FGR exonera a Salvador Cienfuegos de vínculos con el narcotráfico

BCS jueves, 14 enero, 2021 11:00 PM

La Fiscalía General de la República (FGR) a través de la la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), informó la tarde de este jueves 14 de enero de 2021, no ejercer penalmente en contra del ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Salvador Cienfuegos Zepeda, al no encontrar pruebas suficientes en su contra.

Por medio de un comunicado de prensa la FGR detalló que luego del desahogo de las pruebas presentadas por parte del imputado y el análisis y revisión del caso por parte de la fiscalía se determinó que Cienfuegos Zepeda “no sostuvo encuentro ni comunicación con grupo delictivo alguno”.

El general “nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas (Los Beltrán Leyva); y tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos”.

“Tampoco se encontró prueba alguna de que hubiera utilizado ningún equipo o medio electrónico, ni que hubiera emitido orden alguna para favorecer al grupo delictivo señalado en este caso.

Del análisis de su situación patrimonial y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, no apareció dato alguno o síntoma de obtención de ingresos ilegales o acrecentamiento de su patrimonio fuera de lo normal, de acuerdo con sus percepciones en el servicio público”, expuso la Fiscalía federal en el comunicado.

El caso Salvador Cienfuegos se dio a conocer el 15 de octubre del 2020 cuando fue detenido en Los Ángeles, California, acusado de lavado de dinero y narcotráfico, por elementos de la DEA (Administración de Control de Drogas de Estados Unidos, por sus siglas en inglés).

Salvador Cienfuegos fue acusado por las autoridades norteamericanas de narcotráfico, en modalidad de transporte y distribución de droga y fue llevado al Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, en Brooklyn (MCC, por sus siglas en inglés), donde también se encontraba Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa. Y donde estuvo recluido Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, ex líder del Cártel de Sinaloa.

Sin embargo, desde el 2013 durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, la DEA inició una investigación en contra del entonces Secretario de la Defensa Nacional por delitos delitos contra la salud. Dicha investigación continuó durante la gestión actual de Lopez Obrador, sin que las corporaciones norteamericanas informaran al gobierno mexicano del caso.

 

De acuerdo con la acusación iniciada en su contra por Richard P. Donoghue, Fiscal del Distrito Este de Nueva York, Salvador Cienfuegos tiene los alias de “El Padrino” o “Zepeda”, además reveló que  el ex mando militar distribuyó y conspiró para importar a Estados Unidos, entre diciembre del 2015 y febrero del 2017, un kilogramo de heroína, 5 kilogramos de cocaína, 500 gramos de metanfetaminas y mil kilos de marihuana.

El documento fue revelado por el periodista Alan Feuer, del diario The New York Times, donde indicó que “Cienfuegos ha sido acusado en Brooklyn de conspirar con el cártel H-2, un violento grupo narcotraficante mexicano que tiene sus raíces en la organización Beltrán Leyva”.

“Los fiscales de Brooklyn también derrotaron con éxito al ex fiscal general del estado de Nayarit, Edgar Veytia [Cambero], por trabajar con el cártel H-2. Veytia fue condenado el año pasado a 20 años de prisión”, agregó el reportero en una serie de tuits.

“Los documentos judiciales revelados hoy dicen que Cienfuegos aceptó sobornos para proteger al H-2 de las operaciones militares, utilizó al Ejército para atacar a los rivales del H-2 e incluso presentó a los principales miembros del cártel a otros funcionarios mexicanos corruptos”, abundó Feuer.

“Funcionarios estadounidenses han basado el caso contra Cienfuegos en ‘miles de comunicaciones interceptadas’ desde dispositivos BlackBerry. Estos dispositivos fueron una vez el método elegido por los cárteles mexicanos”, detalló el periodista del NYT.

“Los documentos judiciales también dicen que se han presentado testigos con información sobre la asistencia de Cienfuegos a H-2 y otros cárteles. No está claro si Edgar Veytia, el ex fiscal general estatal de Nayarit, procesado en Brooklyn, es uno de esos testigos, aunque tendría sentido si lo fuera”, insistió el reportero.

“Cabe señalar que la oficina del fiscal de Estados Unidos en Brooklyn es ahora la zona cero para los casos relacionados con la corrupción oficial en México. La oficina procesa a Genaro García Luna, el exministro de seguridad, y a dos de sus ex socios, Ramón Pequeño y Luis Cárdenas Palomino”, indicó Feuer.

“Aparte del caso Veytia, la oficina de Brooklyn también tiene un caso pendiente contra Iván Reyes Arzate, otro exfuncionario de la Policía Federal acusado de conspirar con los Beltrán Leyva a lo largo de los años”, tuiteó el reportero del NYT.

Luego de darse a conocer dicha información, se reveló que la defensa del ex titular de la SEDENA durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012 al 2018), también defendieron en los tribunales a Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, y con César Horacio Duarte Jáquez, ex gobernador de Chihuahua del 2010 al 2016, estos dos últimos también detenidos y procesados en Estados Unidos.

Cienfuegos Zepeda contrató a la firma de abogados Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan, uno de los despachos jurídicos más grandes del mundo y cuyos litigantes cobran de 800 a mil dólares por hora facturada. Para el 4 de noviembre, la defensa del “Padrino” cambió, a partir de ese día el despacho Sapone & Petrillo LLP, Edward V. Sapone y Michael Vitaliano,  se encargaron del caso.

El martes 17 de noviembre del 2020 Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR) y William P. Barr, fiscal general de los Estados Unidos, emitieron un comunicado conjunto en el cual señalaron que el Gobierno estadounidense desestimó los cargos penales contra el General de División, Salvador Cienfuegos Zepeda.

“En reconocimiento a la sólida asociación institucional entre México y Estados Unidos, y con el interés de demostrar nuestro frente unido contra todas las formas de criminalidad, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha tomado la decisión de solicitar a la Jueza que se desestimen los cargos penales de Estados Unidos contra el ex secretario Cienfuegos, para que pueda ser investigado y, en su caso, procesado de acuerdo con las leyes mexicanas”.

“A solicitud de la Fiscalía General de la República (FGR), el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en virtud del Tratado que rige el intercambio de pruebas, ha proporcionado a México pruebas en este caso y se compromete a continuar la cooperación, dentro de ese marco, para apoyar las investigaciones que realicen autoridades mexicanas”, indicó el Gobierno estadounidense en el comunicado.

El 18 de noviembre el general fue devuelto a México, entregado por las autoridades norteamericanas, al Ministerio Público Federal (MPF) para que continuara con su proceso por los cargos que el gobierno norteamericano lo llevó a la corte de Nueva York.

Al siguiente día de su llegada a nuestro país el 19 de noviembre del 2020, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón, declaró durante la conferencia matutina del presidente de la república en Palacio Nacional que no enjuiciar a Cienfuegos Zepeda sería un acto suicida.

“Para México no existe escenario de impunidad. Sería muy costoso para México haber optado por tener esa conversación con Estados Unidos. Lograr que se desestime por primera vez en la historia los cargos contra un ex secretario de la Defensa, que se ha retornado a México y luego no hacer nada, sería casi suicida”, declaró el canciller.

¿Quién es el General Salvador Cienfuegos Zepeda?

El general ingresó a las Fuerzas Armadas en 1964, y se retiró al finalizar su comisión como Secretario General de la Defensa Nacional en 2018, luego de seis años de encabezar a la milicia; antes de su nombramiento fue Director del Heroico Colegio Militar (1997), Comandante del Cuerpo de Cadetes (1991), estudió la su maestría en Seguridad y Defensa Nacionales el Colegio de Defensa Nacional, obteniendo el grado académico de “Maestro en administración militar para la seguridad y defensa nacionales”.

Durante su gestión cómo secretario de la defensa en el periodo de 2012 – 2018, se encargó de darle continuidad a la llamada “guerra contra del narcotráfico”, que inició el gobierno de Felipe Calderón.

Pero también fue señalado por uso excesivo de la fuerza, violación a los derechos humanos y ejecuciones extrajudiciales por parte de los elementos castrenses a su cargo. De los sucesos más trascendentales en su gestión fue el asesinato de 22 personas en una bodega en la comunidad de San Pedro Limón, en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, el 30 de junio de 2014.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), militares ejecutaron a 15 de los 22 muertos hallados en el suelo de la bodega. Ocho militares del 102° Batallón de Infantería pasaron frente a una bodega en obra negra que no tenía puertas. El enfrentamiento comenzó alrededor de las 4:20 horas de la madrugada, detalló la CNDH.

Luego de lo ocurrido el general Cienfuegos Zepeda  defendió a los militares contra las acusaciones de violaciones de los derechos humanos. Tanta fue la presión de organismos internacionales que llevaron al secretario de la defensa a poner en resguardo a los elementos vinculados con la masacre.

Después de Tlatlaya, vino la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, Raúl Isidro Burgos, en Iguala, Guerrero la madrugada del 27 de septiembre del 2014. Donde las investigaciones y las familias de los desaparecidos señalaron que el rapto de los jóvenes se dio con complicidad de las fuerzas armadas, al mando de Salvador Cienfuegos.

Comentarios

Tipo de Cambio