10 años de Librería El Grafógrafo

Foto: Internet
Cultura lunes, 4 enero, 2021 12:00 PM

Proyecto Cultural Destacado 2020

 

 

 

Especializada en libro antiguo y de ocasión, Librería El Grafógrafo que dirige René Castillo cumplió 10 años en 2020. Aunque la pandemia por COVID-19 causó el cierre temporal del establecimiento entre marzo y mayo, a partir del mes de junio, Castillo implementó la venta de libros por internet, y a partir de agosto abrió nuevamente.

“Sobrevivimos. Al final del día, no de la pandemia, el balance es que seguimos operando, en menor porcentaje, sí; con deudas acumuladas y la incertidumbre de no saber si llegaremos al final de la semana -como muchos otros establecimientos-, pero operando. Nos mantiene la certeza de que nuestro oficio y los espacios de librerías son más importantes que nunca y que, haciendo ajustes, las cosas pueden ir mejorando poco a poco. Han sido casi diez meses de los cuales mantuvimos cerrada la librería durante cinco en los que no hubo ingresos, pero tampoco un cese de los gastos de operación y mantenimiento; los retos económicos y emocionales siguen siendo grandes”, expresó a ZETA René Castillo.

Durante la pandemia, implementó un catálogo de la librería en internet para la venta anticipada de libros, campaña que tuvo éxito:

“De estar atravesando en febrero nuestro mejor momento -y a punto de celebrar los primeros 10 años de El Grafógrafo-, paramos actividades completamente y no tuvimos ingresos hasta junio gracias al catálogo en línea que movimos, bajo un sistema de apartados y compras anticipadas que nos permitió llegar a un 20% de nuestras ventas regulares, y así cubrir parcialmente los gastos para sostener la librería. Aunado a eso y como un recurso de emergencia, lanzamos una campaña de Donadora con la que en agosto recibimos un apoyo de 17 mil 473 pesos que, sobre todo, significó una muestra solidaria por parte de nuestra comunidad y un empujón anímico para saber que hay muchas razones para seguir adelante”.

Castillo contó a este Semanario que tras la publicación en línea del catálogo de El Grafógrafo, implementó la entrega de los libros.

“Aproximadamente en julio comenzamos a realizar entregas de libros en Zona Centro, moviéndonos a pie o en bicicleta, luego de haber realizado protocolos de limpieza en la librería y desinfectado el material, como medida de precaución. Finalmente, en agosto reabrimos parcialmente la librería y hemos operado desde entonces entre un 20 y 50% hasta la fecha”.

Fundada por René Castillo en 2010 durante la crisis económica y de inseguridad en el Pasaje Rodríguez, entre calles Tercera y Cuarta, entrando por Avenida Revolución o Constitución en pleno Centro de Tijuana, Librería El Grafógrafo sobrevive:

“¿El Grafógrafo está económicamente desgastado? Sí, por supuesto. Pero no debilitado, al contrario, el proyecto se ha fortalecido y sobrevive y se adapta”, reconoció el librero, pero advirtió:

“Seguimos traficando libros y atendiendo a la comunidad que en su momento nos sostuvo. Por ahora, la librería continúa abierta. La pregunta de si mantendremos el espacio físico dependerá más bien de las dinámicas y nuevas prácticas que resulten de estos tiempos, habrá que ver.

Creo firmemente que las librerías son espacios necesarios para la ciudad y para la gente, aunque cambie el modo en que operan. Cerrar no es una opción, y mantenerse tampoco es utopía”.

Para ZETA, la Librería El Grafógrafo es un Proyecto Cultural Destacado 2020.

Comentarios

Tipo de Cambio