“En la búsqueda de una literatura que borre las fronteras entre cultura popular y alta cultura”: Enrique Serna en la FILEY

Cultura sábado, 24 abril, 2021 8:30 PM

El narrador y ensayista Enrique Serna recibió el Premio Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco” 2020, el viernes 23 de abril, en la inauguración de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY), que se celebra anualmente en Mérida, pero debido a la pandemia por COVID-19 este año se lleva a cabo por internet, del 23 de abril al 2 de mayo.

Cabe destacar que el Jurado del Premio Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco” 2020 que concedió la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), a través de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY), y UC-Mexicanistas, manifestó en el acta: “La versátil obra de Serna muestra una elevada calidad literaria que ha sido reconocida ampliamente por la crítica. Los aspectos históricos, políticos, críticos y satíricos de su obra le permiten apelar a lectores diversos”.

En cuanto al Premio Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco”, Enrique Martín Briceño, director de la FILEY, explicó a ZETA que “la entrega no se pudo realizar el año pasado porque se canceló la edición 2020 de la Feria”.

Fotos: cortesía

Asimismo, en representación del gobernador de Yucatán, Erika Millet Corona entregó a Enrique Serna el Premio Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco”, con la presencia del rector de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), doctor José de Jesús Williams; el director general de la Feria Internacional de la Lectura (FILEY), maestro Enrique Martín Briceño; entre otros funcionarios públicos, en una ceremonia celebrada en Mérida con las respectivas medidas sanitarias ante la continuación de la contingencia.

Asimismo, en torno al Premio Excelencia en las Letras que lleva el nombre del autor de “Las batallas en el desierto”, Enrique Serna refirió a ZETA:

“A José Emilio Pacheco lo considero un maestro porque yo me formé leyendo sus ‘Inventarios’ y -como muchos otros jóvenes de entonces- las recomendaciones de lecturas que hacía ahí José Emilio Pacheco yo iba corriendo a las librerías a buscar esos libros porque él tiene un gran talento como ensayista, un ensayista que tiene una pedagogía invisible en donde nos está enseñando pero sin aparentarlo; entonces, eso es algo que admiro mucho de él, pero obviamente también su obra de poeta, de narrador, me parece que tiene cuentos excelentes y sobre todo ‘Las batallas en el desierto’ que es una novela corta pero que ya es un clásico de nuestra literatura y creo que fue un escritor muy completo que dejó obras importantes en todos los géneros que él cultivó”.

EL DISCURSO DE SERNA

Como ya se ha vuelto tradición, al recibir el Premio Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco” el ganador en turno emite un discurso de aceptación; en esta ocasión, Enrique Serna leyó su elocuente disertación al recibir el galardón:

“La autocrítica es enemiga de la rapidez y la improvisación. Un escritor perfeccionista puede invertir varios años de trabajo en una obra de largo aliento, sin tener la menor certeza de que tendrá éxito, pues las reacciones del público y de la crítica son impredecibles; su obsesión por lograr un efecto hipnótico, modulando el ritmo y la cadencia de cada frase, por encontrar la palabra exacta para la idea que desea expresar o por construir personajes impredecibles y complejos, sin mostrar en ningún momento la mano que mueve a las marionetas, contraviene la lógica del mercado que solo aprueba las inversiones redituables, donde el costo es inferior al beneficio. Como el erotismo, la creación literaria es un despilfarro de energía, que busca en primer lugar la satisfacción personal, y en segundo término la del lector imaginario a quien intentamos complacer, un fantasma exigente que a menudo nos reprueba con una mueca de escepticismo”, leyó para empezar el autor de “El vendedor de silencio” (Alfaguara, 2019).

“En la gestación de un cuento o una novela –continuó Serna-, el escritor se forja una imagen ideal de la obra que desearía escribir, como el padre que dibuja en la imaginación los rasgos de su futuro hijo, pero los obstáculos para desarrollar una idea pueden ser insalvables incluso para los escritores más seguros de su oficio; el temor de quedarnos por debajo de nuestros sueños resulta particularmente angustioso cuando ya llevamos un año trabajando en un proyecto difícil y descubrimos, por ejemplo, que la trama requiere nexos de causalidad mejor definidos; muchas veces he padecido esas angustias -como bien saben mi esposa Gabriela y mi hija Lucinda, que me acompañan esta noche-, y para colmo cuando termino un libro siempre estoy inseguro de su valor, pues temo caer en las trampas de la vanidad que inducen al autoengaño a cualquier persona con el ego robusto, y todos los escritores tenemos el ego muy robusto”.

Asimismo, el autor de novelas como “Uno soñaba que era rey” (1989), “Señorita México” (1993), “El miedo a los animales” (1995), “El seductor de la patria” (1999, Premio Mazatlán de Literatura 2000), “Fruta verde” (2006), “La sangre erguida” (2010) y “La doble vida de Jesús” (2014), refirió:

“Probablemente nunca venceré el miedo al fracaso, pero en días como éste mi neurosis creativa suspira de alivio. Con la alegría de un loco recién curado, le agradezco de todo corazón a la asociación UC Mexicanistas, integrada por estudiosos de literatura mexicana en varias universidades del mundo, el tratamiento de psicoterapia intensiva que me han regalado con este premio, doblemente valioso para mí por llevar el nombre del gran José Emilio Pacheco, uno de los escritores mexicanos que más admiro; por supuesto, incluyo en este agradecimiento a las organizaciones patrocinadoras del Premio, la Feria Internacional de la Lectura Yucatán y la Universidad Autónoma de Yucatán, que han impulsado un ambicioso programa para formar lectores de todas las edades en el sureste de México”.

“Ahora tengo más razones que antes para perseverar en la búsqueda de una literatura que borre las fronteras entre cultura popular y alta cultura, que seduzca al mismo tiempo al lector común y a los doctores en letras, a las amas de casa y a los intelectuales de cenáculo; no creo en la excelencia literaria excluyente, sino en la que le abre horizontes a todos; y estímulos como éste me animan a seguir trabajando en pos de ese ideal”, concluyó Enrique Serna.

Para consultar el programa y seguir el desarrollo de la FILEY está disponible la página https://filey.org/

Comentarios

Tipo de Cambio