EU entregó al general Cienfuegos a México “sin condiciones”: Landau

Foto: Cuartoscuro
BCS jueves, 14 enero, 2021 2:25 PM

Christopher Landau, embajador de Estados Unidos en México, aseguró este jueves 14 de enero, que el General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) mexicana, durante el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto, quien había sido detenido en EE.UU. por supuestos nexos con el narcotráfico, fue devuelto a México sin ninguna condición.

Durante una conferencia virtual, el diplomático también culpó al Gobierno de su país, de no haber informado con anterioridad a su homólogo mexicano respecto en contra del ex mando militar.

“Cuando el General Cienfuegos fue detenido, obviamente causó un gran impacto en México, y el Fiscal General de Estados Unidos mismo [en ese entonces William Barr[, que ya había visitado México en varias ocasiones y estaba muy comprometido con la colaboración de México, él investigó cómo esto llegó a pasar y él fue quien tomó la decisión de devolver al general Cienfuegos”, señaló el embajador.

“Es importante decir, destacar, que nosotros devolvimos al general Cienfuegos sin condiciones, porque el Fiscal [estadounidense] revisó todo el caso y él decidió que en este caso le correspondía a México en primer lugar investigar”, agregó Landau.

Asimismo, el embajador destacó que la Fiscalía General de la República (FGR) inició una investigación en México del ex titular de la SEDENA, pero afirmó que él no sabe cuáles son los avances de la misma.

Landau aseguró que dos días antes de que llegara a México como embajador de EE.UU., en agosto de 2019, hubo una comunicación de la Fiscalía de Brooklyn respecto a la acusación formal contra el Cienfuegos Zepeda.

“Cuando yo llegué estábamos en una posición donde ya era demasiado tarde para compartir esto […] Ambos países somos países grandes, y tenemos gobiernos grandes, burocracias grandes, con muchos componentes distintos, que a veces no se comunican como lo deberían de hacer entre sí, y francamente ese fue el caso, con el caso del general Cienfuegos, de nuestro lado”, dijo el diplomático.

Además, Landau consideró que deben generar entendidos entre ambos países respecto a cómo se manejarán este tipo de casos en el futuro y evitar “este tipo de sorpresas”.

“Yo creo que los fiscales en nuestro país son autoridades que no tienen todo el conocimiento del marco internacional y no necesariamente entienden todas las repercusiones de sus decisiones”, agregó el embajador, que en una semana dejará su cargo.

El pasado 21 de diciembre, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) desclasificó la nota diplomática dirigida al Gobierno de EE.UU. tras la detención del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda.

Roberto Velasco Álvarez, director general para América del Norte de la Cancillería mexicana, dio a conocer la carta con fecha del 28 de octubre de 2020.

A través de la nota diplomática enviada a la Embajada de EE.UU. en México, la SRE manifestó su profundo extrañamiento por la falta de información sobre la investigación que condujo a la detención de Cienfuegos Zepeda.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores-dirección General para América del Norte- saluda atentamente a la Embajada de los Estados Unidos de América del Norte en México, y hace referencia a la información relativa a la detención del C. Salvador Cienfuegos Zepeda, ocurrida el 15 de octubre de 2020 en la ciudad de Los Ángeles, California”, indica el texto de la misiva.

“Al respecto, la Secretaría de Relaciones Exteriores manifiesta su profundo extrañamiento por la falta de información sobre la investigación que condujo a la detención del nacional mexicano. El Gobierno de México se permite destacar que, de conformidad con los instrumentos suscritos por ambos países y los acuerdos de cooperación en materia de seguridad, la relación con el Gobierno de Estados Unidos se caracteriza por la existencia de sólidos lazos de confianza y cooperación, por lo que sorprende a este gobierno que se hayan soslayado los mecanismos formales de intercambio de información y cooperación disponibles en el caso en concreto”, agrega la carta.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores -Dirección General para América del Norte- hace válida la ocasión para reiterar a la Embajada de los Estados Unidos de América en México la seguridad de su más alta y distinguida consideración”, finalizó la misiva enviada por la SRE a la sede diplomática de EE.UU. en México.

“Conforme lo instruyó el presidente @lopezobrador_ y en apego al principio de máxima publicidad, se desclasifica la nota diplomática enviada al gobierno de Estados Unidos el 28 de octubre de 2020 relacionada con la detención del Gral. Ret. Salvador Cienfuegos”, tuiteó Velasco Álvarez.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó ese mismo 21 de diciembre a la Cancillería mexicana, desclasificar la nota diplomática que México envió a Estados Unidos para expresar su descontento por la detención del ex titular de la SEDENA.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario nacional detalló que esta misma semana se podría hacer público el documento que estaba reservado por cinco años para “no dañar” la relación bilateral en materia de seguridad.

“Di la instrucción al Secretario de Relaciones Exteriores que se desclasifique que no tengamos ninguna nota bajo reserva. Yo creo que en esta semana se da conocer la nota diplomática que se envió. Espero que pronto la Fiscalía [General de la República] informe y resuelva sobre este tema”, insistió el político tabasqueño.

La semana pasada, el diario milenio dio a conocer que para no dañar la relación bilateral en materia de seguridad, la SRE reservó por cinco años la nota diplomática enviada a Estados Unidos en la que se expresó el “profundo descontento” de México por la detención de Cienfuegos Zepeda, sin avisar a las autoridades nacionales.

Según una solicitud de información que la SRE respondió al citado rotativo, la difusión de la información podría socavar los canales de comunicación existentes con el Gobierno estadounidense para la cooperación con México en materia de seguridad, particularmente ante el contexto de la salida de Donald Trump de la Presidencia de EE.UU.

“La información está reservada ya que su divulgación puede afectar el funcionamiento adecuado del andamiaje institucional entre ambos países para la atención de intereses comunes”, indicó la Cancillería mexicana.

La FGR informó el pasado 18 de noviembre, que Cienfuegos Zepeda llegó a México, donde el Agente del Ministerio Público de la Federación le notificó formalmente de la existencia de una investigación en la que él se encuentra involucrado.

Según la Fiscalía, la carpeta que fue iniciada con la información que se recibió del Departamento de Justicia de los EE.UU., y en lo sucesivo la investigación estará a cargo de las autoridades mexicanas.

El general Cienfuegos Zepeda se dio por notificado y proporcionó toda su información personal y de contacto, incluyendo domicilio y teléfono celular, donde puede ser localizado y citado para las diligencias a que haya lugar y ordene el Ministerio Público de la Federación, manifestando su total disposición de atender los requerimientos propios de la investigación.

Según lo informó la misma FGR, después, a las 19:12 horas, el General Cienfuegos Zepeda se retiró de las oficinas de la FGR en el hangar de Toluca, Estado de México, terminándose así las diligencias ministeriales correspondientes.

Durante una breve audiencia realizada ese mismo 18 de noviembre, la jueza Carol Bagley Amon, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, Estados Unidos, desestimó las acusaciones contra el General de División, a quien le habían puesto el alias “El Padrino” o “Zepeda”.

Después de un juramento tardío, Cienfuegos Zepeda aceptó renunciar a sus derechos y ser devuelto a México bajo la custodia del Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos (United States Marshals Service).

Al inicio de la audiencia, el fiscal Seth DuCharme, indicó que continuar el caso de Cienfuegos Zepeda en EE.UU. iba contra los intereses de Estados Unidos en materia de relaciones exteriores, en particular en la relación bilateral.

Según lo dijo el fiscal estadounidense, para Estados Unidos era de mayor interés mantener la cooperación con México, que los mismos intereses del Departamento de Justicia de continuar el caso contra el General de División en retiro mexicano.

“Estoy de acuerdo”, respondió el Cienfuegos Zepeda a la pregunta de la jueza sobre si estaba de acuerdo en que se desestimaran los cargos en su contra. Tras ello, el General de División asintió a la pregunta de Amon respecto a si estaba de acuerdo con su traslado a México.

La jueza le señaló que sería escoltado y deportado. “Sí señora”, respondió el ex titular de la SEDENA. Cuestionado de forma directa por Amon respecto a si temía a ser perseguido en México, Cienfuegos Zepeda aseguró que no.

Durante su intervención, la jueza Amon señaló que la decisión se tomó al más alto nivel del Departamento de Justicia “con el fin de permitir que México investigara y mantuviera “la fuerte asociación policial” entre Estados Unidos y México”.

“Esta decisión […] es un asunto de política exterior, no tengo razones para dudar de la determinación del gobierno de que las autoridades judiciales mexicanas sinceramente desean avanzar en una investigación y posible procesamiento del acusado”, dijo la jueza federal en la audiencia.

En México, la investigación de la FGR contra Cienfuegos Zepeda se basa, única y exclusivamente, en la información proporcionada por los fiscales estadounidenses, quienes acusaban al ex titular de la SEDENA, de aprovechar su posición de poder, para así recibir sobornos a cambio de impunidad y libertad a grupos del narcotráfico, entre ellos miembros del Cártel de los Beltrán Leyva.

En un comunicado conjunto entre el entonces fiscal General de los Estados Unidos, William P. Barr, y su homólogo mexicano, Alejandro Gertz Manero, se informó que a partir de la detención de Cienfuegos Zepeda, la FGR mexicana inició su propia investigación.

El pasado 5 de noviembre, Cienfuegos Zepeda se declaró no culpable de lavado de dinero y narcotráfico. El general de División en retiro fue detenido el 15 de octubre del 2020 en el aeropuerto de Los Ángeles, California, acusado por la Fiscalía Federal de Nueva York, en el condado de Brooklyn.

Los supuestos delitos se cometieron entre 2015 a 2017, cuando el ahora ex mando militar estaba al frente de la SEDENA. La acusación original señalaba que Cienfuegos Zepeda estaba implicado en la producción, tráfico y distribución de mil kilogramos de marihuana, 500 gramos o más de metanfetamina, cinco kilogramos o más de cocaína y un kilogramo de heroína.

“¿En qué calidad viene [Cienfuegos Zepeda]?, es un ciudadano en libertad, no viene detenido a México, la [Fiscalía General de la República] FGR va a dar los detalles y el camino procesal que va a seguir, pero el el general viene México como un ciudadano repatriado por la autoridad norteamericano y se pondrá a disposición de la FGR en libertad, no está detenido, en esa condición va a llevar a México […], dependerá de las pruebas, las diligencias para sustanciarlo”, resaltó Marcelo Ebrard Casaubón, el pasado 18 de noviembre.

“Procede que los delitos cometidos en territorio nacional sean juzgados en México, es un derecho de las y los ciudadanos mexicanos. Conocer qué ocurrió y por qué ocurrió dado el rango de general”, afirmó Ebrard Casaubón.

Durante la conferencia de prensa matutina presidencial, el canciller recalcó que el acuerdo de cooperación entre México y Estados Unidos se fundamenta en el respeto mutuo a las soberanías e instituciones de ambos países.

Por lo cual, según indicó el titular de la SRE, la relación de cooperación de ambos países debe alimentarse bajo el principio de la confianza, y que, si esta no existe, es muy difícil, “por no decir casi imposible”, llevar a cabo una lucha eficaz contra el crimen.

Ebrard Casaubón refirió que no se sabe, a la fecha, si el general Cienfuegos Zepeda, es o no culpable de los cargos que se le imputa, pero la Fiscalía General de la República mexicana va a realizar su investigación.

“Habrá que probarlo o desestimarlo”, señaló el canciller, quien reiteró que lo esencial ante la decisión es que se va a mantener la cooperación entre ambos países, y para que ello se dé, tiene que respetarse el ámbito de la jurisdicción mexicana.

“Si tienes elementos contra un funcionario, los acuerdos vigentes dicen que nos lo tienes que compartir. En términos de México, no nos parece correcto lo que se estaba haciendo”, declaró el canciller mexicano.

“Me dijo el fiscal ‘tenemos confianza en las instituciones de México, sabemos que el presiente de México mantiene una lucha contra la corrupción’, que la FGR que es autónoma que es autónoma y que tiene aun hombre serio y respetado en los Estados Unidos, de lo contrario no hubiera existido jamás. No es un acuerdo de impunidad, Estados Unidos no lo aceptaría y nosotros menos”, externó Ebrard Casaubón.

El encargado de la Política Exterior de México confirmó que el general Cienfuegos Zepeda no tiene una orden de aprehensión en México, y apuntó que hay delitos cometidos la FGR “debe investigarlos, sustanciarlos y castigarlos en su caso”.

Reconoció y calificó como “extraordinario” el trabajo llevado por la FGR, y refirió que “cualquiera en el lugar del fiscal general quizá no había admitido ni diseñado las vías legales para lograr este objetivo, pero se ha hecho en función de la dignidad ye intereses de México”, concluyó.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseveró que no hay nada a cambio en el caso del desistimiento de cargos en Estados Unidos contra el ex titular de la SEDENA. Asimismo, recalcó que su Administración no realiza compromisos con países extranjeros que afecten los principios de la soberanía mexicana.

“Hay confianza en el Gobierno de México, hay confianza en el canciller, en la Presidencia de la República y confianza en la FGR. Hay que esperar a que la jueza decida sobre esta petición, no hay nada cambio, nosotros no establecemos compromisos que afecten nuestros principios, es algo que teníamos la obligación e hacer, porque sentimos que no se había cuidado el procedimiento”, destacó el mandatario nacional.

“Quiero agradecer al Gobierno de Estados Unidos, que supo escuchar nuestro planteamiento y rectificar. No significa esto impunidad, sino que se inicia una investigación que ya comenzó a partir de que nos envían elementos de prueba”, dijo el político tabasqueño.

“No hay nada oculto, nosotros actuamos a partir de principios y lo que se hizo en este caso fue intervenir en materia política, diplomática para expresar nuestra inconformidad ante un hecho que se presenta uy deciden juzgar en EE.UU. sin conocimiento de nuestro gobierno, esto va más allá de lo legal”, indicó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“Existe un acuerdo de cooperación pero no se hacía valer, y en el caso que nos atañe fue violado, porque nosotros no tuvimos ninguna información Ellos fueron receptivos, entendieron, que si existe cooperación debe haber confianza”, puntualizó López Obrador.

“Está de por medio el prestigio de una institución fundamental para el Estado mexicano, que es la Secretaría de la Defensa, las Fuerzas Armadas y no es cualquier cosa, no podemos permitir que sin elementos se socaven nuestras instituciones fundamentales. México es un país libre, independiente y soberano, eso lo han entendido bien en los Estados Unidos”, declaró el presidente.

“Si la Fiscalía encuentra que hay culpabilidad, entonces se castiga y lo dije también desde el principio: la conducta de un militar por importante que sea, debe manchar a toda una institución”, admitió el político tabasqueño.

El diario The Washington Post aseguró que la rectificación de Estados Unidos en el caso de Cienfuegos Zepeda respondió a amenazas del Gobierno de López Obrador para limitar en territorio mexicano el rol de la DEA estadounidense.

“La decisión de retirar los cargos en contra de Cienfuegos, equivale a un revés significativo, aunque solo sea simbólico, para los esfuerzos del Departamento de Justicia contra el tráfico de drogas en México”, según reportó el rotativo estadounidense.

“No amenazamos a la DEA, lo único que hicimos fue expresar por la vía diplomática nuestra inconformidad […] Wall Street Journal y The Washington Post se equivocaron, porque no amenazamos nosotros a los agentes, lo único que queremos es que nos informen de acuerdo a los acuerdos de cooperación”, respondió el mandatario nacional el 19 de noviembre.

Por su parte, Ebrard Casaubón, titular de la SRE, señaló que la jueza estadounidense Carol Bagley Amon, de la Corte del Distrito Este de Nueva York decidió desestimar los cargos contra el Cienfuegos Zepeda porque “tiene toda la certeza de que en México se va a realizar la investigación correspondiente”.

“Para México no existe escenario de impunidad. Sería muy costoso para México haber optado por tener esa conversación con Estados Unidos. Lograr que se desestime por primera vez en la historia los cargos contra un ex secretario de la Defensa, que se ha retornado a México y luego no hacer nada, sería casi suicida”, según lo explicó el canciller.

“El señor presidente de la República nos instruyó a que dijéramos con prudencia, pero siempre con firmeza y claridad, la posición de México, que es defender su dignidad y de sus instituciones y de nuestras Fuerzas Armadas. Sí, defender la dignidad, pero de ningún modo permitir impunidad […] De suerte que México ha hecho eso: defender su dignidad, su prestigio y también preservar y hacer justicia conforme a lo que la ley mexicana disponga”, expresó Ebrard Casaubón.

Comentarios

Tipo de Cambio