WhatsApp

En Zerio lunes, 11 enero, 2021 12:00 PM

– Hoy mi mujer me mandó un WhatsApp y primero me preocupé.

“Por qué, amigo, ¿qué decía?”.

– Te dejo, lo íntimo ya no es como antes.

“Uy, qué mal cuento”.

– ¡Pero después me alivié!

“¿Y eso?”.

– Es que me aclaró que el mensaje ¡no era para mí!

Autor: Un moderador muerto de risa.

 

100 mujeres

Llegan 100 mujeres al infierno y las empiezan a clasificar con la siguiente instrucción:

“Las que hayan revisado el celular de su marido, pueden pasar”.

Entonces, 99 féminas agachan la cabeza y cruzan por la puerta. Solo una queda parada con mirada de inocente. En eso gritan desde adentro:

“¡Traigan a la soreque también!”.

Autor: ¿Eh?

 

Un error

Entra un trabajador de oficina, muy enfadado, al despacho del gerente:

– Jefe, vengo a quejarme porque me ha puesto mil pesos de menos en la nómina.

“Pues poco te quejaste el mes pasado, cuando te puse mil de más”.

– Es que un error lo paso, pero dos, ¡ya no!

Autor: Indignado.

 

37.5

Un hombre va a buscar empleo. En plena entrevista de trabajo, comenta:

– ‘Pos verá, vengo por lo del empleo, señor.

“De acuerdo, pero antes tengo que hacerle algunas preguntas importantes”.

Después de responderlas, el encargado de recursos humanos lo encuentra apto para ocupar el puesto, por lo que le indica:

“¿Me puede decir su nombre, por favor?”.

– 37 y medio.

“Cómo que 37 y Medio…”.

– Verá. De donde vengo, mi familia y mis parientes estaban discutiendo sobre cómo me llamarían, hasta que mi papá dijo: “Miren, mejor hagamos esto, cada uno escribe el nombre que le quiere poner al niño, luego lo ponen en mi sombrero, y el que saque, ese va a ser el nombre del niño”. Así que van todos a escribir el nombre que me van a poner, lo ponen en el gorro, y después…

“¿Qué pasó después?”.

– ‘Pos qué va a pasar, que el tonto de mi papá sacó la etiqueta de la medida del gorro: ¡37 y Medio!

Autor: Anónimo del Registro Civil.

 

15 años

Dos amigas conversan:

– Llevo 15 años casada y aún sigo enamorada del mismo hombre.

“Parece mentira, 15 años ya. ¿Pasan mucho tiempo juntos?”.

– Todo el que podemos, pero si se entera mi marido, ¡seguro me pide el divorcio!

Autor: Una divorciada.

 

Camuflaje

– ¿Tiene trajes de camuflaje?

“Los tenía, pero no los encuentro”.

Autor: Un vendedor online.

 

Empanadas

Un señor vende empanadas y grita:

“¡Empanadas, empanadas, empanaditas!”.

Un hombre le pregunta:

– ¿Cuánto cuestan las empanadas?

“Las empanadas cuestan un peso”.

– ¿Y las empanaditas?

“Un pesito”.

Autor: Un ambulante.

 

Codos

Un hombre va al mercado y pide un peso de queso. Claro, el carnicero se mosquea porque dejó la lupa en casa, así que le da un papel doblado, pero vacío, y le cobra el peso.

– Pero ¿usted se cree que soy tonto? ¡Aquí no hay nada de queso!

“No, hombre, ¡lo que pasa es que tocó el agujero!”.

 

* * *

 

Un hombre es tan, pero tan tacaño, que un día iba con su esposa en el auto y, al pasar por un restaurante, la señora exclamó “¡Qué rico olor!”.
Entonces el tacaño dice:

“¿Te gustó? ¿Quieres volver a pasar?”.

 

* * *

 

Era un papá tan tacaño, que cada 5 de enero tiraba tres tiros hacia arriba y los hijos le preguntaban:
– Papá, ¿qué fue eso?

“Los Tres Reyes Magos”.

 

* * *

 

Un hombre acude a una barbería y pregunta:

– ¿Cuánto cuesta la rasurada?
“200 pesos, y el corte de pelo, 50 pesos”.
– Entonces, ¡rasúreme la cabeza!

 

* * *

 

Había una vez un tipo tan codo, que se soñó tomando un café y despertó para no pagarlo.

Autor: Un despilfarrador, seguramente.

Comentarios

Tipo de Cambio