El marzo de Colosio

Foto: Tomada de Internet
Cenizas lunes, 29 marzo, 2021 12:00 PM

En este país, somos muy pocos los convencidos de que Mario Aburto Martínez fue el asesino solitario del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio.

Contrariamente abundan los que sí creen en un crimen de Estado o relacionado con el homicidio del Licenciado José Francisco Ruiz Massieu. La mayoría piensan en Carlos y/o Raúl Salinas de Gortari como autores intelectuales.

La única diferencia entre las dos versiones, es que una es cosa juzgada. El asesino fue detenido luego de disparar al candidato. Se le consignó y durante el proceso me dijo en Almoloya que él disparó dos veces y estaba arrepentido. Dirigió la reconstrucción de los hechos detallando con precisión cómo fue y cuándo apretó el gatillo. Finalmente lo sentenciaron y está cumpliendo su condena. Debió solicitar amparo contra la sentencia, pero inexplicablemente no lo hizo.

Dos cosas más: No puede juzgarse a otra persona por el mismo delito. Y en tan histórico escenario no aparecen uno o varios incitadores. En cambio, la suposición del complot nadie ha podido probarla. Tampoco si lo encabezaron uno de los dos o los dos Salinas, ni la conexión entre los crímenes de Colosio y Ruiz Massieu. Nada. Total. Marzo está por llegar y seguramente volverá a escribirse mucho sobre el episodio en Lomas Taurinas. Pero en este 1999 habrá por vez primera dos publicaciones claves:

Proceso editará un número especial y Letras Libres se dedicará al tema de la conspiración incluido el caso Colosio. De entrada, un hecho paralelo significa al par de revistas. Retirado del quehacer semanal por su personal decisión, don Julio Scherer García ya no está al frente de sus alumnos en Proceso. Y don Octavio Paz, muerto hace meses, dejó huérfanos a sus discípulos.

Me consta que Carlos Marín, uno de los varios apegados y leales a don Julio, es de los más enterados sobre el caso Colosio. Pero luego de estar conectado tanto tiempo con este asunto, no se ha definido si Mario Aburto es el asesino solitario o hubo complot. También estoy enterado del intenso trabajo realizado desde hace meses en Letras Libres para publicar sobre el tan discutido crimen. Escritores muy serios visitaron Baja California y estuvieron el tiempo suficiente para enterarse lo que a su juicio necesitaban.

Los lectores de Proceso hemos visto su transformación luego de retirarse Scherer García. Se dieron cambios de diseño y así como los implantaron sin explicación, también los desecharon. Aparte se nota que ya no está la mano correctora de don Julio. A esto se sumaron las versiones de una lucha intestina que a mi juicio no fue o es tanto para llenar el hueco dejado, sino por la sucesión en el mando. Esto provocó lamentables deserciones.

En cambio, Letras Libres nos sorprendió desde su primer número. Si bien están allí los alumnos de don Octavio Paz, no hicieron de la nueva publicación una calcomanía de Vuelta, la revista creada por el Premio Nobel. No. Ésta se maneja con una singular combinación: Historiadores, escritores, y periodistas tratando los problemas nacionales, alejados de los textos reservados a los amantes de los temas culturales. El contenido de Letras Libres está alejado de las suficiencias, las tendencias o las costumbres. Es verdaderamente nuevo, ilustrativo e interesante.

Por eso, en tratándose de la edición especial que publicará Proceso y el próximo número de Letras Libres serán importantes. Está por verse si la revista fundada por Scherer se remite a la repetición de narrar los hechos o nos brinda alguna primicia. Y si Letras Libres agrega a la historia mexicana detalles inéditos para periodistas y policías.

Recuerdo que el año pasado muchos esperaban que el Fiscal Especial asignado al caso informara definitivamente sobre el resultado de sus investigaciones. Pero el Licenciado Luis Raúl González Pérez no pasó más allá de un reporte ilustrado sobre la continuación de su trabajo. No logró satisfacer a políticos en particular y mexicanos casi en lo general.

En lo personal sé que el Presidente y el Procurador General de la República le tienen mucha fe al trabajo de González Pérez. Circunstancialmente, he tratado sobre el caso Colosio con los tres funcionarios y sé que están empeñados en aclarar todo, especialmente González Pérez. Su insistencia ha superado el valor de las pruebas para convencer a los periodistas de que son equivocadas las versiones de cinco Aburtos, que lo suplantaron en Almoloya, que otros y no él dispararon por segunda vez y, en fin, de muchos equívocos que por repetitivos en cierta prensa casi adquirieron la etiqueta de real.

No dudo de sus esfuerzos. Pero creo que si no aclaran con todas las pruebas este asesinato antes de terminar el sexenio, los mexicanos agregarán el nombre del Presidente Zedillo al del ex Presidente Salinas, para señalarlos como los culpables de Lomas Taurinas. La ventaja que tiene González Pérez sobre sus inmediatos antecesores, Pablo Chapa Bezanilla y Antonio Gracia López, no es la perversidad ni el partidarismo. Diríase sin exagerar que le ha costado más trabajo destruir mentiras que construir la verdad.

Lo que sí enoja es la postura de los diputados y senadores de la famosa comisión de seguimiento. Cada cual habla según su origen partidista. Me tocó tratar el caso con los que en el trienio anterior estuvieron en ese grupo y ya no son legisladores. Ahora me entero que son expertos en contaminación ambiental o delegados en el Gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas. Que ya ni de Colosio se acuerdan. Y sobre los actuales, que ni siquiera sabían que serían diputados antes, durante y después del crimen, nunca supieron del caso más allá de lo que se enteraron por prensa, radio y televisión. Pero eso sí, entre los pasados y presentes gastaron millones y millones en viajes y supuestas investigaciones sin llegar nunca a un acuerdo.

Priistas, panistas, perredistas y anexos gozaron de la comisión, pero jamás exhibieron su capacidad para mostrar algo nuevo a la Nación. El suyo fue puro protagonismo y nos costó mucho dinero a todos los mexicanos. Fue realmente dinero tirado a la calle. Por todo eso adquiere etiqueta de interesante el próximo trabajo de Proceso y Letras Libres.

 

Tomado de la colección Dobleplana de Jesús Blancornelas,

publicado por última vez en marzo de 2017

Comentarios

Tipo de Cambio