Pugna interna del CS en Ensenada: homicidios y amenazas

Edición Impresa lunes, 19 abril, 2021 1:00 PM

Un ataque armado en el interior de un palenque clandestino, muertos y lesionados, narcomantas quemadas y ataque a policías en activo, son algunos de los crímenes cometidos durante abril por cabecillas identificados hasta ahora con el Cártel de Sinaloa

Manuel Torres alias “El Torres” (izq), y Salvador Gómez Ornelas alias “El Junior” o “El Chavita”

La tarde del domingo 11 de abril, dos sujetos armados ingresaron a un predio en el Ejido Esteban Cantú de Ensenada -donde se desarrollaba una pelea de gallos clandestina- para asesinar a Salvador Gómez Ornelas alias “El Junior” o “El Chavita” y a su acompañante Manuel Torres.

“El Chavita” murió tras el ataque, en tanto Torres quedó lesionado y se le trasladó al Hospital General de Ensenada, donde hasta el cierre de esta edición, jueves 15 de abril, permanecía bajo custodia.

Información revelada por autoridades incorporadas a la Mesa de Coordinación por la Paz y Seguridad de Baja California, indica que ambas víctimas operaban criminalmente en el Valle de Guadalupe y se les investigaba por presuntas vinculaciones en el tráfico de droga al menudeo para el Cártel de Sinaloa.

Este es el segundo atentado que se registra dentro de un palenque ilegal en los últimos cinco años, el anterior fue en un espacio llamado Póker el sábado 23 de enero de 2016, cuando ocho integrantes del Cártel de Sinaloa entraron al recinto y ultimaron a cuatro personas -entre estas un menor de edad-, lesionando a quince más.

De acuerdo con la Unidad de Inteligencia de la Fiscalía General del Estado (FGE), Leopoldo Lizárraga Ochoa “El Pantera” y/o “El Polo” sería el perpetrador del ataque del domingo en la pelea de gallos.

“El Polo” está en el radar del grupo coordinado de seguridad desde 2015, como operador delictivo de segundo nivel del Cártel de Sinaloa, para la célula encabezada por los hermanos René y Alfonso Arzate García, quienes tienen acuerdos de protección con elementos de las diferentes policías en Ensenada. Cuenta con antecedentes por robo de auto en Sinaloa en 2012, y por un intento de robo y levantón cometido junto al de nombre Elvis Daniel Aguirre en noviembre de 2015. Ambos quedaron en libertad.

Mientras que “El Chavita” es de la línea de Hernán Niebla, sucesor de su hermano de Alfonso Niebla “El 90”, asesinado el 3 de febrero de 2019 en su casa en Valle Dorado, quien era cabeza de una célula de Sinaloa en el puerto y afín a gente de Carlos Adrián Casas Reyes “El Mercenario” y/o “El Tragedias”.

Informes de Inteligencia revelan que entre los años 2015 y 2020, las células de Gómez y Lizárraga operaron criminalmente de forma coordinada.

A “El Torres” y “El Chavita” se les imputan varios pendientes, uno de ellos y el más reciente, el homicidio de otro gallero la madrugada del 21 de febrero del año en curso en el estacionamiento de Birriería Guadalajara, ubicada en Avenida Ruiz de la Zona Centro de Ensenada.

En su declaración, “El Torres” afirmó que no pudo identificar al sujeto que disparó, describiéndole solo como un hombre “como de 30 años”. Asimismo, asegura no tener rencillas con alguien y desconoce si alguien quiere hacerle daño.

Conforme a los reportes de las áreas de Inteligencia de la Mesa de Coordinación, los hechos violentos que se han registrado en el Valle de Guadalupe por el control del robo y trasiego de droga, han sido entre la familia Lara -asentada en esa zona- con gente de Hernán Niebla. El área del Valle también está ubicada por la Policía investigadora como punto de criadero de gallos de pelea para eventos clandestinos.

El terreno donde el domingo 11 de abril se celebraba la pelea de gallos, se encuentra rumbo a La Bufadora y con frecuencia se utiliza para organizar apuestas, lo acondicionan con lonas, sillas y pacas de alfalfa para participantes y espectadores.

En el ataque, otras seis personas resultaron con heridas, entre ellas una mujer que fue trasladada a la Clínica 8 del IMSS. Los demás se canalizaron a un hospital en el ex Ejido Chapultepec y al Hospital General.

Una de las dos narcomantas que aparecieron en Ensenada

ROBAN Y QUEMAN DOS NARCOMANTAS 

La segunda semana de abril ocurrió una serie de agresiones que generaron una fuerte movilización policiaca en Ensenada, entre homicidios, ataques a un policía y la colocación de narcomantas.

Con 146 asesinatos entre enero y el transcurso de abril de 2021, Ensenada suma una cifra histórica de muertes violentas.

El lunes 12 de abril, tras una llamada a C4, se informó de la aparición de una manta con amenazas alrededor de las 03:20 horas, en las inmediaciones del Puente El Gallo y Calle Esmeralda.

Al llegar los elementos de la Policía, aproximadamente cinco personas indigentes que se encontraban debajo del puente, declararon que descolgaron la manta y la quemaron, por lo que no revelaron el mensaje.

El miércoles 14 aparecieron otras cuatro narcomantas en un domicilio cuyo propietario optó por retirarlas y no entregarlas a las autoridades, informó la FGE.

Hay una imagen de la supuesta manta, casi ilegible, en la cual se puede leer un mensaje de amenaza en contra de la gente del narcotraficante Adrián Casas Reyes “El Mercenario”: “Esos que le sigan jalando al Mercenario van a valer verga”. 

 

Investigadores consultados por ZETA recordaron que las últimas advertencias lanzadas en contra de “El Mercenario” a través de narcomantas, fueron firmadas por el “Cártel de Ensenada”, cuyos integrantes forman parte de una célula alterna de Sinaloa, liderada por Pablo Huerta “El Flaquito”.

 

CONFLICTO POR HERENCIA DE “EL CHATARRAS” 

Ocho meses después de la muerte de Víctor Manuel Murillo Padilla alias “El Chatarras” o “El Negro”, identificado por la Mesa de Coordinación de Seguridad como uno de los principales trasegadores del Cártel de Sinaloa en Ensenada, sigue generando enfrentamientos ente los cabecillas de esa organización criminal, quienes, a su vez, permanecen en pugna con criminales de “El Flaquito”, ex delincuente del Cártel Arellano Félix (CAF) y recientemente afiliado a “Los Chapitos” del CS.

Esta pugna interna ha derivado en privaciones ilegales de la libertad entre delincuentes de las distintas fracciones del mismo cártel en Ensenada.

De acuerdo con su expediente delictivo, en poder de los investigadores, además de controlar la droga que llegaba al puerto y contratar sicarios a sueldo para operar en secuestros o asesinatos “El Chatarras” tenía relación con grupos delictivos dedicados al “huachicoleo” de ductos de Pemex en Baja California, principalmente en la zona de El Hongo. Fue propietario de dos negocios de compra de fierro (chatarra) en El Sauzal y la colonia Munguía.

En su trayectoria criminal se le vinculó con Sinaloa, del lado de Ismael “El Mayo” Zambada, con CAF y, al final de su vida, sin confirmar, con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Uno de los hechos relacionados con la lucha interna por repartirse las actividades criminales de “El Chatarras”, acaecido en agosto de 2020, sucedió la noche del viernes 9 de abril, cuando se registró una fuerte movilización policiaca. Vecinos de la delegación de El Sauzal reportaron disparos de arma de fuego en una empresa recicladora. A las 21:30 horas se recibió la primera llamada para atender un reporte en el negocio ubicado sobre carretera Tecate-Ensenada. Al llegar la Policía Municipal, localizó a cuatro sujetos privados de la libertad.

De manera simultánea, kilómetros más adelante, sobre el entronque de la misma carretera con el Libramiento Ensenada, elementos de la Policía de Ensenada detuvieron un vehículo con cuatro personas a bordo y armas de fuego relacionadas con el hecho, por lo que fueron remitidas a la FGE.

A pesar de los disparos, no hubo lesionados ni muertos en el ataque, solo un vehículo propiedad de la empresa con daños por disparos de arma de fuego.

Declaraciones de los detenidos permitieron determinar que se trata de una disputa, en este caso “familiar” por los bienes que dejó el “El Chatarras”, que aunado a los negocios de fierro, consisten en una casa y un condominio de lujo en El Sauzal.

POLICÍA AGREDIDO, SIN VÍNCULOS CON EL NARCO

Casi al mismo tiempo que el ataque en la recicladora, un elemento de la Dirección de Seguridad Pública Municipal en activo, identificado como Juan Carlos López Sandoval, recibió una agresión a balazos a las 22:55 horas del 10 de abril.

La Dirección reveló que el agente continuará activo mientras las autoridades correspondientes lleven a cabo la investigación y deslinden responsabilidades.

Testimonios de agentes de investigación estatales, atribuyeron el hecho a un tema “aislado”, cuyos agresores quisieron vincularlo con las recientes amenazas a servidores públicos que se registraron en ese municipio.

Los antecedentes de Sandoval están relacionados con uso desmedido de la fuerza y abusos de autoridad, “pero en la revisión hecha hasta el momento, no está vinculado con alguna investigación específica con la delincuencia organizada”, aclararon.

El hecho ocurrió en Calle San Marcos número 548 del fraccionamiento Sidue, rumbo a la colonia Popular 89, una de las de mayor índice delictivo, de acuerdo con el Mapa Delictivo de la FGE.

Sujetos llegaron al domicilio para incendiar la vivienda del agente y su vehículo particular con bombas molotov; la casa presentó daños en la cochera y el vehículo Honda 2006 incineración casi en su totalidad.

Comentarios

Tipo de Cambio