Los secuestros del Cártel de Sinaloa

Aspectos generales del consultorio del Dr. Hermes Armenta, médico que fue privado de la libertad hace unos días. Foto: Alejandro Gutiérrez Mora/ZETA
Edición Impresa lunes, 15 marzo, 2021 1:28 PM

La presente semana, autoridades recibieron el reporte que hombres armados se llevaron por la fuerza a la ex cuñada de René Arzate “La Rana”, cabecilla de célula en la organización criminal. Además, un empresario de la construcción y un doctor fueron secuestrados, el primero en Rosarito, el segundo en Tijuana. Ambos fueron rescatados y los responsables resultaron ser operadores criminales de Sinaloa   

 

 

 

Una semana ocupada tuvo la Unidad Estatal de atención al Delito de Secuestro de la Fiscalía General del Estado (FGE), luego que comandos armados circularon por Tijuana y perpetraron dos privaciones de la libertad de alto impacto en dos extremos de la ciudad en un lapso de 15 horas, entre el lunes 8 y el martes 9 de marzo. Este último día, agentes liberaron en Rosarito a un empresario de la construcción que había sido secuestrado seis días antes.

Farrah Fresnedo García había pasado la mañana y parte de la tarde del 8 de marzo -Día Internacional de la Mujer- en el Valle de Guadalupe, comiendo y departiendo con familiares y amigos. De regreso en su auto, un Jeep Compass color rojo de reciente modelo, fue acompañada por dos hombres.

Farrah Fresnedo

Poco antes de las seis de la tarde, cuando circulaba a aproximadamente 100 metros del puente Loma Blanca en las inmediaciones del fraccionamiento Cuesta Blanca, sobre la Carretera Libre Rosarito-Tijuana, el Jeep fue interceptado por cinco hombres armados a bordo de un pick-up blanco, que de acuerdo con el testigo que reportó el delito, “estaba equipado con estrobos”.

Policías municipales que atendieron el reporte de emergencia, informaron que al llegar al lugar, el reportante había abandonado la escena. Encontraron el vehículo encendido con las puertas abiertas, sin tripulantes. Al correr las placas en la base de datos, se dieron cuenta que estaba registrado a nombre de Fresnedo.

Los investigadores localizaron en el interior del automóvil, en el lugar del copiloto, una bolsa femenina de mano color café con varias identificaciones a nombre de la propietaria del carro. Acudieron a la dirección plasmada en las credenciales, donde fueron atendidos por la hermana de Farrah.

Los agentes fueron informados que no estaba, ni vivía en el domicilio inscrito en los documentos, pero efectivamente estaba desaparecida. Explicaron que la familia había acordado reunirse a una hora específica del día, pero Farrah no llegó ni respondió las llamadas que hicieron a su número celular.

Respecto a la identidad de los hombres que le acompañaban, y si estos pudieron haber sido el objetivo de la privación de la libertad, la familia no ofreció información, solo que no son parientes y los mencionaron por su nombre de pila, el cual no fue revelado por las autoridades.

Hasta el jueves 11 de marzo, la familia no reportó haber recibido la petición de dinero por la libertad de Fresnedo o sus acompañantes, y que la mujer seguía desaparecida.

El nombre de Farrah Fresnedo fue identificado inmediatamente por las autoridades, pues ha formado parte de carpetas de investigación previa, ninguna como imputada, pero entre estas:

  1. Como testigo de la agresión que su ex cuñado y cabecilla de una célula del Cártel de Sinaloa, René Arzate García “La Rana”, perpetró contra su hermana en fechas previas a 2008.
  2. El 4 de noviembre de 2011, cuando fue acompañada como víctima y copiloto de Israel Vergara Galindo “El Markitos”, ex policía municipal de Tijuana, sicario y operador criminal del Cártel Arellano Félix, quien se había escindido del CAF y aliado al Cártel de Sinaloa, precisamente en la célula de los hermanos Arzate, cuando ambos fueron atacados a balazos por Juan Sillas Rocha y sus sicarios.

Farrah, ex cuñada de René Arzate “La Rana”

Vergara cambió de cartel en octubre de 2010, después de informar al Cártel de Sinaloa y a las autoridades que en la calle Dos, entre Ermita Sur y Burócratas, Fraccionamiento Real del Monte en Tijuana, su ex jefe criminal Juan Sillas tenía secuestradas desde mediados de septiembre a María Isabel Gutiérrez Zambada, su hija y otra mujer, todas emparentadas con Ismael “El Mayo” Zambada, para que fueran liberadas.

Fue detenido en México en 2013 y liberado en 2018, año en que se entregó a las autoridades en Estados Unidos.

En 2011, en compañía de Carlos Reyna, Fresnedo publicó el libro “El Extraditado, Benjamín Arellano Félix”, como resultado de 48 horas de entrevista -al estilo de los espectáculos- al fundador y cabeza del Cártel Arellano Félix preso en Florida, Estados Unidos, donde el capo expuso “su verdad”, la cual contrasta con versiones judiciales y consignadas en averiguaciones previas que México y EU consignaron por sus múltiples delitos. Además, el criminal atacó el trabajo periodístico del cofundador de ZETA, Jesús Blancornelas.

En su calidad de coautora, a Farrah Fresnedo la editorial la presenta como nativa de “Los Ángeles, 1977, es criminóloga. Ha sido asesora durante cinco años para abogados federales especializados en delitos de narcotráfico en la frontera México-Estados Unidos. Además, ha sido mentora en la Unidad de Pandillas del Departamento de Educación del Condado de San Diego, donde ha tenido a su cargo a adolescentes en la fase de iniciación en el crimen organizado (en este programa, sicarios de diferentes cárteles han sido invitados a dar pláticas como servicio social). Es miembro de la mesa directiva de Dasein, una asociación civil que ofrece asistencia psicológica y legal para niños de escasos recursos ligada con el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Tijuana”.

Al cierre de esta edición, jueves 11 de marzo, la víctima de perfil público suma más de tres días desaparecida.

Los investigadores estatales consideran que debido a la protección entre criminales que tiene la familia de la desaparecida, por su parentesco con miembros del crimen organizado, podría tratarse de un ataque por parte de la célula de “Los Chapitos”, en su intento por establecer dominio en Baja California. Aunque en teoría, los primeros reportes de inteligencia indicaban que Los Arzate ya habían negociado una alianza con los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

 

SECUESTRADOR DE DOCTOR PERTENECIÓ A “LOS TEOS”

Hermes Armenta, reconocido doctor de Tijuana, Baja California, fue secuestrado por varios sujetos frente a su consultorio el pasado 9 de marzo, en la zona del ejido de Matamoros.

El doctor Hermes Armenta es un médico general muy estimado en su comunidad, tiene su consultorio en Avenida Melchor Ocampo número 24, de la popular colonia Mariano Matamoros, demarcación con una de las incidencias delictivas más altas de Tijuana. Se ubica en la salida a Tecate.

Pasadas las 9:00 horas del martes 9 de marzo, dos hombres esperaron la llegada del galeno a su lugar de consultas. Cuando lo vieron descender y encaminarse, lo abordaron. Lo rodearon sujetándolo de los brazos y lo obligaron a subirse a una Jeep Cherokee color negro modelo 2002, con placas de California, para después huir a toda velocidad “sobre la calle Tercera de la colonia Colinas de Matamoros, con orientación al Sureste, rumbo al Bulevar 2000”.

Cinco horas después, alrededor de las 14:00 horas, la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI) reportó la localización del auto de los delincuentes abandonado entre las calles Séptima y Octava del Ejido Mariano Matamoros.

Amigos de la víctima manifestaron a ZETA que el doctor Armenta Gastélum es una persona muy tranquila, además, nunca supieron que se presentara algún problema en su lugar de trabajo, por lo que pidieron a las autoridades que se esclareciera la desaparición lo antes posible. Las personas cercanas al doctor también decidieron dar a conocer el delito a través de las redes y pedir apoyo de la ciudadanía.

La publicidad en internet trajo efectos negativos, como las amenazas e intentos de extorsión de delincuentes oportunistas, hasta el reclamo de los secuestradores que la noche del mismo martes se comunicaron con la familia, exigiendo que la información del delito fuera retirada de redes o matarían a Armenta. Pidieron 2 millones de pesos a cambio de la vida de la víctima.

Hermes Armenta, reconocido doctor de Tijuana, Baja California

 

¿Tiene esas cantidades de dinero el doctor?

“No aparentemente, pero es común que los criminales pidan cantidades muy por encima de la capacidad de las familias de los secuestrados, con la intención de obtener el máximo monetario posible al momento de la negociación”, se informó a ZETA.

Como resultado positivo de la difusión en Facebook, los residentes de la colonia, clientes y conocidos del médico por quien manifestaron tener alta estima y cariño, decidieron cooperar de manera extraordinaria con la GESI y personal de la Fiscalía de Unidades Especializadas, que incluye la de Atención al Delito de Secuestro, proporcionándoles información del grupo criminal dedicado a la venta de droga al menudeo y homicidio que controla el delito en la zona y que recientemente estaba reclutando a los interesados en participar en secuestros y levantones.

José Manuel Sepúlveda Camacho y José Juan Rodríguez Ahumada

Se trataba de Pascual Vázquez Ledesma (Se presume inocente mientras no se declare su responsabilidad por la autoridad judicial. Art.13, CNPP), quien el 9 de marzo de 2009, fue capturado junto a otros 59 hombres, quienes acompañaban a un festejo de XV años celebrado en el Salón de Eventos Mezzanine del fraccionamiento Los Álamos, a Ángel Jácome Gamboa, alias “El Kaibil” o “El Jácome”, ex policía de Rosarito, operador y sicario de Eduardo García Simental “El Teo” o “El Tres Letras”, detenido en enero de 2010.

“El Pascual” fue identificado como jefe de célula en la zona del Matamoros, controlada criminalmente por Los Uriarte y emparentados con Raydel López Uriarte “El Muletas”, quien también fuera operador y compadre de “El Teo”, que actualmente goza de libertad.

Pascual Vázquez Ledesma

Vázquez Ledezma y dos de sus operadores fueron capturados 24 horas después del secuestro, alrededor de las 8:00 horas del miércoles 10 de marzo, y consignados por la posesión de tres armas.

Con el jefe detenido y en medio de un fuerte operativo en la zona por diversas corporaciones, los cuidadores del médico decidieron abandonar la casa de seguridad, la cual en seguimiento a la investigación, se localizó alrededor de las 17:00 horas del miércoles en el fraccionamiento Terrabella, atado de pies y manos, pero sano y salvo.

Las autoridades tienen elementos para relacionar a Vázquez y sus cómplices identificados como José Juan Rodríguez Ahumada y José Manuel Sepúlveda Camacho en el secuestro del doctor, quien ya los identificó como sus captores y están trabajando en la vinculación. También se está investigando la relación de la célula con homicidios y robos con violencia ocurridos en la Zona Este de la ciudad.

RESCATAN A CONSTRUCTOR

Andrés Virrueta Mora

A diferencia del doctor Armenta, el secuestro de un empresario de la construcción en Rosarito, cometido la mañana del 3 de marzo mientras el hombre corría en la playa con su hija -a la altura de las instalaciones de la CFE-, se mantuvo en secrecía. Menos de 24 horas después de llevárselo, el día 4, le exigieron a la familia 20 millones de pesos por su vida.

Como parte de la investigación, a través del número reducido de cámaras de videovigilancia públicas y privadas, la Unidad contra el Secuestro pudo identificar el auto en que los criminales se llevaron a la victima y darle seguimiento a través de la ciudad, hasta ubicar como posible el destino del comando secuestrador la colonia Marbella de la delegación Primo Tapia en Rosarito.

Así, el martes 9 de marzo realizaron un operativo de vigilancia que les permitió ubicar la casa de seguridad en la calle Acapulco.

José de Jesús García Castellanos, “David García Barajas”, “Ángel Méndez

En un momento del día, dos de los sospechosos -uno portando un arma- salieron del domicilio y al ver a los investigadores intentaron huir, pero fueron capturados.

De acuerdo con el informe policiaco, la víctima gritó desde adentro del domicilio, lo que les dio causa para ingresar; lo encontraron amarrado en el interior del baño de la casa, sano y salvo.

Los detenidos Andrés Virruete Mora y José de Jesús Castellano, quien también ostenta los alias de Ángel Méndez y/o David García Barajas, este último recién deportado después de cumplir una sentencia en California por tráfico de metanfetaminas. Ambos dijeron haber participado en el secuestro solo cuidando a la víctima, pero igual enfrentan una pena de 50 a 90 años de prisión (Se presumen inocentes mientras no se declare su responsabilidad por la autoridad judicial. Art.13, CNPP).

Actualmente, elementos de la FGE buscan a otros integrantes del grupo delictivo relacionado con el Cártel de Sinaloa que tiene base en la comunidad de Popotla, a quienes ya tiene identificados debido a sus antecedentes y a que en el pasado fueron capturados en posesión de un arsenal y por otros delitos federales.

DOS PRIVACIONES MÁS

Respecto al hecho reportado por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana Municipal de Tijuana, como el rescate del representante legal de un contratista en la colonia Sánchez Taboada la tarde del 10 de marzo, quien presuntamente fue privado de la libertad mientras circulaba en su auto, la FGE informó que la víctima era un hombre de oficio mecánico, privado de la libertad y llevado a un picadero con fin desconocido, y por cuya libertad no habían solicitado dinero. No hay avances en el caso.


Foto: Alejandro Gutiérrez Mora/ZETA

Lo mismo sucede en cuanto al seguimiento del homicidio del ex comandante de la Policía de Tecate y funcionario de las fuerzas de seguridad del Estado, Manuel Vela García, perpetrado alrededor de las 23:00 horas del 9 de marzo en el interior de su casa en Avenida Primera de la colonia Benito Juárez en Tecate.

En el operativo criminal también fue privado de la libertad el hijo mayor de la familia, se lo llevaron en una camioneta panel blanca y, hasta el cierre de esta edición, se desconocía su paradero.

Los primeros reportes indican que el padre opuso resistencia cuando intentaron llevarse al joven y por eso lo mataron, que el objetivo del ataque era el muchacho, investigado por su presunta relación con gente dedicada a la venta de armas y drogas en el Pueblo Mágico.

 

 

Analizan coincidencia balística del arma usada para matar a agentes de GN

 

 

 

El arma utilizada por Adán Osvaldo Rivera Martínez la noche del domingo 7 de marzo para asesinar a José Francisco Sánchez Vidal y Juan Antonio Sánchez Yáñez, dos agentes de la Guardia Nacional en Tijuana, se encuentra en análisis para determinar si se empleó para perpetrar otro crimen.

Rivera, también abatido por otros elementos de la Guardia Nacional, tenía diversos antecedentes por robo con violencia y posesión de drogas en Estados Unidos; había sido deportado en fechas recientes. Al momento del incidente le acompañaba una mujer, quien no resultó lesionada.

“La persona que lo acompañaba no arrojó mayores datos respecto a la ocupación de ese sujeto, estamos esperando la comparativa balística del arma que él traía (calibre .40) para ver si había participado en algún otro hecho delictivo”, explicó tres días después en conferencia de prensa el fiscal central, Hiram Sánchez Zamora.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, alrededor de las 20:45 horas del domingo 7 de marzo, agentes de la Guardia Nacional le marcaron el alto a un automóvil que circulaba por Bulevar de Las Américas esquina con Avenida de Los Héroes, en la colonia Buena Vista.

Alrededor de las 9:00 de la noche el domingo se reportaron detonaciones de arma de fuego sobre el bulevar Las Américas y Niños Héroes de la col Buena Visita en la delegación Mesa De Otay. Ahí fueron ejecutados dos elementos de la GN y un delincuente fue abatido

El conductor inmediatamente abrió fuego en contra de los uniformados, quienes fallecieron tras el ataque. Sus nombres eran José Francisco Sánchez Vidal y Juan Antonio Sánchez Yáñez.

El lunes 8 de marzo, después de la develación del busto de María Asunción Sandoval de Zarco en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado, su titular, Guillermo Ruiz Hernández, aseguró que el asesino tenía un largo historial delictivo en la Unión Americana.

“(A los agentes) Les tocó una gente muy agresiva, con muchos antecedentes penales, de todo tipo de delitos. (El homicida) Fue deportado de una prisión de Estados Unidos por cumplir una sentencia por varios delitos, robo, homicidios; trae un perfil delincuencial”, dijo.

Por tal motivo, el fiscal general de Baja California solicitará a las autoridades federales notificar cada vez que un delincuente peligroso ingrese a esta entidad federativa, para establecer un protocolo de vigilancia. (Gerardo Andrade)

 

 

Vinculan a proceso al “Cabo 62” 

 

 

Tras un enfrentamiento a balazos con policías estatales, el sábado 6 de marzo fueron aprehendidos en Tijuana, José Ángel Flores Hernández “Cabo 62” y su escolta Heriberto López Canchola.

Ambos fueron consignados a la Fiscalía General de la República (FGR), y en audiencia celebrada el 11 de marzo, los vincularon a proceso por delitos contra la salud, de acuerdo con la Ley de Armas de Fuego y Explosivos.

El juez federal dictó prisión preventiva, fijando un plazo de cuatro meses para el cierre de la investigación. Corresponderá a la fiscalía estatal presentar mayor evidencia relacionada con las armas y su uso en otros delitos.

En el operativo de captura participaron elementos de la Secretaría de Marina, Guardia Estatal de Seguridad e Investigación y personal adscrito a la Fiscalía Especializada en Narcomenudeo, quienes realizaron tres cateos simultáneos.

La detención de Flores se realizó en Privada Tolentino número 6119 de la colonia Santa Fe tercera sección en Tijuana. Tanto “Cabo 62” como López Canchola, estaban en posesión de tres armas largas calibre .223, dos armas cortas calibre .9 y .45 milímetros, además de metanfetaminas.

El segundo cateo se ejecutó en el mismo fraccionamiento Tolentino número 6119, interior 20 de la colonia Santa Fe, donde no localizaron evidencia de actividad criminal.

El último cateo tuvo lugar en Calle González Bocanegra sin número, entre General Anaya y 16 de Septiembre de la colonia Tomás Aquino. Allí fue detenido Enrique Miranda Rodríguez, señalado como sicario del Cártel de Sinaloa. Se le incautó un arma corta calibre .380, una bolsa con metanfetaminas y dos camionetas: una Dodge Durango con placas de California, y otra Dodge Ram 1500 color blanco, con estrobos y otros aditamentos propios de las patrullas.

Informes de la Unidad de Inteligencia de la fiscalía, refieren que “Cabo 62” tenía intenciones de expandir sus operaciones de extorsión y homicidios a los municipios de Tijuana, Rosarito, Ensenada y Mexicali.

Respecto a sus antecedentes, las fuerzas coordinadas reportaron que fue sicario del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Baja California y después se unió a David López Jiménez “Cabo 20” cuando este escindió y se unió al Cártel Arellano Félix, para después sumarse a las actividades delictivas del Cártel de Sinaloa, bajo el mando de Pablo Edwin Huerta “El Flaquito” y Néstor Isidro García “El Nini”, vinculado a los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

Por último, la investigación señala que Flores Hernández ha tenido enfrentamientos armados con células del mismo cártel, en busca de aumentar su dominio en la venta de droga en varias colonias de Tijuana y Ensenada.

 

Comentarios

Tipo de Cambio