Apilan anécdotas del espectáculo

Espectáculoz lunes, 7 diciembre, 2020 12:00 PM

A partir de anécdotas y notas que les prohibieron publicar, los reporteros Martha Figueroa y René Solorio relatan historias, ironías y secretos jamás revelados en “Las historias que nunca contamos”, libro que publican con profundo conocimiento de la industria del entretenimiento, en el que se incluyen breves acontecimientos sobre Adela Micha, Luis Miguel, Alejandro Sanz, Thalía, José José, Yuri, Gabriel García Márquez, Jenni Rivera, Kate del Castillo, Belinda, Gloria Trevi, Lupita D’Alessio, y Laura Bozzo.

“Surgió la idea de contar estas historias de famosos del espectáculo, es una lectura ligera con mucha reflexión, algunas anécdotas viejas y otras actuales que se habían quedado guardadas”, comentó a ZETA Figueroa, autora de “Calladita me veo más bonita” y “Micky. Un tributo diferente”.

“Son vivencias personales que nunca pudimos contar en ningún medio. Es lo interesante del libro, que rescatamos estos momentos periodísticos que nos tocó vivir al lado de famosos. Nada es inventado, nadie nos contó nada, a veces íbamos por una nota exclusiva y nunca se realizaron, recuerdo una entrevista en Tijuana con Marco Antonio Solís, la cual no sucedió, y cuento el porqué”, complementó Solorio.

Respecto a cómo recopilaron las historias, Martha Figueroa señaló: “La verdad es que todo parte de la buena relación que tenemos René y yo. Armamos el esqueleto de historietas, las balanceamos, y Editorial Aguilar se encargó de los detalles. Embonamos el profundizar de Solorio y mi sentido del humor”.

“Las historias que nunca contamos”, disponible en formatos físico y digital en México y Estados Unidos, es el reflejo de admiración entre dos colegas que suman esfuerzos.

“Me encanta la seriedad, disciplina y rigor de René”, apuntó Martha, y por su parte, el tijuanense confesó: “Admiro el estilo y constancia de Martha, sobre todo que es muy enfocada y auténtica”.

Referente a su percepción sobre el entretenimiento actual, las nuevas celebridades e informadores, consideran que existe una revoltura espantosa.

“Pareciera que hablar del espectáculo es muy fácil, hacer programas, escribir libros, contar historias, y de pronto gente que quiere hacerse famosa se pone frente a cámara y dice lo que sea, aunque no tengan méritos; aparte la gente consume lo que puede, como puede, pero lo que imperará es si tienes credibilidad”, destacó Martha Figueroa.

“En redes sociales cualquier improvisado se autoproclama periodista o celebridad. Y no se trata de sentirte capaz, sino de que tan preparado estás, y no me refiero a lo escolar, sino al bagaje buscando la nota, entrevistando. Eso es el aval, lo mismo en la actuación: necesitas preparación previa para enfrentar castings, hacer una escena, y en la cantada muchos piensan que agarrando el micrófono sale la voz solita, pero hay otros que llegan con disco, y ese ejercicio de indagar en ellos te da la oportunidad de saber quiénes son, pero también hay quienes quieren ser famosos porque sí. Y en los nuevos públicos, una cosa es ser nuevo, y otra es ser tontos”, concluyó René Solorio.

Comentarios

Tipo de Cambio