¿Matinal información?

Foto: Internet
Opinionez lunes, 25 enero, 2021 12:00 PM

De Trez en Trez

 

 

 

Uno.- Las conferencias de prensa matutinas encabezadas por Andrés Manuel López Obrador a inicios en 2001 hasta este 2021, han pasado a ser desde una novedosa y eficaz herramienta de comunicación hasta convertirse en otro motivo más de enfrentamiento del mandatario con instituciones políticas, y motivo también de críticas por su formato, sus asistentes, su manejo y su contenido.

“Las mañaneras” -así se les conoció desde entonces- tuvieron sus orígenes cuando AMLO se desempeñó como Jefe de Gobierno del entonces DF: buscaban, entre otras cosas, acabar con las “entrevistas banqueteras” y el “chacaleo” de los reporteros; por ello, tan pronto se hizo del cargo, estableció tan popular practica matinal informativa, obligando a periodistas y sus medios a madrugar para obtener la nota.

También le fueron de utilidad para fijar la agenda política y enfrentar desde la oposición los embates del Presidente Vicente Fox y su intento por desaforarlo; el tabasqueño “le comía el mandado” al guanajuatense que lo traía “entre ceja y oreja”.

Las matutinas reuniones con la prensa sirvieron además para que AMLO, en el papel de víctima opositora, proyectara y construyera su candidatura a la presidencia de la República, en aquella elección que oficialmente le ganó Felipe Calderón por estrecho margen (0.56%), nunca reconocido por el ahora mandatario.

Precisamente en la campaña de 2006, cuando Fox invitó a “no cambiar de jinete a mitad del rio” (en alusión al candidato del PAN sobre AMLO, que lo era del PRD), López Obrador le reviró con el “¡ya cállate chachalaca!” y exigió al Presidente Fox no intervenir en el proceso electoral. Reconocida oficialmente la intromisión, se legisló al respecto con una reforma constitucional para evitar que se repitiera en lo futuro.

Doz.- Después de la derrota no reconocida, AMLO y sus seguidores realizaron el famoso y recordado “plantón” en Paseo de la Reforma por 47 días, apoyado por muchos y criticado por otros tantos; posteriormente se dedicó a la construcción de su segunda candidatura a la presidencia por el PRD y el PT, otra derrota, ahora frente a Enrique Peña Nieto del PRI, que dejó en el camino al mismo López Obrador, a Josefina Vázquez Mota, del PAN, y a Gabriel Quadri de la Torre, del PANAL.

Entró  “en campaña continua” ahora  con su Morena (para lo cual, como el niño dueño del balón, se lo llevó junto con algunas de las “figuras” del PRD y lo dejó jugando solo), con la mira puesta otra vez en su candidatura presidencial; la ineficacia, frivolidad, inseguridad, violencia, y la corrupción que “Enriquepeñanieto” arrastró durante todo su sexenio, le pavimentaron el camino a López Obrador, quien no tuvo problema alguno para ganar de calle la presidencia y obtener máxima representación en ambas cámaras legislativas.

Trez.- “A la tercera va la vencida”, y una vez instalado en la presidencia de la República con un apoyo ciudadano sin precedente, Andrés Manuel López Obrador dio continuidad a “las mañaneras”, pero con algunas importantes variaciones: seleccionando las preguntas y a los preguntadores, personajes llamativos algunos, desconocidos otros, pero de los que ya han resultado precandidatos a puestos de elección popular.

Las actuales mañaneras son utilizadas para dar instrucciones a su gabinete, para tener secretarios de Estado sentados, mudos testigos de las palabras del Presidente, quien descalifica, agrede a quienes no comparten sus acciones u opiniones, señala y machaconamente se refiere al pasado, al “periodo neoliberal” y a sus adversarios, a quienes culpa de todo lo que no le sale bien. Y de pasadita, promueve a su partido.

Daniel Moreno, director del portal Animal Político, ha dicho y escrito que las conferencias matutinas “no responden a una estrategia en favor de la transparencia”; opina que en varias ocasiones se presentan datos insuficientes, y sus respuestas mueven a la duda y a la confusión. Afirma el periodista: “…dar conferencias diarias no es rendir cuentas”.

Por su parte, la periodista y escritora Anabel Hernández afirmó el 13 de enero a un medio nacional: “Yo lo único que puedo comentar es que no debe de confundirse propaganda con información. ¿Qué es propaganda? El que yo esté llamando a votar por un partido de manera directa o simulada… se ha convertido él mismo en ‘Chachalaca”. Recientemente, el 18 de enero, la reconocida periodista y escritora lanzó un “Señor Presidente, ya párele a las mañaneras, hay un hartazgo nacional”.

En interesante y buena entrevista realizada por Edmundo Cázares, citada por varios medios, abunda la escritora: “…es un exceso del Presidente López Obrador con tantas mañaneras, es un abuso del poder… las mañaneras son innecesarias y hasta contraproducentes… no puede haber una noticia nueva día tras día, siempre repite lo mismo”.

Ahora, previo a la “gran elección” de este año, el frente de batalla de AMLO es con el INE. El Presidente habla de censura, el INE de apego al marco constitucional. Por ver y analizar el resultado de este enfrentamiento, pues AMLO dijo estar dispuesto a acudir a tribunales para defender lo que llamó “su derecho a la libertad de expresión”.

P.D.- Y usted, ¿aguanta la retahíla de propaganda electorera de los partidos políticos sin que le provoquen náuseas?

P.D.2.- Mientras tanto, la pandemia continúa, los contagios y las muertes también; el proceso de vacunación es lento e insuficiente y siguen apareciendo “colados” …

 

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana.

Correo: profeohe@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio