México produce 60% de pornografía infantil

BCS lunes, 1 febrero, 2021 5:28 PM

Se estima que 270 mil niños y adolescentes son víctimas de la exposición de sus cuerpos y otros abusos sexuales en el país. Además de ser el principal productor, México aumentó el consumo de pornografía de menores de 18 años en un 73%. La Unidad de Inteligencia Financiera aseguró durante 2020 más de 250 millones de pesos producto de trata de personas. Acapulco, Puerto Vallarta, Cancún, Tijuana, Ciudad Juárez y Chapala, son algunos de los paraísos de pornógrafos y pederastas. Redes sociales y aplicaciones resultan vulnerables ante la publicación de contenidos inapropiados

 

 

 

La mala fama que tiene México como el principal país donde se produce pornografía infantil para el mundo, rebasa la década, sin ser desbancado del deshonroso primer lugar. Noemí, una chica de 13 años, ahora lo sabe, pues es una de las 270 mil víctimas menores involucradas en actos pornográficos, de acuerdo con datos de organismos defensores de los derechos de la infancia.

La adolescente fue víctima de sexting por parte de Jorge Ernesto “N”, un sujeto de Ensenada que la presionó para que le enviara fotografías desnuda a través de la aplicación Facebook, bajo un aspecto completamente sexual, como lo tipifica como delito la Ley Penal. El tipo, que inicialmente se hizo pasar por un chico de 14 años, engatusó a la menor para que accediera a enviar unas primeras imágenes.

Con las fotos en su poder, el delincuente sexual coaccionó a la chica para que le enviara más fotos, bajo amenaza de, en caso de no hacerlo, publicaría el material que ya poseía a través de redes sociales. Noemí cayó en depresión. Su madre, que advirtió la tristeza de su hija y no comprendía su repentino cambió de humor, dio con la cuenta de Facebook y se percató de las amenazas del sujeto, al que denunció ante las autoridades.

Un cateo en la casa de Jorge Ernesto permitió a la Policía Ministerial asegurar material pornográfico de menores de 18 años de edad que se hallaba en memorias USB y otros dispositivos tecnológicos señalados voluntariamente por el detenido, quien a través de por lo menos cinco cuentas de correo electrónico, almacenaba e intercambiaba fotografías y videos con personas de otras partes del mundo.

Intervinieron en la investigación peritos de criminalística, de fotografía forense, psicología y medicina forense, a fin de identificar a personas que aparecen en actos sexuales o de exhibicionismo corporal en los materiales con menores, así como para dictaminar la edad clínica probable de por lo menos diez personas de sexo femenino que en apariencia aún no llegaban a la adultez.

Una vez detenido el pornógrafo, aceptó la comisión del delito. Aseguró que la mayoría de las imágenes que poseía las recibió de personas que no conoce y solo tuvo interacción con Noemí, sin conocerla personalmente ni tener contacto físico con ella. “Todo lo hice con la finalidad de aumentar el material que intercambiaba con usuarios desconocidos en el internet, utilizando mis diversas cuentas de correo de Hotmail”, añadió.

 

 

 

EL FENÓMENO

Además de conocerse el primer lugar que ocupa México como productor de contenidos de pornografía infantil, un reporte difundido en octubre de 2019 por el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, señala que el 60% de los materiales de consumo mundial con contenido sexual que exponen a niños y a adolescentes es generado en este país. El dato fue aportado por la diputada federal morenista Lorena Villavicencio.

Por su parte, la senadora Josefina Vázquez Mota expuso a ZETA que en la segunda quincena de enero, el fenómeno de los contenidos pornográficos infantiles y su consumo en hogares mexicanos aumentó en 73%, destacando que “México ha sido un paraíso para los pederastas y abusadores sexuales”.

La legisladora compiló una serie de historias, medidas preventivas y de ayuda para las víctimas en el libro “Alas Rotas”, que prologa el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo.

El zar contra el lavado de dinero asegura que “se trata del delito más rentable del planeta y es el que impacta más vidas”. Apenas en noviembre de 2020, Santiago Nieto informó que la dependencia a su cargo, que está trabajando con la Policía Cibernética para atender la problemática de la pornografía infantil, ha congelado más de 250 millones de pesos relacionados con la trata de personas.

Por desgracia, se estima que solo un 35% de los menores de edad, víctimas de este tipo de delito, habla del asunto con sus padres y presentan la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público. Los reportes son sobre casos de sexting, cyber bullying, páginas de internet con contenido no apropiado y pornografía infantil como tal.

Para las investigaciones al respecto, México cuenta con la Policía Cibernética, que en años recientes ha recibido entrenamiento del gobierno de Israel para combatir fraudes electrónicos, tráfico de órganos, pornografía infantil, trata de personas y otros delitos.

En México se registran aproximadamente un millón de reportes anuales, que en su mayoría no llegan a denuncia, por delitos relacionados con delitos relacionados con fotografías, audios, videos de abuso y explotación sexual a niños, niñas y adolescentes. Cancún, Acapulco, Puerto Vallarta, Tijuana, Ciudad Juárez y Chapala, son algunos de los paraísos de pederastas y donde se ejerce el llamado turismo sexual, del que derivan diversos delitos en contra de los derechos de los menores de edad.

En el caso de Puerto Vallarta, donde desde 2016 se decretó a nivel estatal y federal la Alerta de Género, se le sigue considerando como el segundo destino de playa más importante del país y uno de los principales polos de atracción de explotación sexual, explotación sexual infantil, pornografía infantil y turismo sexual. En junio de 2018, la Policía Federal rescató a 40 menores que fueron invitadas de manera personalizada a una supuesta albercada con adultos.

También de Jalisco, pero arrestado en California, en junio de 2019, destaca la captura del líder de la Iglesia de la Luz del Mundo, Naason Merari Joaquín García, actualmente preso y bajo proceso penal por 32 cargos, entre estos, pornografía infantil, tráfico de personas y violación. De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el pastor y tres coacusadas habrían cometido estos delitos entre 2015 y 2018 mientras dirigía la asociación religiosa con sede en Guadalajara, con más de un millón de seguidores en todo el mundo.

 

 

CASOS RECIENTES

En México sobran casos para ilustrar la incursión casual o las redes plenamente establecidas por parte de pornógrafos que lucran con la ilícita industria de la pornografía infantil. Desde jóvenes que difunden fotografías de niños, niñas y adolescentes desnudos, en posturas o actos sexuales, hasta redes en sitios web donde se muestra material explícito para las personas que consumen este tipo de contenidos. Por cierto, desde finales de 2017, la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que almacenar pornografía infantil debe ser considerado delito de trata de personas.

En acciones del pasado reciente, en abril de 2018, en Casimiro Castillo, Jalisco, la Policía Federal detuvo a una persona por su probable responsabilidad en el delito de distribución de pornografía infantil. Se le ubicó tras labores de identificación en perfiles de redes sociales que utilizaba para distribuir el material. Al momento de su detención, le fueron asegurados dispositivos de almacenamiento electrónico con indicios de actos sexuales de menores de 18 años de edad.

En febrero de 2019, agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) cumplimentaron una orden de detención con fines de extradición a Estados Unidos en contra de Diego C., buscado internacionalmente por su probable responsabilidad en el delito de pornografía infantil. Gracias a un trabajo de gabinete y campo, los agentes ministeriales y de la Interpol, detuvieron al fugitivo en la Alcaldía de Álvaro Obregón en Ciudad de México, sin uso de violencia.

En marzo de 2019, en el poblado de San Antonio Tlayacapan, municipio de Chapala, Jalisco, fue capturada Alicia “N”, acusada por abuso sexual infantil y prostitución infantil. La mujer, de 33 años, convivía con una niña de 8 años y, aprovechando que se quedó a solas con ella, la violentó sexualmente y le tomó fotografías para exhibirlas en redes sociales a cambio de dinero. Fue vinculada a proceso penal y se investigó su posible vínculo con alguna red dedicada a este tipo de ilícitos, pero no se conoció el resultado.

En febrero de 2020, la FGR anunció la captura de tres presuntos pornógrafos que compartían y publicitaban fotografías por cualquier medio. Una de las acciones tuvo lugar en Tijuana, donde fue apresado un comunicador deportivo de un sistema de noticias de televisión de paga y fotógrafo de un equipo de beisbol. Otro sujeto registrado en la plataforma YouTube fue detenido en Tepotzotlán, Estado de México. Y uno más, atrapado en Cuernavaca, Morelos, donde impartía clases de catequesis a niños de siete a nueve años de edad. Les aseguraron tres celulares y 22 dispositivos de almacenamiento electrónico con imágenes impublicables. Los tres fueron vinculados a proceso.

En Tecate, el policía municipal Víctor Alfonso “N” fue detenido en julio de 2020 en la colonia El Descanso por la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación. Le cumplimentaron orden de aprehensión dictada por un Juez de Control por su presunta responsabilidad en los delitos de violación equiparada agravada, abuso sexual agravado reiterado y pornografía infantil.

 

REDES SOCIALES

A pesar de las políticas y sistemas de seguridad de diversas redes sociales y aplicaciones tecnológicas para prevenir los contenidos de sexo explícito o pornografía infantil, usuarios han logrado vulnerarles y subir materiales considerados como ilícitos, generándoles problemas con las autoridades, debido a la exposición en la que quedan niños y adolescentes.

En noviembre de 2017 le ocurrió a la red social de videos efímeros Snapchat, luego de una publicación periodística que aseveró que la aplicación era utilizada en Estados Unidos por pederastas para obtener fotografías y videos de menores de edad desnudos o extorsionar a sus víctimas para que paguen y así evitar que esas imágenes procaces se publicaran en portales de internet. Destacó el caso de un sujeto de 24 años que se hizo pasar por una mujer de 19 años para engañar a un niño de 13 y a otros cinco menores para conseguir pornografía infantil.

Posteriormente, en septiembre de 2018 se advirtió de una falla en el control de contenido en el servicio de video en vivo de la red social Instagram que permitió recomendar contenido inapropiado a los usuarios, tales como videos de explotación infantil y hasta mutilación genital. La denuncia fue formulada por la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad hacia los Niños, organización de beneficencia creada en Gran Bretaña.

Un problema similar ya se había registrado en la plataforma YouTube Kids tiempo atrás.

En marzo de 2019, la plataforma tuvo que desactivar los comentarios en los videos en los que aparecían niños como una medida extrema para alejar a pedófilos, de tal forma que solo puedan reproducirse sin la posibilidad de que un tercero escriba respecto al contenido y solo un reducido grupo de creadores mantengan los comentarios habilitados.

Un ex creador de contenidos de la red social publicó un video mostrando cómo los depredadores sexuales marcaban los momentos en que imágenes de esos videos podrían ser sexualizadas.

En octubre de 2019, la Secretaría de Gobernación estableció una mesa de trabajo con Facebook sobre temas relacionados a pornografía infantil, entre otros, acordando delinear una serie de acciones para detectar crímenes cibernéticos, prevenir suicidios, proteger los datos personales de usuarios y analizar casos relacionados a la violencia contra las mujeres, los niños y la trata de personas.

 

Comentarios

Tipo de Cambio