Soldados abaten a “El Yiyo” en Ensenada; Arenivar logró su libertad por doble homicidio de estadounidenses


 
Destacados miércoles, 14 octubre, 2020 10:05 PM

Durante un enfrentamiento la madrugada de este miércoles 14 de octubre, Héctor Daniel Quiñonez Cortez fue abatido. En diciembre del 2019 fue defendido por el abogado Rubén Arenivar, asesinado el 24 de abril de este año.

ENSENADA.- Héctor Daniel Quiñónez Cortez, alias “El Yiyo”, fue abatido por soldados del 67 Batallón de Infantería la madrugada de este miércoles 14 de octubre en la delegación Cataviña, al sur de Ensenada.

Los primeros datos refieren que aproximadamente a las 00:30 horas se reportó a la línea de emergencias un enfrentamiento a balazos con personal del 67 Batallón de Infantería, sobre un camino vecinal del poblado El Mármol, Delegación Cataviña.

A bordo de un vehículo quedó el cuerpo sin vida de “El Yiyo”, con varias lesiones por proyectil de arma de fuego, por lo que se dio aviso a la Fiscalía General del Estado.

El Yiyo era vecino de Bahía de los Ángeles, donde los pobladores lo conocían como ladrón y traficante de sustancias ilícitas.

El 13 de diciembre del 2019 el entonces fiscal regional, Marco Antonio López Valdez, anunció la captura de Héctor Daniel Quiñónez Cortez, por su presunta participación en el doble homicidio de los estadounidenses Jo Anne Butler, de 69 años, y Ray Edward Ball, de 72 añosocurrido la madrugada del 2 de junio de 2018, en el domicilio que la pareja en retiro habitaba en la delegación Bahía de Los Ángeles.

Una semana después, el 18 de diciembre, durante la audiencia de vinculación a proceso dentro de la causa penal 01712/2019, con número único de caso 01-2018-08763, el juez José Luis Castañeda dictó el auto de no vinculación a favor del imputado.

En esa audiencia la defensa, a cargo de Rubén Arenivar, asesinado el 24 de abril del 2020, presentó tres testigos que previamente habían rendido su declaración ante agentes de la Fiscalía; los tres desmintieron sus declaraciones y acusaron a los agentes de haberlos presionado para firmar algo que no habían dicho; incluso uno de los testigos aseguró no saber leer ni escribir, por lo que no supo lo que firmó.

Después de cuatro horas de audiencia y tras varios regaños a los agentes del Ministerio Público, el juez José Luis Castañeda resolvió que nadie observó al imputado en el sitio del crimen, que los datos de prueba para vincularlo eran muy bajos y la mayoría fueron desvirtuados, por lo que dictó el auto de no vinculación y ordenó liberar al imputado.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio