OMS, Reino Unido y Europa defienden eficacia y seguridad de vacuna AstraZeneca

Foto: Tomada de captura de pantalla de video de YouTube
Destacadas BCS jueves, 18 marzo, 2021 10:00 AM

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) aseguró este jueves 18 de marzo, que la vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), desarrollada por la farmacéutica británica AstraZeneca, en conjunto con la Universidad de Oxford, no tiene relación directa con los casos de tromboembolismo venoso detectados tras la inoculación con este fármaco en diferentes países europeos, por lo que consideró seguro que se siga utilizando en las campañas de inmunización.

Emer Cooke, directora ejecutiva de la EMA, consideró que los expertos de la Agencia llegaron a una “clara conclusión científica” de que esta vacuna está “beneficiando y protegiendo” a los ciudadanos contra la COVID-19 y “no está asociada con el crecimiento de casos” de tromboembolismo venoso, aunque se incluirá una advertencia en la información del producto para que los médicos estén alerta, según dijo.

Durante una reunión extraordinaria, el Comité de Evaluación de Riesgos de la Agencia llegó a la misma conclusión que durante su primera evaluación. El único cambio que la EMA observó sería que el riesgo de coágulos sanguíneos se debería incluir en el prospecto de la vacuna, porque también reconoce que se han producido casos raros de coágulos combinados con pérdida de plaquetas y sangrado.

Asimismo, la Agencia explicó que continuarán investigando estos eventos de trombos que, repite, son menos frecuentes que los observados en la población general y recuerda que el propio coronavirus es capaz de provocar problemas de circulación de este tipo. Además, indicó que estos casos se han dado con más frecuencia en mujeres jóvenes, mientras que el Reino Unido la ha utilizado a menudo en personas mayores, aunque recordó, también, que es demasiado pronto para sacar conclusiones.

Por su parte, la Agencia Regulatoria de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA, en inglés) del Reino Unido respaldó este mismo día a la vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca-Oxford, al afirmar que no hay evidencia de que cause coágulos, luego de que varios países europeos suspendieran su uso por reportes de este tipo de casos.

Luego de una revisión científica de todos los datos disponibles, la MRHA determinó que los beneficios de la vacuna superan los riesgos y recomendó continuar aplicándola. “La evidencia disponible no sugiere que los coágulos de sangre en las venas sean causados por la vacuna COVID-19 AstraZeneca”, dijo la Agencia británica en un comunicado.

Aunado a ello, la MRHA destacó que los casos de coágulos son “informes aislados” y que este tipo de padecimientos pueden ocurrir naturalmente sin la vacunación. Asimismo, subrayó que en el Reino Unido se han informado sólo de 5 casos posibles de coágulos, en 11 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca aplicadas.

Ayer miércoles 17 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que recomienda continuar las vacunaciones contra la COVID-19 con dosis de AstraZeneca, ello a pesar de la suspensión ordenada en varios países europeos, ya que las ventajas de esta inmunización “por ahora son mayores que los riesgos”.

A través de un comunicado, la OMS subrayó que es común que se detecten efectos adversos en algunas personas tras recibir distintos tipos de vacunas, “lo que no necesariamente significa que éstos estén relacionados con la inmunización”.

También señaló que los episodios tromboembólicos detectados en algunos pacientes tras recibir la vacuna de AstraZeneca-Oxford, que motivaron la suspensión de su uso en varios países europeos, “ocurren con frecuencia y son la tercera enfermedad cardiovascular más común”.

Según recalcó la OMS, la suspensión de las vacunaciones en algunos países, es una medida de precaución que no todos los sistemas sanitarios han ordenado, a pesar de tener la misma información sobre efectos adversos, y en todo caso muestra que “el sistema de vigilancia funciona y hay controles efectivos”.

A principios de semana, más de una docena de países, entre ellos Alemania, Francia, España e Italia, suspendieron la vacunación con este fármaco tras reportes de tromboembolias venosas inusuales, en varias de los 17 millones de personas que han recibido al menos una dosis de la vacuna en Europa.

España, Alemania, Francia, Italia, Países Bajos e Irlanda, se sumaron el pasado 15 de marzo, a Estados Unidos, Dinamarca, Islandia, Noruega, Estonia, Lituania, Letonia, Luxemburgo, Austria, Tailandia y República Democrática del Congo, al suspender la aplicación de de la vacuna contra el SARS-CoV-2 de AstraZeneca-Oxford, misma que ha sido autorizada en más de 70 naciones.

Comentarios

Tipo de Cambio