La disfunción eréctil, algo que atender en la pareja

Foto: Internet
Opinionez lunes, 26 abril, 2021 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

Lo que antes se conocía como Impotencia Sexual, ahora es conocida como Disfunción Eréctil, ya que al tratarla como impotencia, pensaban los hombres que tenían un sentido peyorativo y que daba lugar a burlas y esconder su trato como algo humillante y vergonzoso; situación que no ha cambiado mucho, pero que se trata con más seriedad y formalidad puesto que es un trastorno muy común. En algunos casos, la disfunción eréctil ocurre de manera temporal y con el tiempo desaparece, pero a veces el problema persiste y se agrava con la edad.

Lo peor es que los problemas de erección suelen venir acompañados de intensos sentimientos de malestar y vergüenza, como lo dije anteriormente, generados por la sensación de pérdida de la masculinidad. Es habitual que los hombres que presentan disfunción eréctil pierdan confianza en sí mismos y tengan una autoestima baja. Afortunadamente, existen diversas estrategias para afrentar este problema y disfrutar de una vida sexual más plena; lo importante es reconocerla y atenderla con médicos especialistas cuando se sienta que ésta se agrava.

La disfunción eréctil es un trastorno en la respuesta sexual masculina que se caracteriza por la dificultad -ya sea de forma recurrente o persistente- para lograr o mantener una erección durante la relación sexual. Los síntomas de la disfunción eréctil pueden aparecer de manera ocasional, dependiendo del tipo de estimulación o de la pareja sexual, pero en algunos casos pueden ser generalizados y se presentan en todo tipo de situaciones sexuales, independientemente de la pareja o la estimulación.

Además, los problemas de erección pueden presentarse en diferentes momentos durante el acto sexual: al inicio de la relación sexual, independientemente de que exista un intenso deseo sexual y atracción física; al intentar la penetración, después de haber conseguido una erección inicial; y durante la penetración, incluso después de haber mantenido la erección en la primera etapa, pero no mantenerla.

El trastorno de disfunción eréctil también suele aparecer junto a otras alteraciones sexuales, como la eyaculación precoz o el deseo sexual hipoactivo; además es frecuente que la vida sexual de estos hombres se vea profundamente afectada, ya que, al ir acumulando un fracaso tras otro, desarrollan la tendencia a evitar los encuentros sexuales, lo que da pie a una disminución ulterior del deseo.

Es por ello la importancia de consultar al médico especialista, el Urólogo, ya que él podrá diagnosticarle el mejor tratamiento, de conformidad al diagnóstico a que llegue (y éste depende de lo que la está causando). Si la causa es azúcar en la sangre no controlada y presión arterial alta, siga tomando su medicamento, pero si su médico descarta otras causas, puede recetarle sildenafil (marca Viagra), tadalfil (marca Ciais) y vardenafil (marca Levitra). Estos medicamentos se toman por vía oral para ayudarlo a mantener una erección, Incluso si toma el medicamento, aún necesita estimulación física y mental y deseo para tener una erección.

No todos pueden usar estos medicamentos. Su médico puede hablar con usted sobre el alprostadil, si los medicamentos orales no son una opción para usted. El alprostadil es una versión sintética de la prostaglandina E. Se puede inyectar en el pene, insertar como un pequeño supositorio en la uretra (el orificio en el extremo del pene) o utilizar la crema alrededor del pene. (https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/urologicas/impotencia-disfuncion-erectil/2015/07/03/alprostadilo-medicamento-crema-disfuncion-erectil-88395.html)

El consumo habitual de algunos fármacos puede tener un efecto secundario sobre la erección. Entre los fármacos que aumentan el riesgo de un trastorno eréctil se encuentran los medicamentos para tratar el exceso de colesterol, la hipertensión arterial, la depresión, el insomnio, la úlcera de estómago y el tratamiento para el cáncer. Asimismo, el abuso de sustancias como el tabaco, el alcohol o las drogas pueden disminuir la potencia sexual y llegar a provocar una disfunción eréctil.

No soslayen que la disfunción eréctil es de dos: la pareja. Por ello, deben de platicarlo con ella y juntos afrontar el problema para que haya mayor armonía en sus relaciones, y no olviden que no solo es la penetración; algunas veces la variedad es mejor.

Como siempre gracias a mis dos que tres lectores por sus comentarios y consultas al e-mail: bautista46@hotmail.com o al celular (664) 204-61-80.

 

El Licenciado Roberto Bautista es terapeuta de parejas con maestría en Educación.

Comentarios

Tipo de Cambio