Secretaría de Gobierno?

“No, en la propia fiscalía”.

¿Pero mantendría la autonomía de la fiscalía?

“Habrá que revisar todas las mañas y artimañas que armaron para crear la fiscalía en Baja California y el plazo que tiene el fiscal, el tiempo por el que fue electo el fiscal fue de la Cámara de Diputados, por cinco años. Hay una serie de irregularidades, intromisión del Poder Ejecutivo en el Judicial, falta de respeto hacia el tribunal y a los tribunales, como el electoral, el propio Instituto Estatal Electoral. Creo que haríamos un trabajo inicialmente de respeto a los tres poderes: la autonomía, la independencia y el fortalecimiento. Necesitamos darle al Estado las verdaderas fortalezas que deben existir para mantener los equilibrios entre ciudades y gobierno. Me parece que la fiscalía… conozco al señor, más o menos tenemos relaciones públicas, inclusive me sería muy difícil decirles a ustedes que llegaría con el sable desenvainado. Necesito revisar la conducta, el comportamiento y los resultados, qué está haciendo la fiscalía. No podría decir abiertamente de la desaparición, que regrese la procuraduría”.

El Presidente López Obrador regresó la Secretaría de Seguridad. En Baja California, Jaime Bonilla la desapareció. ¿Usted la regresaría? 

“Yo la regresaría, inclusive tengo otro tema que quiero regresarle a los bajacalifornianos, ya sea la Secretaría de Seguridad Pública, trabajar con los juristas, barras de abogados, la necesidad de que la Secretaría de Seguridad Pública tenga una Subsecretaría de Tránsito estatal. Era una maravilla eso, Tránsito estatal. Tenemos un problema gravísimo en Baja California y en Tijuana.

“La Dirección General de Tránsito en el Estado nos regulaba muy bien el parque vehicular, y ahora traemos de dulce, de manteca, de chile y de todo tipo, placas de cartón. Perdió el Estado su rectoría, la gobernabilidad. Hay 600, 800 o un millón o dos, tres millones… ya nadie sabe. Cuando yo estaba en la Cámara de Diputados decían que había alrededor de 800 mil vehículos chuecos, pero no son chuecos por la gente ni por el tal Fidel Villanueva que saca lo de Anapromex. No. Es responsabilidad de la Secretaría de Hacienda, el señor quiere importar legalmente un carrito para su chamba, una carcachita de 800 dólares, ah, no; le cobra Hacienda por importarlo, mil 500 dólares, pero ¿qué te pasa, cuate? Lo importas, sacas placas, lo registras, haces padrón, lo controlas y evitas los 2 mil pesos que le pagan a Anapromex por un juego de placas. La locura de Bonilla, ay, Dios mío, es torpe. Ahí va a cerrar la oficina y decomisar todos los expedientes, ¿y eso qué? El cuate trae un amparo federal”.

¿Investigaría la corrupción en el gobierno de Jaime Bonilla? ¿Lo metería a la cárcel como él prometió hacerlo con Francisco Vega de Lamadrid, pero no fue así?

“No estoy muy de acuerdo, y lo digo de verdad, enredarnos con el pasado. A mí Bonilla la verdad me da ternura a veces, a veces tristeza, rabia y me da coraje, de todo me da, de verlo. Cómo es posible que los bajacalifornianos seamos tan tarugos, tan ciegos y tan sordos para tener un gobernante de este tipo, pero es culpa también nuestra, de la sociedad. Nunca he actuado con revanchismo, aprendí muchas cosas en la vida política y en la vida pública. Y como no soy de revanchas, odios ni rencores, ni me enferma eso, revisaría bien las cosas, muy bien, sé de la corrupción perfectamente, para que les quede claro. Perfectamente”.

¿De la corrupción de este gobierno?

“De este y del otro, y del otro y de… cuántas cosas, claro, sé de los moches… sé todo, pero eso no llena, eso lastima. Y no es mi tema, ¿eh?”.

Entonces, ¿permitiría que se fueran impunes?

“No sé si lo permitiría o no, impunes, no. En el caso de la señora Ruacho, la están ahí lastimando por 6 millones de pesos que dicen que desvió. Me parece correcto. La verdad es que ha estado en el Tribunal Superior de la Federación, está la Auditoría Superior del Estado, órganos fiscalizadores, que revisen y encuentren cuentas claras. Si hay delito qué perseguir, pues que le toque al Poder Judicial. Que lo haga. Por supuesto, hay que exigir el cumplimiento del derecho, y, sobre todo, decirle a la gente que Alcibíades va con la cero tolerancia contra la corrupción y la impunidad.”

¿Está de acuerdo con la municipalización de la Comisión Estatal de Servicios Públicos?

“Es una violación constitucional que se generó en el PRI, en la época del ingeniero Raúl Sánchez Díaz. Es una violación constitucional, un insulto a los bajacalifornianos. Perdón, ahí está el 115 para que se revise cuáles son las aplicaciones, funciones y responsabilidades del Ayuntamiento. Queremos hablar de un fortalecimiento municipal cuando lo desmembramos, lo hacemos garras porque el PRI y el PAN hicieron de la Comisión Estatal del agua una caja chica para sus campañas, para sus desmanes, para sus abusos y para sus arbitrariedades. Incluso debería plantear una controversia constitucional, ir hasta la Corte para que le regresen al Municipio lo que le corresponde, y eso lo vamos a hacer; vamos a regresar su fortalecimiento a los municipios de Baja California”.

Comentarios

Tipo de Cambio