Diferencias y coincidencias entre la mediación de pareja y la terapia de pareja

Columnaz lunes, 2 noviembre, 2020 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

La convivencia en una pareja llega a ser complicada en muchas ocasiones donde se produce un desgaste como consecuencia no solo de esa convivencia, sino también por todos los cambios -tanto personales como externos- que se dan en la vida de cualquier pareja, y que afectan en esa convivencia. Las parejas tienen que ir adaptándose a los cambios e ir utilizando los recursos de los que disponen para ir manejando las distintas situaciones, donde van surgiendo conflictos que generan malestar y afectan al estado emocional de cada uno, aumentado la insatisfacción dentro de la relación.

Para esto existen dos recursos para resolver sus desavenencias: sea por medio de la mediación o por terapia, enfoques diferentes para su atención, pero similares en algunos puntos de atender y plantear sus conflictos. Algunas parejas retrasan acudir en ayuda, provocando un mayor desgate en la relación, pero ambos tratamientos son de ayuda para muchas parejas que están viviendo una situación difícil en su relación de pareja.

Si uno de los dos no quiere ir a una consulta, no hay que intentar convencerle, u obligarle, se le puede plantear que acudan el primer día para tener mayor información, y después tomar la decisión. Pero si no existe motivación en resolver su problema, no se debe forzar, aunque quiera resolver los problemas que pueden tener, lo que puede significar que no quiera utilizar estos recursos, por los motivos que sean.

Al inicio de la consulta con el terapeuta se recoge información sobre aspectos personales, tiempo que llevan juntos; hijos; cómo ha sido el proceso de tomar la decisión de acudir; si han realizado otros procesos de terapia, tanto individual como de pareja; el nivel de motivación de cada uno, etc. Deberán respetar el turno de palabra, para que el terapeuta mantenga el orden y pueda escuchar a los dos, así como entender lo que han pasado y ha vivido cada uno. Algunos terapeutas no permiten que discutan entre ellos, aunque opino que a veces no se pueden aguantar y es necesario que manifiesten sus corajes o frustraciones y que sirva para poder resolver los problemas que presenten. El proceso de la terapia se hará en varias sesiones, hasta que el terapeuta pueda darles la solución a sus problemas (según algunos el promedio es de unos seis meses) y ellos se sientan satisfechos de la solución.

La mediación se considera un proceso voluntario en el que dos o más partes involucradas en un conflicto (la pareja) trabajan con un profesional imparcial -el mediador- para generar sus propias soluciones, con el fin de resolver sus diferencias. El mediador trabajará para que las partes vuelvan a comunicarse (les ayuda a facilitar la comunicación), expresen sus emociones, necesidades e intereses; irá al fondo del problema, por lo que se enfocan en el conflicto; y si en un momento percibe que uno de ellos tiene problemas psicológicos, los refiere a un psicólogo o terapeuta (aquí difiere del terapeuta en cuanto no investigar sus orígenes familiares), lo que hará finalmente es que sea la pareja la que proponga las posibles soluciones y estén de acuerdo, con el fin de obtener la solución más beneficiosa para ambas.

La mediación es una forma flexible de resolución de problemas, que permite a las partes en conflicto una solución previa a lo que hubiera constituido un litigio (como ejemplos, un divorcio, pérdida de patria potestad, repartición de bienes, pensión alimenticia, etc.). La mediación ofrece una oportunidad de obtener una mayor comprensión de su conflicto, y limitar el coste temporal, económico y emocional que implica un procedimiento judicial completo. Además, la mediación es un proceso confidencial, donde solo las partes y el mediador van a tener conocimiento de lo que allí suceda.

En la mediación no hay vencedores ni vencidos. Es un ganar-ganar. Por ello existen mayores garantías de que el acuerdo obtenido se cumpla y sea duradero en el tiempo. Incluso aunque en ocasiones las partes no logren alcanzar un acuerdo, la relación entre ellas puede salir reforzada pues han conseguido volver a comunicarse satisfactoriamente.

Como siempre, agradezco a mis dos que tres lectores sus consultas y comentarios al correo: bautistaq46@hotmail.com

 

El Lic. Roberto Bautista es terapeuta de parejas con maestría en Mediación.

Comentarios

Tipo de Cambio