La violencia sexual contra la mujer

Foto: Internet/La mayoría de las mujeres que padecen violencia sexual sufren también violencia emocional, económica y física
Opinionez lunes, 15 marzo, 2021 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

La violencia infligida por la pareja se presenta en todos los entornos y grupos socioeconómicos, religiosos y culturales. Si bien las mujeres pueden ser violentas en sus relaciones con los hombres (a menudo en defensa propia, y a veces hay también violencia entre parejas del mismo sexo), los agresores más comunes en la violencia contra la mujer son compañeros, esposos o novios, o excompañeros íntimos de sexo masculino.

La Encuesta Nacional sobre Violencia contra las Mujeres (ENVIM) y la Encuesta Nacional de la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), ambas levantadas en 2003 por la Secretaría de Salud y el INEGI-INMUJERES, respectivamente, permiten por primera vez estimar la prevalencia de la violencia sexual entre cónyuges o parejas, así como conocer algunos de los factores asociados a este tipo de violencia; algunos de estos datos fueron tomados para este artículo.

El 16 de noviembre de 2005, la Suprema Corte de Justicia en México tomó una decisión histórica a favor de las mujeres, al reconocer la violación entre cónyuges como un delito, por el cual pueden pasarse de ocho a 14 años de prisión. Hasta entonces, una relación sexual forzada en el seno del matrimonio se consideraba como “el ejercicio de un derecho”. El reconocimiento de la violación entre cónyuges como un delito, muestra ahora una concepción moderna del matrimonio, el cual es visto como una relación de igualdad en donde las mujeres no pierden su libertad sexual por el hecho de casarse.

Para identificar el padecimiento de violencia sexual por parte de su pareja conviviente, se preguntó a las mujeres si su pareja les había exigido tener relaciones sexuales, aunque no quisieran o si las había obligado a hacer actos sexuales que no les parecieran; también se preguntó si la pareja había usado la fuerza física para obligarla a tener relaciones sexuales. La primera de estas situaciones parece ser la más frecuente, ya que atañe a nueve de cada 10 mujeres que padecen violencia sexual. Las otras dos, todavía más graves, se presentan para casi una de cada tres mujeres que viven violencia sexual.

La mayoría de las mujeres que padecen violencia sexual sufren también violencia emocional, económica y física; por tanto, no hay que olvidar que cuando se habla de las mujeres que padecen violencia sexual, se considera a las mujeres que sufren la violencia de género más extrema, expresada en casi todas sus formas, y que con seguridad permea su vida personal, familiar y social.

Se ha visto que la prevalencia de la violencia sexual entre mujeres de todo el país es de casi ocho por ciento. Sin embargo, se observan diferencias por tipo de localidad y entre entidades federativas. Por ejemplo, en el medio rural la prevalencia es mayor en relación con el medio urbano (nueve y 7.5 por ciento, respectivamente). Además, la prevalencia nacional es superada en al menos un punto porcentual en los estados de Hidalgo y Zacatecas, así como en el medio urbano en Coahuila, Chihuahua y Michoacán. Por el contrario, Nuevo León muestra niveles de violencia sexual mucho menor al promedio (4.1 por ciento), al igual que el ámbito urbano en Baja California.

La prevalencia de la violencia sexual es mayor en los estratos socioeconómicos más bajos, los cuales están asociados, a su vez, con bajos niveles educativos; la violencia sexual entre las mujeres que han tenido más de una unión es mayor al promedio (7.8). Ésta alcanza 9.8 por ciento, es decir, casi una de cada 10 mujeres con al menos dos uniones padece violencia sexual, situación que el suscrito creía que era al contrario.

Es importante recalcar que mucha de la violencia sexual que se presenta en las parejas es las de aquéllos que son tan solo novios, y que muchas jóvenes siguen creyendo que dado el caso de que se lleguen a casar ellos habrán de cambias… situación que nunca se dará. Es por ello que cuando se presente cualquier tipo de violencia en el noviazgo hay que terminar lo más pronto posible, y si es sexual denunciarlo.

Como siempre agradezco a mis dos que tres lectores sus comentarios y consultas al e-mail: bautista46@hotmail.com o al celular (664) 204-61-80.

 

El Licenciado Roberto Bautista es terapeuta de parejas con maestría en Educación.

Comentarios

Tipo de Cambio